Aprender a conducir con lluvia. Consejos y recomendaciones

¿Quieres aprender a conducir con lluvia? Entra y conoce los puntos más importantes que debes tener en cuenta para conducir con el suelo mojado.

Con la proximidad del otoño y del tiempo de las lluvias llega la hora de revisar algunos cuidados, comprobar el estado de nuestros neumáticos y asumir una postura más atenta al volante. Aún hace poco publicamos aquí cinco simples consejos para prepararse para el otoño, materia que debe tenerse siempre presente. Pero, tras varios meses conduciendo en seco, es bueno volver sobre algunos comportamientos a los que debes prestar atención e intentar retomar viejos hábitos de conducción defensiva.

27-consejos2

  1. Neumáticos: comenzamos revisando materia dada. Ya te dejamos algunos consejos sobre el mantenimiento de los neumáticos de tu coche. En aquel entonces explicamos que la presión insuficiente afecta a la estabilidad del coche y dificulta su control. También el desgaste excesivo de la banda del neumático disminuye la adherencia de forma notable. Cualquiera de los comportamientos adecuados y seguros de los que hablaremos a continuación fallará si el punto de contacto con el asfalto también falla.
  2. Limpiaparabrisas: son infinitos, no lo olvides, y no intentes usarlos más allá de su vida útil. Es el momento de hacer el intercambio anual. Vamos a entrar en la estación en la que la visibilidad del conductor puede quedar en entredicho en cualquier momento. Por tu seguridad y por la de los peatones que pueden pasar por delante en un día de lluvia, no ignores esta atención tan simple.
  3. Luces: en línea con el punto anterior, preocúpate por todo lo que puede reducir tu visibilidad y señala de forma clara tu presencia. Conecta las medias cuando llueva de forma que tu presencia se haga explícita para los otros conductores.
  4. Asfalto: los primeros minutos de una tromba de agua son los más peligrosos para la conducción. Es ahí cuando la basura acumulada en el arcén y la cuneta de la carretera invaden el carril y deberemos conducir con especial cuidado. Presta también atención al tipo de piso por donde te mueves. Las carreteras más concurridas tienden a ofrecer menos adherencia, así como cualquier tipo de piso pulido.
  5. Velocidad: y terminamos con el consejo más obvio, pero sin el cual todo lo que hemos dicho hasta ahora pierde validez. Modera la velocidad. Es tan simple como esto: reduce la presión en el pedal y aumenta la distancia de seguridad. Te darás más tiempo de reacción en caso de problemas. Y mantén los ojos abiertos. Que no te cojan las primeras lluvias desprevenido.