Consejos para ahorrar gasolina en invierno

Te contamos cómo ahorrar gasolina en invierno, estos consejos te resultarán de utilidad para reducir gastos

Con la llegada del frío, los consumos de combustibles suelen ser mayores. Lo saben bien quienes tienen instaladas calderas en sus hogares o empresas, pero también es un aspecto a tener en cuenta en nuestros vehículos de toda clase. Si bien es cierto que el aire acondicionado gasta mucho más combustible que conectar la calefacción, hay otros factores del funcionamiento de nuestro vehículo (como el estado de los frenos, mantenimiento de nuestros neumáticos Goodyear…) que contribuirán a que consumamos más o menos combustible y, con él, derrochemos más o menos dinero en cada desplazamiento. Nosotros apostamos por la conducción eficiente, ¿y tú?

Realiza un buen mantenimiento

Ahorrar combustible pasa, en primer lugar, por mantener nuestro vehículo en perfecto estado. Hay que revisar periódicamente (sobre todo, en los cambios de estación) los niveles de todos los líquidos (aceite, refrigerante, líquido de frenos…). Si son inadecuados, podríamos estar forzando más la maquinaria y, por tanto, gastando más. Por ejemplo, con un aceite en mal estado los cilindros sufrirán más para moverse y necesitaremos más combustible. Lo mismo ocurre con los neumáticos. Es muy importante no circular con el dibujo desgastado. Tanto como hacerlo con el nivel de presión adecuado, que varía ligeramente de invierno a verano. De este modo, además de gastar menos, reduciremos el riesgo de pinchazos, con lo que ello supone.

Mantén un estilo de conducción eficiente 

Una vez nuestro coche ya ha pasado la pertinente puesta a punto, la siguiente fase pasa por nosotros. Nuestro estilo de conducción influye mucho en el gasto de combustible y también en el desgaste general del coche. Hemos de evitar una aceleración fuerte, así como las frenadas bruscas. Vigila las revoluciones (no pasar de 2.000 sería lo recomendable) e intenta conducir siempre en marchas largas, aunque vayas por la ciudad. Otro consejo es apagar el motor en paradas superiores a un minuto. Incluso, en algunos semáforos. Esto sirve para cualquier estación del año como método de ahorro, pues el mito de que se desgasta el motor de arranque es totalmente falso. También hay ciertos trucos para el conductor en los atascos: apagar el motor, no cambiar de carril, mantener la calma…

Cómo ahorrar gasolina

Usa bien la calefacción 

Como te decíamos, la calefacción gasta menos que el aire acondicionado, ya que aprovecha el calor que genera el motor. Eso sí, lo más correcto es no encenderla de inmediato, pues no hará efecto y estarás gastando batería y combustible, sino cuando el coche ya esté ligeramente caliente. La calefacción funciona gracias a un ventilador que saca su energía de la batería y esta, a su vez, se carga gracias a un alternador que consume gasolina. Así que otro aspecto a tener en cuenta es que dicho alternador no esté demasiado viejo o dañado. Si es así, además de funcionar peor, consumirá más gasolina.

Debes tener en cuenta también que el aire caliente sube, mientras que el frío baja, así que, si en verano era muy agradable sentir el aire fresquito en tu torso o rostro, ahora lo más placentero y eficiente es ponerlo para que salga por los pies e irá ambientando todo el habitáculo.

Otros consejos

En nuestro vehículo puede haber elementos que hagan que consumamos más. Uno de ellos es activar las lunetas térmicas de los cristales o usar, si tienes, los asientos calefactados, que sí consumen electricidad y, por tanto, generan un gasto de combustible elevado. Comprueba que viajas siempre con las ventanas subidas totalmente para evitar pérdidas y no abuses del mechero del coche. ¿Realmente te hace falta cargar el móvil mientras conduces? Y cuida que las luces interiores se apaguen de forma automática. Otro consejo es que el coche pueda dormir en garaje. Estará menos frío y necesitará menos energía para calentarse. Además, se desgastará menos en todos los aspectos.