Cámaras oscuras de España: otra forma de ver las cosas

Las cámaras oscuras posibilitan una forma diferente de ver cosas lejanas con gran nitidez. ¡Entra y descúbrelas!

¿Te imaginas poder espiar lo que ocurre a tu alrededor sin que nadie se percate de tu presencia? ¿Y observar lo que sucede a cientos de metros de distancia con asombrosa nitidez? Es posible gracias a las cámaras oscurasun juego de lentes de personajes como Leonardo da Vinci ya usaban para dibujar, pero que no se popularizó hasta el siglo XVIII cuando se descubrió en ellas unas manera diferente de ver el mundo. Hoy, las cámaras oscuras ofrecen una forma distinta de viajar.

La cámara oscura proyecta una imagen sobre una pantalla blanca, curva y horizontal en una habitación totalmente a oscuras. Lo que vemos en la pantalla, gracias al efecto óptico de las lentes, son imágenes en tiempo real de lo que está ocurriendo en el exterior. Dicho de otro modo, es como si colocásemos un telescopio y observáramos a través de él. Sólo que aquí la imagen la vemos en una amplia pantalla, que sube y baja para enfocar aquello que se encuentra a diferentes distancias.

En España existen 8 cámaras oscuras (Reino Unido, el país con mayor número de estos artilugios, tiene 17). La primera de ellas se instaló en 1994 en Cádiz, y con ella comenzamos esta ruta guiada por las cámaras oscuras de la geografía española.

Torre Tavira en Cádiz

La Torre Tavira de Cádiz es una de las muchas torres vigía de la antigua ciudad comercial (servían para vigilar la entrada y salida de barcos) y, además, el mirador más alto de la zona vieja. Pero su principal atractivo es esa cámara oscura que esconde en el interior y con la que podrás realizar una visita guiada de media hora por el centro de Cádiz. Así, verás de cerca (pero sin moverte del sitio) la catedral, la Plaza de las Flores, las terrazas del barrio del Pópulo, el puerto, el castillo de Santa Catalina… Y, al finalizar, nada mejor que subir al mirador y comprobar la distancia real a la que se encuentra cada rincón… te sorprenderá seguro.

Torre de los perdigones

Torre de los Perdigones en Sevilla

Muy cerca del recinto de la Expo’92, junto al puente de La Barqueta, se encuentra la antigua fábrica de perdigones de Sevilla. De ella hoy sólo queda la llamada Torre de los Perdigones, de 45 metros de altura y uno de los más recientes atractivos turísticos de la ciudad gracias a la cámara oscura que desde 2007 permite observar los alrededores. Las imágenes que se proyectan en la pantalla muestran la Giralda, la catedral de Sevilla, las calles del centro e incluso el aeropuerto. La visita cuesta sólo 4 euros.

Palacio de Villavicencio en Jerez de la Frontera

Continuamos de ruta por la provincia de Cádiz hasta llegar al alcázar de Jerez de la Frontera, del siglo XII y uno de los pocos ejemplos de arquitectura almohade que se conservan en la Península. En el interior del recinto se alza un colorido palacio barroco que contrasta con las ruinas árabes y alberga, en una de sus torres, la segunda cámara oscura gaditana. Desde el Palacio de Villavicencio se puede observar en detalle el resto de monumentos de la ciudad e incluso atisbar la campiña que se extiende más allá. Las visitas, de nuevo guiadas, duran unos 15 minutos y explican no sólo los edificios más emblemáticos, sino también la historia de Jerez de la Frontera. Si acceder al alcázar, uno de los emblemas de la ciudad, es visita obligada (además del palacio puedes visitar los baños árabes, los jardines, el patio de armas…), disfrutar de la experiencia de la cámara oscura es sin duda un plus.

Ayuntamiento de Écija

En el año 2000 se instaló en el edificio del Ayuntamiento de Écija, en Sevilla, la que sería la tercera cámara oscura de Andalucía. En su pantalla, que pueden rodear hasta 15 personas, se observan con nitidez asombrosa los monumentos, tejados y calles de la localidad sevillana, como sus numerosas iglesias, el Palacio Bemamejí -impresionante ejemplo del barroco andaluz del siglo XVIII-, el de Peñaflor, el de Justicia… No dejes de visitar Écija en tu ruta por la Semana Santa andaluza  más desconocida. ¡Pasarás muy cerca!

Cámara oscura de Capuchinos en Jaén

Es toda una desconocida para los propios jienenses, y eso que la cámara oscura de Jaén, en el Auditorio de La Alameda, recupera una de las vistas emblemáticas de la ciudad, las que se obtenían desde el desaparecido mirador de Capuchinos. La catedral, San Ildefonso y el castillo de Santa Catalina a un lado, y, al otro, los olivares que se extienden hasta el cerro de San Cristóbal. Vistas espectaculares que no puedes perderte en tu ruta por Jaén, tanto si lo que buscas son algunos de los muchos castillos medievales donde se vivieron batallas legendarias o la experiencia del mejor aceite de oliva de la Península.

Palacio Ducal de Béjar

Béjar, en Salamanca, es destino de esquiadores, de amantes de los embutidos y de turistas que buscan un descanso rural en su ruta hacia, quizá, el cercano valle del Jerte. Desde el año 2011 esta localidad montañosa tiene una nueva razón para que la visites: la cámara oscura instalada en uno de los torreones del Palacio Ducal, edificio del siglo XVI catalogado Bien de Interés Cultural. Desde la cámara oscura bejarana se aprecian no sólo los detalles de la vida en este núcleo de población, sino también el telesilla de la estación de La Covatilla. Sin duda, un motivo más para llevarte buen sabor de boca de las tierras salmantinas.

Torre de Monreal

Torre de Monreal en Tudela

Para descubrir Tudela, la segunda ciudad más poblada de Navarra, de forma diferente, es necesario acercarse a la Torre de Monreal, una construcción defensiva levantada en el siglo XIII, y disfrutar de las vistas que ofrece su cámara oscura. La torre, además, conserva en su interior un aljibe, estructura medieval que servía para guardar el agua de lluvia. Tudela es una ciudad cargada de historia que debe recorrerse a pie, y ahora también, observarse desde una habitación oscura. Un desvío más que recomendable en tu ruta de cine por Navarra.

Cámara oscura de Peña Cabarga

Si lo tuyo es la naturaleza y el senderismo, no puedes dejar pasar una visita a la cámara oscura de Peña Cabarga, el monte que preside la bahía de Santander. Aquí las imágenes que se proyectan desde el exterior no se centran en conjuntos monumentales o ruinas medievales, sino en tierra, árboles, rocas y mar. La sierra de Gándara descubre sus secretos, la reserva animal del Parque de Cabárceno también, la bahía santanderina muestra todo su esplendor… Para acceder a la cumbre de Peña Cabarga puedes hacerlo en coche o, si te ves con fuerzas, andar el sendero que sube a la cima.

Elige el destino y déjate sorprender por la cámara oscura, un artilugio que lleva maravillando a quienes observan sus imágenes desde hace varios siglos.