Cabo Home: ruta Senda Costera entre bosques y playas de otro mundo

19 noviembre | 2019 | David Escribano de "Viaja Blog"

Descubrimos Cabo Home a través de la Ruta de la Senda Costera de David Escribano: un paso por bosques, playas y miradores en Pontevedra

Hay zonas de Galicia que te hacen creer en la existencia de las meigas. Y es que sin algún tipo de magia o sortilegio, parece imposible que se haya creado algo que posea tanta belleza. Es el caso de la península del Morrazo.

Esta lengua de tierra verde se abre camino entre las aguas llenas de vida de dos de las rías gallegas más importantes: las de Vigo y Pontevedra. Aquí, entre el sudor y el duro trabajo de las mariscadoras que ganan su sueldo trillando los fondos marinos en busca del marisco más fresco y sabroso del mundo, han florecido pequeños pueblos, valientes bosques peinados por el viento del Atlántico y unas calas cuyo aspecto salvaje hipnotiza con mayor poder que el canto de las sirenas. Descubrimos Cabo Home a través de la Ruta de la Senda Costera: un paso por bosques, playas y miradores de otro mundo en Pontevedra.

La mejor manera de adentrarse en este mundo hechizado es a pie, con la tranquilidad necesaria para poder descubrir cada rincón de una tierra que guarda una sorpresa tras cada uno de sus pliegues.

Petroglifos y dioses celtas

Tras dejar el coche en el Mirador de la Caracola, en el extremo occidental de la península del Morrazo, no se tarda más de diez minutos en llegar, caminando, al Facho de Donón, un promontorio perteneciente a la parroquia de Santo André de Hío que se eleva unos 180 metros sobre las aguas del Atlántico. En él, entre arbustos de distintos tonos de verde y marrón, se halla el santuario más antiguo de Galicia.

En este yacimiento arqueológico se han encontrado petroglifos y muestras de asentamientos humanos datados entre los siglos X a. de C. y V de nuestra era, aras dejadas al dios Breogán (relacionado con el más allá en la cultura celta) y objetos de las edades de Bronce y Hierro, así como de la época romana. Una joya histórica que te hace comenzar la ruta con un leve sentimiento de Indiana Jones.

Cabo Home

Un mirador y acantilados de otro mundo

Tras disfrutar del sabor de la historia en el Facho de Donón, llega el momento de regresar sobre tus pasos y descender a la ruta señalizada de la Senda Costera que horada la península del Morrazo.

Volverás a pasar por el Mirador de la Caracola, donde una escultura de acero inoxidable, creada por el artista local Lito Portela, es tomada cada atardecer por decenas de adoradores del sol que quieren despedir al astro rey en su rápido hundimiento, envuelto en llamas, en las aguas del océano. De fondo, las preciosas siluetas de las islas Cíes y Ons, que forman parte del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia.

Siguiendo la carretera hacia el sur, la senda no tarda en separarse del asfalto y descender por la cara rocosa y escarpada de la Costa da Vela. Tan sólo te separan unas decenas de metros de la calzada, pero en esa senda rodeada de verde vegetación y roca oscurecida por la perenne humedad no se escucha nada más que el mar y el viento. Eso, añadido a que la vista sólo te muestra unos dramáticos acantilados que hunden sus rocosas raíces en las oscuras y bravas aguas del Atlántico, produce una sensación de inmersión absoluta en la naturaleza.

Playa Robaleira

Entre los faros de Cabo Home y Punta Robaleira

Ese sendero, que desde lejos se asemeja a una vieja cicatriz que recorre la Costa da Vela, acaba ascendiendo ligeramente para acercarse a los dos bellos faros de Cabo Home y Punta Robaleira. Sin embargo, antes de llegar a ellos, el camino zigzaguea para acercarse a la playa de Melide.

La playa de Melide es un amplio arenal que se halla delimitado por un pequeño bosque de pinos y unas dunas que le confieren un aspecto salvaje. En los días de verano, la playa está llena de bañistas que vienen a disfrutar de sus cristalinas aguas y el fragor de la naturaleza. Si consigues no enredarte en sus encantos, podrás continuar hacia tu derecha y descubrir unas calas diminutas, como la de Robaleira, donde algunos pescadores buscan su lugar entre las rocas, y las parejas de amantes se juran amor eterno.

Siguiendo hacia el este, finalmente, asomándose al vacío se halla la esbelta figura del faro de Cabo Home, que saluda a los barcos que pasan, rumbo sur y norte, frente a esa maravilla natural que son las islas Cíes. A escasos metros de él, la achaparrada silueta del faro de Punta Robaleira es, sin embargo, más fotogénica, debido a su color rojo intenso, que contrasta alegremente con el paisaje que le rodea. Ambos lugares son estupendos para disfrutar del atardecer.

Costa da Vela

Playas, veleros, viñedos y regreso al inicio

Tras disfrutar de las estupendas vistas desde esta punta suroccidental de la península del Morrazo, es momento de tomar el lado oriental de la misma y embocar el camino de regreso de esta Senda Costera circular.

Dejando la playa de Melide ahora a tu derecha, llegas a un tramo que te lleva a internarte en un precioso bosque atlántico. La tranquilidad aquí es absoluta y se escucha perfectamente el piar de los pájaros. Tras 15 o 20 minutos de caminata, el sendero, sin presentar más oposición, se vuelve a acercar a la atractiva costa. Ahora son las playas de Barra, Viñó y Nerga las que te alegran la vista, conformando una larguísima lengua de arena dorada que parece no tener fin.

Frente a ellas, los veleros aparecen fondeados y sirven de lugar de descanso para aquellos marineros que han quedado atrapados por la insultante belleza de la estampa.

A ti, desde aquí, te espera un ligero ascenso que pasa primero por dunas, para regresar a un bosque en el que aparecen, de vez en cuando, parches de parras que dan uvas de gran calidad y sabor marino. Uva y sal, una combinación perfecta antes de regresar al Mirador de la Caracola y subir a tu coche con la sensación de haber disfrutado de una experiencia fantástica de senderismo en el corazón de las Rías Baixas.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan