Todo lo que debería llevar el botiquín de tu coche

Es importante llevar un botiquín en el coche: descubre todo lo que deberías llevar en él para evitar los imprevistos

Siempre que hablamos de coches, nos viene a la mente el medio de transporte con el que nos desplazamos, para ir al trabajo o a viajes eventuales o de vacaciones. Pero además  puede ser nuestro único elemento de ayuda en caso de alguna eventualidad, cuando nos encontramos fuera de nuestra casa. ¡Y más si viajamos con niños! Prepara tu botiquín para imprevistos y averigua qué debes llevar en tu coche para viajar con seguridad.
La mayoría de los fabricantes instala en los vehículos de fábrica múltiples elementos de seguridad, como airbag y ABS; elementos que hacen el viaje más cómodo y divertido, como aire acondicionado, reproductores de música, GPS y manos libres; o las herramientas necesarias para pequeñas reparaciones, como la sustitución de una rueda. Cuando vamos de viaje, los problemas que pueden surgir no son solamente mecánicos, ya que también podemos tener un pequeño accidente cotidiano, como un simple corte en un dedo. Entonces necesitamos uno de los accesorios que no es menos importante que los demás que hemos relacionado anteriormente y nos puede resolver esa situación de una manera efectiva: el botiquín de primeros auxilios. Siempre es conveniente llevar, en un vehículo, un botiquín de emergencias que nos pueda auxiliar tanto a nosotros como a los demás usuarios, en caso de necesidad. Pero ¿qué elementos pueden convertirlo en el botiquín perfecto para el coche?

Botiquín de primeros auxilios

¿Qué debe tener tu botiquín para tus viajes en coche?

El objeto principal y que marca la diferencia entre un buen botiquín y otro de menos calidad es el contenedor donde se van a introducir todas las cosas que lo componen. Este puede tener forma de caja, maletín o estuche, pero son fundamentales su resistencia y que los ingredientes que se encuentren en su interior se encuentren protegidos de los agentes externos, para asegurar sus totales limpieza y esterilización.

La selección de los componentes que debe llevar un botiquín depende de las necesidades de cada persona o familia. Pero existen unos materiales que son imprescindibles:

Instrumental de curas: es necesario tener unas tijeras de punta redondeada, que evita pincharnos, para poder cortar los apósitos, gasas o vendas, y unas pinzas para la extracción de objetos extraños.

Desinfectantes: para limpiar heridas y prevenir la infección. Puedes llevar alcohol, agua oxigenada o antiséptico y algodón para su aplicación.

Elementos para cubrir las heridas: como tiritas, gasas o apósitos para quemaduras.

Vendas: para realizar vendajes compresivos, entablillar luxaciones, cubrir heridas o asegurar los apósitos.

Jabón: para limpiar heridas o las manos antes de hacer una cura. Otras opciones son las toallitas húmedas, que pueden ocupar menos espacio en el botiquín. Tanto el jabón como las toallitas deben ser, preferiblemente, antibacterianas. En caso de no llevar ninguno de estos componentes, es recomendable llevar guantes de vinilo o látex, para evitar el contacto directo de las manos con la herida y evitar infecciones.

Pomadas: podemos llevar varias, dependiendo de nuestras necesidades, pero las que son imprescindibles son las antiinflamatorias y contra las picaduras de insectos.

Analgésicos y antipiréticos: muy necesarios, sobre todo, cuando se viaja con niños, para suministrarlos como calmantes y bajarles la fiebre. Los más utilizados son el paracetamol e ibuprofeno. Estos deben estar complementados con un termómetro, que determine la existencia de fiebre.

Manta térmica: muy útil para abrigar a los heridos y evitar la hipotermia en lugares donde hace frío.

Completa tu botiquín de primeros auxilios con un manual de primeros auxilios y otros muchos accesorios y medicamentos que proporcionen una solución sanitaria eficaz y solucionen cualquier contratiempo en el viaje.