8 consejos para evitar averías en el coche en verano

Descubre con Goodyear ocho consejos que deberías tener en cuenta para evitar averías en el coche este verano. ¡No descuides la puesta a punto de tu vehículo!

Con la llegada del verano se disparan muchas de las averías que sufren los vehículos como consecuencia de las altas temperaturas, porque no sólo las sufrimos los conductores, ¡los coches también! El pasado verano el Barómetro de Averías del RACE detectó un aumento del 3,4% de las averías con respecto a los meses de julio y agosto de 2015. El análisis del RACE va más allá y hasta llega a definir los días en los que se solicitaron más asistencias en verano: el 11 de julio, el 1 de agosto y el 16 de agosto; así como el momento del día en el que se pidieron más servicios de ayuda en carretera de media: entre las 10 y las 13 horas.

¡Huye de las estadísticas y protege tu coche! Un buen mantenimiento es clave para prevenir situaciones de riesgo en la carretera. Pero, ¿cuáles son los problemas más habituales en la época estival?

Tras casi un año sin usarlo y con la llegada del calor, llega también un excesivo uso del aire acondicionado. Un uso incorrecto de nuestro sistema de climatización puede llevar a un desgaste de los conductos provocando una rotura de filtros o del compresor. El motor es otro de los grandes afectados por el verano y los calentones. Revisa el estado del termostato y el electroventilador que se encargan de controlar la temperatura, regular y controlar el flujo constante del líquido refrigerante del sistema de refrigeración del motor.

Los neumáticos y las baterías se sitúan también a la cabeza del ranking en los meses de verano. Por ello, es aconsejable realizar un correcto mantenimiento del coche y comprobar los niveles antes de poner rumbo a cualquier destino vacacional.averias-verano1

Prevenir es siempre la mejor opción para disfrutar de unas vacaciones tranquilas en carretera. El mantenimiento de tu vehículo es tu principal arma. Para ello, ten en cuenta estos 8 consejos para evitar averías:

Comprobar los líquidos es una operación clave de mantenimiento para evitar averías. Revisa los líquidos del limpiaparabrisas, de los frenos, del refrigerante… Cambiar los filtros y líquidos una vez al año, fundamentalmente en vehículos de más de 10 años.

Revisa el nivel de aceite para que el motor no se vea afectado, siempre con el motor en frío y en llano. Lo ideal es hacerlo cada 1.000 km o una vez al mes, aunque si estás a punto de emprender un viaje largo deberías incluir la revisión del aceite en tu ritual de comprobaciones. ¿Cuándo cambiar el aceite? Lo ideal es cambiarlo entre los 7.500 y los 15.000 kilómetros, si compraste tu coche antes del 2000. Si lo compraste más tarde puedes esperar a los  15.000 y 30.000 kilómetros para hacer el cambio de aceite.

Mientras conduces, no olvides estar pendiente de los testigos que indican la temperatura del coche para evitar un sobrecalentamiento.

Como siempre te aconsejamos, revisa la presión, el estado y el dibujo de los neumáticos, pues cogen mucha temperatura durante estos meses, y más todavía en viajes por la rodadura en carretera. Muy importante: los cuatro neumáticos no se desgastan por igual. Comprueba si debes efectuar la rotación de neumáticos o si el desgaste que ves en alguno de ellos es fruto de otras causas. Por ejemplo, un desgaste excesivo sólo en una rueda puede señalar el momento de alinear la dirección o revisar la suspensión.

averías de verano en el coche

 

Mantén el coche ventilado y aireado, así como aparcar en zonas de sombra son consejos prácticos para no sobrecalentar el coche y obligar al motor o al aire acondicionado a trabajar en exceso. ¡Tú también lo agradecerás cuando vuelvas al vehículo!

Mantener una temperatura regular en el interior del coche, entre 21-22 grados, hará que disfrutes más de la conducción. Al fin y al cabo, ¡las vacaciones y los viajes están para disfrutarlos! Para ayudar a tener una temperatura adecuada, es importante que antes de iniciar la marcha, mantengas un instante las ventanillas bajadas y después enciendas el climatizador.

¡Atento a los parabrisas y limpiaparabrisas! Si el parabrisas tiene grietas o alguna rotura, no dudes en repararlo, y no te olvides de las escobillas limpiaparabrisas. La visibilidad es fundamental para una conducción segura, por eso revisa también los sistemas de iluminación de tu vehículo. No salgas de viaje con alguna luz fundida ni con los faros rotos o amarillentos.

Los problemas con las baterías son una de las averías más frecuentes en verano, por lo que dedica unos minutos antes de salir de vacaciones a comprobar que los bornes no están blanquecinos. La vida útil de una batería se sitúa entre los 4 y los 5 años. Comprueba si toca cambiar batería.

 

Así que este verano, ya sabes, tu coche, igual que tú, necesita estar en perfectas condiciones para poner rumbo a las vacaciones. Asegúrate que partes con la batería al 100%, ¡y tu vehículo también! Por eso revisa el estado de tu coche antes de iniciar las vacaciones: cambiar el aceite, revisar los filtros, niveles de líquidos y el estado de los neumáticos. ¡Estás listo para kilómetros que cuentan!