Baja la temperatura, pero que no baje la presión de tus neumáticos

Pasado el calor del verano, al igual que el termómetro, desciende la presión del inflado de los neumáticos. De hecho, nuestros expertos explican que esta presión puede llegar a bajar medio kilo por cada descenso de 10ºC en la temperatura.

Puede suponer un problema si pasado el verano no has revisado la presión de tus neumáticos porque si la última vez que la comprobaste fue en la temporada estival, ahora podrías estar conduciendo tu coche con las gomas deshinchadas. Sabemos que la vuelta de las vacaciones es dura, ¡por eso te recomendamos que tanto a ti como a tus neumáticos, os pille con la presión óptima para regresar en forma a la rutina!

Ten en cuenta que un inflado por debajo de lo recomendado se puede convertir en uno de tus enemigos cuando conduces porque provoca un aumento del desgaste en el borde exterior del mismo. Además, genera un excesivo calentamiento y puede reducir la eficiencia de combustible al aumentar la resistencia a la rodadura, así que no pases por alto el ahorro, ¡tu bolsillo también lo notará!

presion2

Quizás ya hayas visto los paneles que la DGT lleva activando hace un tiempo en algunas de las principales carreteras recomendando revisar la presión del neumático al menos una vez al mes, pues es lo idóneo. ¿No recuerdas los parámetros exactos a los que tienes que inflarlos? Seguro que lo indica el fabricante de tu coche en el manual o bien en la tapa del depósito de combustible o en la puerta del conductor.

Toma nota de estos consejos para conducir con la presión adecuada:

  1. Conducir con presión insuficiente disminuye la duración de las gomas y aumenta las posibilidades de que sufras un reventón.
  2. Una presión insuficiente afecta a la estabilidad de tu coche.
  3. Si las presiones de los neumáticos son bajas, corres el riesgo de sufrir aquaplaning.
  4. La distancia de frenado para pasar de 90 km/h a 70 km/h es de 40 metros con 2,0 bar; pero con 1,0 bar esta distancia se alarga hasta 45 metros, frenando 5 metros más lejos.
  5. Los neumáticos con 1 bar menos de presión de inflado de la recomendada tienen una resistencia mayor a la rodadura, lo que puede suponer un 6% más de consumo de carburante.

Recuerda revisar la presión de tus neumáticos de forma mensual, ganarás en seguridad, estabilidad ¡y ahorro!