Asistentes de conducción: el nuevo mejor amigo del conductor

Los asistentes representan un gran avance y ayuda para evitar muchos accidentes. Repasa con Goodyear estas tecnologías

La seguridad en carretera conoce a un nuevo aliado. El conductor debe conducir  eficazmente y estar atento a todo lo que ocurre a su alrededor: otros conductores, peatones e imprevistos. Somos humanos y nos equivocamos, pero estos errores al volante pueden resultar fatales. Con la vita puesta en el horizonte 0 de seguridad vial, los fabricantes de coches han desarrollado sistemas tecnológicos para reducir accidentes evitando despistes, fallos o malos hábitos de los conductores. Qué son los asistentes de conducción y cómo pueden ayudarte.

La principal causa de los accidentes de tráfico es el factor humano. La falta de atención del conductor en los segundos previos al accidente suele ser el detonante de situaciones de riesgo. ¿Se podrían evitar accidentes con los asistentes de ayuda a la conducción? Muchos automóviles actuales incorporan ya medidas de seguridad como el control de crucero adaptativo, el sistema de frenada de emergencia automático, el aviso de cambio involuntario de carril, el detector de fatiga…

Los asistentes de conducción, también conocidos como ADAS (siglas en inglés ‘Advanced Driver Assistance Systems’) son capaces de tomar decisiones de manera autónoma y aunque estamos aún lejos de la conducción plenamente autónoma, representan un gran avance y ayuda para evitar muchos accidentes. Repasamos las principales tecnologías al servicio del conductor.

Asistentes de conducción

Tipos de asistentes a la conducción

Frenada automática de emergencia

Si nuestro vehículo detecta que hay riesgo de colisión reduce la velocidad automáticamente. En el caso de una parada brusca, el sistema de frenada automática presiona más el pedal del freno para evitar la colisión. Esta presión se mantiene más tiempo para evitar rebote si el alcance se produce por atrás. Las luces de emergencia se conectan automáticamente avisando del peligro al resto de conductores. Este sistema es tan eficaz que un coche no consigue las cinco estrellas de EuroNCAP si no incluye frenada de emergencia. Con el paso de los años la mayor parte de los coches incluyen este asistente de conducción hasta en los modelos más generalistas.

Asistente de mantenimiento de carril

Este asistente de conducción evita que el vehículo se salga del carril de manera involuntaria. A través de cámaras y sensores advierte al conductor cuando pisa la línea de delimitación del carril sin haber activado los intermitentes. El asistente traduce el gesto como una salida involuntaria de carril y avisa con vibraciones en el volante, en el asiento, de forma acústica o con un aviso luminoso. Si además el asistente nota cierto peligro es capaz de mantener la dirección del coche durante un corto espacio de tiempo evitando colisiones.

Asistente de conducción para atascos de tráfico

Los conductores de nuestro país pasan una media de 20 horas en atascos, además de la impaciencia y agresividad que genera en algunos conductores, estar en una caravana implica riesgo de colisión. Puedes utilizar una app con la información sobre el tráfico para evitar atascos pero los asistentes de conducción van más allá. Son capaces de tomar el control del coche si perciben situaciones de frenado y arranque sucesivas. Cuando la tecnología detecta velocidades inferiores a 60 km/h, el asistente que es una combinación del control de crucero, sistema de mantenimiento de carril y frenada automática, adapta la velocidad del vehículo manteniendo la distancia de seguridad o frena el coche cuando es necesario.

Asistente de velocidad de crucero

El control de velocidad de crucero detecta un vehículo que nos precede, realiza una medición de la velocidad a la que circula ese coche y adapta nuestra velocidad a la suya evitando la colisión. Este asistente de conducción se vale de sensores para realizar su acción y lo podemos activar en ocasiones de tráfico denso sin preocuparnos de acelerar y desacelerar continuamente. En el momento en el que el vehículo precedente recupera su marcha, el asistente acelera nuestro coche a la velocidad programada. Existen asistentes de velocidad de crucero para velocidades bajas, capaz de detener el coche y reanudar la marcha, o altas.

Asistente de aparcamiento

Asistentes para aparcar los hay de muchas clases. Su tecnología se basa en sensores de ultrasonidos que avisan de posibles colisiones con paredes, columnas o coches y varias cámaras con visión 360º para realizar las maniobras. Algunos modelos giran el volante automáticamente mientras el conductor sólo se ocupa del cambio de marcha y los pedales. Existen en el mercado modelos más completos que aparcan automáticamente sin que el conductor tenga que tocar el volante ni los pedales. Con este asistente no habrá plaza de aparcamiento que se te resista. ¡Aparcar un coche nunca fue tan fácil!

Asistente de ángulos muertos

Uno de los mayores problemas con los que nos encontramos en la conducción diaria es el ángulo muerto cuando cambiamos de carril. Mediante sensores situados en las esquinas traseras del automóvil, el asistente de ángulos muertos avisa con una señal luminosa en el retrovisor externo si detecta un coche a menos de 100 metros. Algunos asistentes también emiten un aviso acústico.

Reconocimiento de señales

El asistente de reconocimiento de señales utiliza la cámara delantera del coche para leer las señales de límite de velocidad, avisando e impidiendo al conductor superarla, señales de prohibición de adelantamiento e incluso avisos de obra en la carretera. Este asistente nos avisa y evita que cometamos infracciones en la conducción disminuyendo el riesgo de colisiones o de multas.

Asistente de colisión

Este asistente evita choques en casos en los que nuestro automóvil circule a menos de 30 km/h. Controla la distancia al vehículo precedente, calcula su velocidad y la nuestra e incluso detecta la posible presencia de peatones que cruzan la vía. Si nos acercamos mucho aproxima las pastillas de freno a los discos reduciendo el tiempo de frenado. Emite avisos acústicos, luminosos o mediante tirones en el cinturón de seguridad del conductor ante una situación de riesgo. El asistente es capaz de frenar automáticamente si tras avisar, el conductor no reacciona.

Detector de fatiga

Uno de los mayores peligros a los que nos enfrentamos en carretera es cuando emprendemos un viaje largo ya que el peligro de quedarse dormido al volante se hace mayor. Cuando el asistente detecta períodos de inactividad o que desviamos la atención de la carretera emite una señal acústica invitándonos a realizar una parada. Mediante sensores de control de estabilidad percibe las señales de alarma, evalúa la velocidad, el tiempo de conducción o movimientos extraños. Los asistentes de conducción de detección de fatiga más sofisticados cuentan con cámara en el interior del vehículo que reconoce signos de cansancio o somnolencia en el rostro del conductor.

Asistente de visión nocturna

Utiliza una cámara térmica y faros infrarrojos que detectan la posible presencia de obstáculos mostrándolos al conductor a través de una pantalla. Este asistente mejora el campo visual en condiciones de baja luminosidad y según el modelo es capaz de detectar ciclistas, peatones, animales, ayudando a reaccionar con tiempo al conductor y evitar una colisión o atropello.

Los asistentes de conducción están al servicio de la seguridad al volante. Prevenir, adelantarnos a situaciones de riesgo y reaccionar son claves a la hora de evitar accidentes y averías como también lo es un correcto mantenimiento del coche y el estado óptimo de nuestros neumáticos.