¡Cuidado con el aquaplanning! Consejos para conducir con lluvia

Entra y conoce algunos consejos sobre cómo conducir con lluvia que te serán de utilidad para evitar el aquaplanning cuando viajes sobre mojado

Cuando conducimos en condiciones meteorológicas adversas, debemos extremar la precaución al volante de nuestro coche, por el bien de nuestra seguridad. El otoño e invierno traen consigo muchos días lluviosos y, en los días de lluvia, hemos de cambiar, en gran medida, nuestra forma de conducir, puesto que la visibilidad se reduce y los neumáticos pierden adherencia. Ante todo, debemos conducir con sentido común y seguir una serie de trucos técnicos de conducción y consejos para la conducción sobre mojado.

Disminuir la velocidad e incrementar la distancia de seguridad. Ante cualquier fenómeno climático adverso, la primera premisa es reducir la velocidad. En el caso de la lluvia, las prestaciones del coche se ven afectadas y la visibilidad se reduce de modo considerable, por lo que has de levantar el pie del acelerador. También es fundamental aumentar la distancia de seguridad  al doble de la que mantendríamos en condiciones normales, puesto que, al frenar, la capacidad de agarre de los neumáticos disminuye notablemente.

Conducir suavemente y evitar las brusquedades. Una conducción suave es mucho más eficiente y segura en cualquier circunstancia. Más, si cabe, cuando circulamos con lluvia. De hecho, los demás conductores percibirán mejor nuestros movimientos y evitaremos posibles incidencias. Por tanto, debemos tratar de utilizar todos los mandos de control con suavidad y sin frenadas bruscas, acelerones o cambios de dirección inesperados.

Atención con las marcas viales. Las marcas viales con pintura blanca de la calzada, como pasos de cebra o delimitación de carriles, proporcionan menor agarre, por lo que hemos de poner especial atención en esos tramos (sobre todo, en los pasos de peatones), puesto que tienen pintada bastante superficie y la adherencia disminuye de forma notable.

conducir cuando llueve

Permanecer visibles. Si encendemos las luces, seremos percibidos mejor por el resto de los conductores. Además, si la lluvia es bastante intensa, activaremos las luces antiniebla traseras.

Efecto aquaplaning. Especial atención a los charcos y las balsas de agua de la carretera, ya que pueden provocar el temido efecto aquaplaning. Este efecto se produce cuando los neumáticos no pueden evacuar toda el agua concentrada, por lo que perdemos la tracción y el control del vehículo, lo que provoca que el coche se deslice sobre una capa fina de agua situada entre la carretera y los neumáticos. Ante tal situación, jamás hemos de pisar el freno, solo tenemos que levantar suavemente el pie del acelerador y mantener la dirección del volante.

Comprobación del estado de nuestro vehículo. Aparte de adoptar las medidas señaladas, es fundamental que el coche no tenga ningún elemento de seguridad deteriorado, para que no aumenten los problemas con la lluvia.

Neumáticos. La adherencia de los neumáticos disminuye con la lluvia, por lo que deben estar en óptimo estado, para que puedan evacuar toda el agua posible. El dibujo ha de conservar una profundidad mínima de 1,6 milímetros. Además, hemos de vigilar su presión de forma periódica.
Suspensiones. Los amortiguadores son esenciales para que el coche mantenga la estabilidad. Una suspensión deficiente afecta de forma negativa a la estabilidad del vehículo e incrementa la distancia de frenado, lo que hace que sea más complicado mantener la trayectoria que deseamos. Todas estas consecuencias se ven agravadas sobre el pavimento mojado.

Frenos. Como es lógico, los frenos se deben encontrar en óptimo estado (pastillas, discos, líquido…). Recordemos que la distancia de frenado aumenta notablemente sobre el asfalto mojado.
Iluminación.

Tener una buena visibilidad y ser vistos son circunstancias muy importantes para no poner en riesgo nuestra propia seguridad y la del resto de conductores. Por tanto, debemos comprobar el estado de todas las luces del coche. Por último, en las estaciones lluviosas, sobre todo, hemos de comprobar también el estado de las escobillas del limpiaparabrisas.