10 canciones para una escapada para la nieve

Infórmate del estado de las carreteras y dale al play para escuchar las 10 canciones para una escapada perfecta a la nieve

Imagina la nieve cayendo, una chimenea encendida en un refugio forestal escondido en medio de la nada, las pistas preparadas para el descenso… ¿Suena bien? ¿Por qué no hacerlo realidad? Coge los esquís, la ropa térmica, la tabla de snow y lánzate a tu puerto de montaña preferido. Infórmate del estado de las carreteras y dale al play para escuchar las 10 canciones para una escapada perfecta a la nieve. ¡Haz de tu viaje una experiencia inolvidable!

Ya sean en los Pirineos o directamente en Andorra, la mejor forma de disfrutar de la nieve comieza por deleitarse con el viaje. Y para ello qué mejor que empezar la travesía escuchando el éxito más reciente de The Script, “Rain”, una canción desenfadada en la que se deja atrás cualquier recuerdo del verano para adentrarnos en el invierno. En el reproductor de tu coche comienzan a sonar los vientos de invierno (“Winter winds”) de Mumford and Sons, garantía de que nada puede salir mal. Ya puede avanzar la carretera hacia la montaña con sus colores fríos propios de la estación, la niebla, el hielo y la nieve que te hacen recordar lo apasionante que es conducir en invierno. Así que deja que suene “Snow (hey oh)” de los californianos Red Hot Chili Peppers porque no hay duda de que es una gran banda sonora para perderse entre árboles en busca de la estación de esquí seleccionada.

Si tu intención es conducir de noche, a medida que te alejes de las luces verás más estrellas en el cielo y podrás distinguir el halo de los cuerpos celestes mientras Beyoncé te guía a través de la carretera. Sube el volumen o quizá el nivel de la calefacción en función de cuánto frío te espere fuera y prepárate que lo mejor está por venir.

“Snowman” de Sia es una buena canción para llegar a tu destino. ¿Quién no ha hecho algún muñeco de nieve? El capítulo uno de un viaje perfecto en invierno incluye un muñeco de nieve y un ángel en el suelo nada más parar el coche. Y a partir de ahí empieza lo mejor: subida en el telesilla y descenso con los esquís. Sin duda, llegados a este punto, la canción obligada es “Saltos de esquí” de Cooper. Eso sí, si quieres motivación extra, “Sick of love” de Robert Ramirez te hará volar muy alto. Así que aprovéchala y deja que la adrenalina guíe tu tabla de snowboard mientras te deslizas ladera abajo y siéntete libre. Vuelve a montar en el telesilla (no, no intentes pegar la lengua al metal) una y mil veces más y prueba a bajar en trineo o con un simple plástico.

No olvides hidratarte y descansar. Haz un alto entre tanta actividad para tomar un tentempié caliente mientras “White as snow” de U2 se hace dueño de tu reproductor. Incluso puedes interesarte qué opciones tiene la estación. ¿Alguién ha dicho paseo en moto de nieve? ¿Y una vuelta con raquetas por los alrededores? Seguro que te suenan genial ambas alternativas como suena fantásticamente “Snow” el tema de Angus and Julia Stone que se asoma a tus auriculares.

Para finalizar un jornada extenuante a la par que divertida “Incendios de nieve” de Love of Lesbian serán los encargados de poner la guinda al pastel. Una canción ideal para recoger tu traje de nieve y esquís y rememorar todo lo que ha dado de sí el día. El camino de vuelta a casa es más sencillo si la experiencia ha sido buena. En parte porque se empieza a planear fecha para repetir.

Una escapada a la nieve siempre es un gran plan. Ya sea con la familia o con los amigos, guarda la lista de reproducción de Kilómetros que cuentan en favoritos para que cada experiencia invernal sea única. ¿Y para ti cómo es un viaje perfecto a la nieve? ¡Cuéntanoslo!