Qué es el AdBlue, qué coches lo usan y cómo es su mantenimiento

26 noviembre | 2019 | Goodyear

En Goodyear te enseñamos en qué consiste esta tecnología

Si desconoces lo que es el AdBlue y has oído en alguna parte algo sobre que es bueno para que reduzca las emisiones de tu motor, es verdad. Sin embargo, este compuesto no puede ser utilizado en todos los coches. Desde Goodyear respondemos a todas las dudas que te genera esta tecnología: todo lo que necesitas saber sobre el AdBlue está aquí reunido para entenderlo fácilmente.

AdBlue, una necesidad ecológica

Las últimas normativas medioambientales han propiciado que los fabricantes tengan que idear sistemas cada vez más sofisticados para reducir las emisiones contaminantes, especialmente en los coches con motor diésel. Este es el caso de los dispositivos de reducción catalítica selectiva, comúnmente conocidos como AdBlue, que, a pesar de no ser nuevos, sí que han pasado a ser cada vez más comunes en nuestros automóviles. La entrada en vigor de la norma Euro 6 que limita las emisiones contaminantes permitidas para los motores, especialmente partículas sólidas y gases NOx, puede entenderse como el detonante de la aparición del aditivo AdBlue.

Si en un primer momento, únicamente los utilizaban algunos modelos y, sobre todo, vehículos comerciales y de transporte, ahora han pasado a ser los más habituales entre los coches de gasoil (los coches de gasolina no llevan estos dispositivos).

AdBlue es la denominación comercial de una solución acuosa de urea (un compuesto químico presente, sobre todo, en la orina) en un porcentaje aproximado del 32,5%. Se trata de un aditivo que se añade al depósito de combustible (generalmente tiene una boca de carga específica junto al lugar por donde repostamos). La cada vez más rígida legislación anticontaminante europea ha provocado que los fabricantes de coches se vieran avocados a añadir esta tecnología. De lo contrario, algunos coches no hubieran superado las pruebas de validación y no podrían haberse vendido en el Viejo Continente.

AdBlue

¿Lleva AdBlue mi diésel?

¿Lo llevan todos los coches con motor diésel? Seguramente, si tu diésel tiene ya un par de años o más no equipe esta tecnología, sobre todo si no es un coche de altas prestaciones. Pero si te vas a comprar un automóvil nuevo alimentado por gasóleo, tienes muchas posibilidades de que incluya AdBlue, sobre todo si tiene cierta potencia, aunque también hay coches con motores de baja cilindrada que ya lo incorporan.

El AdBlue no resulta tóxico, pero sí que es corrosivo. Por ese motivo, aunque no corremos ningún tipo de peligro a la hora de manipularlo, hay que tener ciertas precauciones y evitar que queden restos sobre la carrocería de nuestro coche, ya que podría provocar que se corroyera si no lo limpiamos.

¿En qué consiste el AdBlue?

El AdBlue es, principalmente, un aditivo y requiere de un sistema que lo suministre y lo utilice. Este aditivo no se mezcla directamente con el gasóleo, sino que se mantiene en un cilindro situado a la salida de los gases de escape, junto con otros catalizadores y próximo a los sistemas de reducción de emisiones, como el filtro de partículas.

El AdBlue se pulveriza sobre los gases para que, a través de un proceso químico, genere amoníaco y éste descomponga las moléculas contaminantes de óxido de nitrógeno (NOx) en nitrógeno y agua, que son menos nocivos para la salud y el medio ambiente. Así, logra que tu coche emita gases menos contaminantes.

Mantenimiento del AdBlue

El AdBlue no requiere de hábitos especiales en nuestra forma de conducir o de un mantenimiento específico. Lo único es que se acaba y hay que recargarlo. No obstante, el propio fabricante debe informarte sobre los periodos de recarga, que suelen coincidir con los periodos de mantenimiento del coche: cambios de aceite, filtros, revisiones, etc.

Sin embargo, puede ocurrir que el AdBlue se acabe antes de tiempo (los testigos de nuestro coche nos avisarán con cierta antelación) o queramos rellenarlo por nosotros mismos sin tener que pasar por un taller oficial.

Lo que sí es importante saber es que si nos quedamos sin AdBlue, nuestro coche entrará en modo fallo y no nos permitirá arrancar el motor hasta el momento en el que realicemos una recarga del aditivo. Eso sí, el sistema no se verá comprometido ni se averiará, sino que simplemente no nos permitirá ponernos en marcha, ya que, sin el AdBlue, estaríamos contaminando más de lo que “promete” nuestro coche.

Para repostarlo, tienes la opción de ir a una gasolinera que tenga un surtidor de este producto (cada vez son más numerosas) o comprar una botella del aditivo en cualquier gran superficie, tienda especializada o comercio online.

Ese, a priori, gran desconocido para el conductor medio que es el AdBlue se está convirtiendo, poco a poco, en un compañero habitual para nuestro coche de gasóleo. La premisa es reducir emisiones contaminantes y cuidar el planeta.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan