Las baterías de coches eléctricos: ¿qué tipos existen y cuáles son sus características

26 mayo | 2020 | Goodyear

En Goodyear te contamos qué tipos existen en el mercado, su autonomía, potencia y durabilidad

El coche eléctrico ha venido para quedarse, eso está claro. A pesar de que todavía este tipo de vehículos tienen unas ventas escasas (aunque siguen creciendo paulatinamente), la industria automovilística y las administraciones están invirtiendo dinero y recursos para que su implantación y popularidad vaya en aumento. Uno de los grandes problemas, a día de hoy, es el de las baterías. Por eso hoy hablaremos de los tipos que existen, la autonomía que alcanzan, la potencia y durabilidad de sus materiales y hasta de su desgaste, todo lo que debes saber sobre las baterías de los coches eléctricos.

La importancia de la batería en los coches eléctricos

Los fabricantes de automóviles están trabajando duramente para intentar desarrollar coches eléctricos con mayor autonomía y un coste más ajustado, mientras que los gobiernos de los principales países del mundo, a través de la legislación y la proliferación de puntos de recarga, tienen la intención de que, poco a poco, veamos el coche eléctrico como una solución accesible y utilizable en el día a día.

Uno de los puntos clave para su popularización es la batería de los coches eléctricos. Aparte de su potencia o durabilidad, que también preocupan, el apartado de la autonomía es, sin duda, el más determinante a la hora de elegir entre una opción eléctrica u otra. El problema radica en que, en la actualidad, la capacidad de circular sin recargar está, de media, en torno a los 300-500 kilómetros.

La batería de un coche eléctrico es, esencialmente, un acumulador de energía donde se almacena electricidad que se transmite al motor eléctrico para el funcionamiento del vehículo. Sus características esenciales son:

  • Densidad: se trata de la capacidad de almacenamiento y entrega que tiene la batería. Se mide en kilovatios por hora y condiciona la autonomía del coche, es decir, el número de kilómetros que es capaz de circular el coche sin tener que recargar.
  • Capacidad: es la cantidad de energía que puede suministrar o aceptar una batería e incide en la velocidad de recarga.
  • Potencia: es la capacidad de proporcionar energía que tiene la batería y marca las prestaciones del vehículo.
  • Eficiencia: se trata del rendimiento de la batería, es el porcentaje de energía que realmente aprovecha la misma.
  • Ciclos de vida: con esto nos referimos a los ciclos completos de carga y descarga que soporta la batería antes de que tengamos que cambiarla; es decir, su vida útil.

Batería del coche eléctrico

Tipos de baterías para coches eléctricos

En la actualidad, al igual que sucede con los motores de los coches convencionales, hay diferentes tipos de baterías para coches eléctricos, que hacen gala de diferentes características y varían en función de su nivel de autonomía, durabilidad o prestaciones. Éstas son las más habituales.

Batería de plomo-ácido

Son las más usadas, las de coste más bajo y las más antiguas. Son utilizadas principalmente en coches eléctricos pequeños y entre sus desventajas está su peso elevado, la toxicidad del plomo y su lenta recarga.

Batería de níquel-cadmio

Son bastante utilizadas en el sector automovilístico, tienen un alto coste y destacan por su gran rendimiento a bajas temperaturas. No obstante, su capacidad de recarga se ve reducida cada vez que se recarga, lo que afecta a su vida útil.

Batería de níquel-hidruro metálico

Son más ecológicas que las de níquel-cadmio, tienen mejor capacidad y un número mayor de ciclos de vida que éstas.  En su contra tienen que se recargan de manera más lenta, su constante mantenimiento y su deterioro frente a altas temperaturas, altas corrientes de descarga o sobrecargas.

Batería de Ion-litio

Son de las más recientes en cuanto a creación. Permiten, gracias al litio, altas energías específicas, alta eficiencia, un mayor número de ciclos de vida, ausencia de mantenimiento y facilidad a la hora de reciclaje. A día de hoy, este tipo de baterías son, quizás, la mejor elección para montar en un vehículo eléctrico, aparte de que, tecnológicamente, tienen un gran margen de mejora.

Son más pequeñas de tamaño y con el doble de densidad energética que las baterías níquel-cadmio, pero también tienen puntos flacos, como su alto coste de producción que, eso sí, se va reduciendo con el tiempo. Además, son frágiles, pueden explotar por el sobrecalentamiento y deben ser almacenadas con mucho cuidado, tanto por necesitar un ambiente frío como porque debe estar parcialmente cargada.

Batería Ion-litio con cátodo de LiFePO4

Son un tipo de baterías de Ion-litio que no usan cobalto y su coste es mayor, aunque poseen un ciclo de vida más largo, más potencia, mayor estabilidad y seguridad de uso. Por el contrario, cuentan con una menor densidad energética.

Batería de Polímero de litio

No están muy extendidas en la actualidad, principalmente por su alto coste y su bajo ciclo de vida. No obstante, este tipo de baterías de Ion-litio poseen una densidad energética mayor, una potencia más elevada y no tienen efecto memoria (no se erosionan a medida que se recargan).

Ahora, que ya conoces los principales tipos de baterías de un coche eléctrico, cuentas con una información muy importante y que debes ponderar a la hora de comprar un vehículo de este tipo. Es importante que valores no solo la potencia y la autonomía, sino que los ciclos de vida o la eficiencia e incluso otras cuestiones, como las ayudas disponibles.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan