Cómo adelantar: consejos para hacerlo con seguridad

Te traemos algunos consejos que te resultarán de utilidad a la hora de adelantar con seguridad. ¡Conoce estos tips!

Adelantar es una de las maniobras más comprometidas que puede realizar un conductor en cualquier tipo de desplazamiento. Esta acción es una de las que más cuidan los conductores para una conducción preventiva. Sin embargo, conducir bien implica hacer correctamente los adelantamientos, ya que son partes esenciales en la circulación. A continuación, te damos unos consejos para adelantar de una forma segura.

Aunque parezca algo que demos por sentado, lo fundamental, para un buen adelantamiento, es que realizarlo sea la decisión correcta. La mala interpretación de los factores que influyen en la maniobra nos pondrá en problemas. Como para casi todo en la vida, la experiencia es un grado. Si eres un conductor novato, tu precaución debe ser mucho mayor a la hora de realizar una acción de este tipo. Para efectuarla, tienes que verla cristalina. Eso sí, un conductor novato también está mucho más concentrado al volante y atento a la carretera. Debemos utilizar la experiencia como ayuda para tomar la decisión correcta y no para confiarnos y que disminuya nuestra atención.

Otro punto muy importante es el respeto a las señales de tráfico y al código de circulación. Todo ello está diseñado por expertos, que priman la seguridad de las personas, así que hagamos caso a las normas e, incluso, seamos más estrictos en la elección de los adelantamientos, ya que, muchas veces, veremos señales, pero adelantar no será posible. Por supuesto, cuando adelantemos, lo haremos como estipulan las normas y lo indicaremos con el intermitente correspondiente.

Adelantar a un coche

Es importante analizar el entorno que tenemos antes de efectuar un adelantamiento y comprobar los retrovisores, ya que, a lo mejor, hay un contratiempo que impide la maniobra y tenemos que situarnos donde estábamos antes. Todo esto nos permitiría ya iniciar la aceleración desde nuestro carril. En todos los casos, debes tener una segunda opción, si no puedes adelantar correctamente. Normalmente, en un porcentaje muy mayoritario de las ocasiones, lo más recomendable es frenar y volver a tu carril.

El conductor adelantado es muy importante. Todos pasaremos por esa situación muchas más veces. Por ello, una ayudita nunca viene mal. Es bueno que el coche sobrepasado reduzca suavemente la velocidad y se pegue al lado derecho de la calzada.

Atención en la carretera para un adelantamiento seguro

No debes ponerte nervioso por estar retenido bastante tiempo por vehículos más lentos. No pongas luces ni pites. Eso muestra una pérdida de concentración por tu parte, pero, además, ese comportamiento puede distraer y estresar a otros conductores, lo que supone una menor seguridad en la circulación.

Muchas veces, seremos testigos de excepción de un adelantamiento. Traducido, quiere decir que iremos detrás del automóvil que quiera sobrepasar a otro vehículo y es importante saber gestionar esta situación. No debemos ocupar el hueco que ha dejado el coche que adelanta hasta que su maniobra haya concluido. Ya que podría abortar la operación y, si no pudiera volver a su lugar, tendríamos un problema.

Recoge la información que muchas veces nos dan camiones y vehículos lentos, indicándonos con el intermitente que podemos adelantar, pero no bases en eso tu decisión. Ya que cada conductor se siente seguro en parámetros diferentes y quizá nosotros no veamos el adelantamiento tan claro.

No cambies de marcha mientras estés adelantando, puesto que quizás la velocidad de la acción puede hacer que cometas un error y dejes el coche en punto muerto.

Por supuesto, tener en buen estado el coche es fundamental. Transmisión, pedales y neumáticos  son fundamentales a la hora de hacer esta maniobra de una manera segura y eficaz.

Así pues, manejar bien nuestro coche y tomar las decisiones correctas son factores muchísimo más importantes para adelantar que tener el coche con más potencia del mercado.