Animales sueltos en la carretera: guía de cómo actuar

Hay lugares donde podemos cruzarnos con animales sueltos en la carretera. Te contamos cómo actuar, ¡infórmate!

La circulación por carreteras secundarias te ofrece paisajes y rutas más auténticas, travesías por localidades donde detenerte, un cierto punto de aventura y conocimiento real del viaje. Si viajas con tiempo suficiente, si quieres disfrutar de tu viaje, una opción es abandonar  autovías y autopistas y lanzarse a esas otras carreteras de hoy y de siempre, las que te conducen al destino final a través de nuevas paradas improvisadas, algunas son las carreteras, sin duda, más espectaculares de España. Superada la fase de llegar el más rápido, te quedará la pasión por conducir, ese transitar por las carreteras con espíritu inquieto por conocer lugares y disfrutar de todo viaje.

Eso sí, en las carreteras secundarias que ofrecen esta experiencia de libertad, también puedes encontrar algún peligro. Puedes poner mucho de tu parte para eliminar cualquier riesgo de conducción si dispones de un vehículo en perfecto estado de mantenimiento. Nunca olvides llevar unos buenos neumáticos capaces de reaccionar de la mejor manera ante cualquier imprevisto.

Porque, en ocasiones, en tus viajes por vías secundarias puedes encontrar animales salvajes que pueden atravesar las carreteras de repente. Muchas de las zonas donde se desarrolla una intensa actividad cinegética ya vienen debidamente señalizadas, para que la posibilidad de encontrarte con animales sueltos te alerte sobre una necesaria conducción segura y a la velocidad adecuada.

La suma de los dos factores de seguridad referidos: el buen estado de tus neumáticos y el ajuste de la velocidad adquieren un gran valor. Para evitar el atropello de un animal, o para minimizar consecuencias en caso de no poder evitarlo, tu concienciación en estos aspectos básicos intervendrán de la mejor manera para continuar tu camino convirtiendo el encuentro en una anécdota.

Señal de animales sueltos

Cuando no se puede evitar el encontronazo con un animal, minimizado gracias a tu previsión en las medidas de seguridad indicadas, la mejor resolución difiere según se trate de animales salvajes o domésticos. En primer lugar, es aconsejable que procedas a la detención. Una vez señalizada en la mejor ubicación posible, se debe siempre llamar a la Policía o a la Guardia Civil. Ellos se encargarán de tramitar la retirada del animal, si es que este quedó tendido en la carretera.

En cuanto a las diferencias de procedimiento para tus posibles daños en el vehículo, te comento cómo actuar:

Si se trata de un animal doméstico (habitualmente ganado), deberías iniciar el trámite para localizar al propietario. Generalmente los ganaderos y/o pastores disponen de seguros de responsabilidad civil para estas contingencias. La reclamación no se tramita de manera tan sencilla como un parte entre vehículos, pero a la postre se acaba cobrando. En caso de animales domésticos abandonados la reclamación se tramita con el Consorcio de Compensación de Seguros, que ralentiza el cobro final de la posible indemnización (si es que acaba prosperando).

Por el contrario, si se trata de un animal salvaje, como pudiera ser un jabalí, zorro, corzo o cualquier otro, las reclamaciones deben tramitarse por vía administrativa. La propiedad pública de la zona del coche, o el coto de caza que ocupe esa demarcación debería asumir los daños. Y digo debería porque este tipo de reclamaciones no siempre prosperan. En ocasiones se alargan durante meses y meses, llegando a vía contencioso-administrativa en no pocos casos y no siempre fructificando una vez dictada sentencia.

La clave para reaccionar correctamente al encontrarse con animales sueltos en carretera es actuar con tranquilidad: señaliza tu estacionamiento y avisa a los propietarios o autoridades para iniciar el proceso de reclamación entre seguros.