Trucos para ahorrar y cuidar el aire acondicionado de tu coche

Para que en todo momento puedas disfrutar de tu próximo viaje, conoce con Goodyear algunos trucos sobre el aire acondicionado de tu coche. ¡No te los pierdas!

El aire acondicionado del coche se ha convertido en un elemento tan importante que, durante el caluroso verano, no es solo un sistema de confort, sino que también juega un importante papel en su seguridad. Por ello, para que en todo momento puedas disfrutar de tu próximo viaje, te vamos a dar algunos trucos sobre el aire acondicionado.

Lo primero que debemos tener en cuenta es la temperatura a la que debemos programarlo y esta no debe ser excesivamente baja (nunca ha de ser inferior a los 22 ºC o 23º C), ya que, de otro modo, propiciamos un gasto innecesario de energía y, al salir del coche en los días más calurosos, sufriremos un mayor impacto de la temperatura exterior.

Cuando accedemos al coche, es importante bajar las ventanillas, para que el aire del interior salga y se iguale un poco la temperatura con la exterior. Es entonces cuando debes poner en marcha el equipo de aire acondicionado. Cuando la temperatura empiece a bajar, vuelve a subir las ventanillas.

Con el fin de ahorrar combustible, te interesa apagar el equipo durante unos minutos antes de llegar a nuestro destino. De ese modo, aprovecharemos la inercia térmica alcanzada, por lo que nuestro confort no se verá apenas afectado.

Cómo detectar mal funcionamiento del aire acondicionado

Por otra parte, debemos tener en cuenta también otro aspecto importante del aire acondicionado, su mantenimiento. Se trata de un sistema que pierde eficacia tanto con el uso como con el tiempo, por lo que necesitamos realizar al menos una revisión anual (preferiblemente, antes de la época estival). De todas formas, debemos estar atentos a los síntomas de un posible mal funcionamiento.

En primer lugar, si observamos que la temperatura interior del coche tarda demasiado en bajar. Esto puede tener como origen una pérdida del fluido refrigerante, una obstrucción del algún filtro del habitáculo o un mal funcionamiento de algunos de los sistemas de control de temperatura.

Trucos para el aire acondicionado

El segundo gran síntoma que debemos vigilar es un olor desagradable. Esto se debe a que el circuito de climatización ha acumulado polvo, hongos o bacterias, por lo que los conductos acumulan humedad y resulta oportuna su limpieza.

En tercer lugar, una concentración de vaho en los cristales es también un síntoma de que el equipo no enfría adecuadamente (normalmente, a causa de una pérdida de gas en el circuito refrigerante) y la solución consiste simplemente en recargarlo.

Por último, si el caudal de aire que llega al habitáculo, aunque a una temperatura adecuada, es insuficiente, se trata, habitualmente, de un síntoma de una obstrucción del filtro del habitáculo, que requerirá una limpieza.

Existen también ciertas operaciones que nosotros mismos podemos realizar, a fin de llevar un mayor control y mejorar el mantenimiento de nuestro aire acondicionado. Por ejemplo, encenderlo cada cierto tiempo, aunque no sea necesario por las condiciones ambientales. Evitaremos que se resequen los conductos, pues circularán los fluidos del sistema.

También, aunque no seamos expertos, podemos abrir el capó, realizar una inspección ocular del nivel del líquido refrigerante y comprobar que todos los conductos, mangueras, abrazaderas y conectores se encuentran en buen estado, así como las correas (has de verificar que tengan una tensión firme).

En definitiva, siguiendo estos breves consejos sobre el aire acondicionado de tu coche disfrutarás de tus viajes más confortablemente y durante más tiempo.