10 + 1 canciones para ir a la playa

¿Quieres sol, mar y chiringuito? Ficha con Goodyear las canciones que te harán sentir que estás en la arena. ¡Dale al play!

Te has puesto las gafas de sol para conducir, has metido la bolsa en el maletero y estás anotando tu destino de playa en el GPS. ¿Qué falta? ¡La música! Sí, vale, pero ¿cuál? ¿Música para viajar, para ir de fiesta en verano, canciones de gasolinera…? Ninguna de ellas. Hoy toca playa. Sol, mar y chiringuito. Y eso significa que en tu coche solo puede sonar una playlist: las mejores canciones para ir a la playa que te harán sentir que ya estás en la arena. ¿Listo? Dale al play y arranca.

‘María Isabel’. Tenemos claro que en una playlist de música playera caben tantas combinaciones como quieras, pero también sabemos que cualquiera de ellas solo puede empezar con una canción: ‘María Isabel’ de Los Payos, clásico de 1969. “Coge tu sombrero y póntelo, vamos a la playa, calienta el sol”. Lo dicho: ¡pon rumbo a la playa!

‘Malibu’. Nada tienen que envidiar las playas de Galicia o las de Mallorca a los arenales de Malibú, en California. Y probablemente también podamos vivir en ellos un romance como el que cuenta Miley Cyrus en su tema ‘Malibu’ (2017), el primer sencillo de su sexto album y la muestra de su nueva reinvención como artista.

‘Mediterráneo’. Tierra de pasión, ruta de calor y eterno verano al sol. Para Los Rebeldes, esto es el Mediterráneo. Para ti, la garantía de una agradable jornada de playa. Si te diriges a alguna de ellas, esta canción de 1988 es la tuya. Y si tu destino está en la dirección contraria, también, porque ¿quién puede resistirse al buen rollo que desprende?

‘La playa’. Si lo tuyo son las playas del norte, déjate llevar con la melosa voz de Amaia Montero de La oreja de Van Gogh y su oda a La Concha de San Sebastián. ‘La playa’ fue uno de los primeros éxitos de la banda, y tu banda sonora perfecta para bañarte en el Cantábrico.

‘La isla bonita’. Esa a la que cantaba Madonna en 1987 es Cayo Ambergris, la isla más grande de Belice. Planeemos o no viajar alguna vez allí, lo que no podemos negar es que pocas canciones evocan tanto la playa como este primer contacto entre la reina del pop y los ritmos latinos.

‘Ni la hora’. Después de sonar en todas las pistas de baile con ‘Lo malo’, una de nuestras canciones para no aburrirse, Ana Guerra vuelve a hacer gala de su fuerte personalidad en su segundo sencillo tras el paso por Operación Triunfo, esta vez en colaboración con el productor y DJ Juan Magán. No encontrarás mejor banda sonora para una loca escapada a la playa.

‘Soak up the sun’. Si te gusta el surf y la música country, seguro que ya tienes este tema de Sheryl Crow de 2002 en alguna de tus playlists. La voz de la estadounidense y el videoclip surfero de la canción te hacen pensar en una única cosa: playa. Tranquilo, ¡ya queda menos!

‘Good vibrations’. Aquí va una pregunta difícil: ¿qué canción de los Beach Boys es más mítica: el ‘Surfin’ in the USA’ que incluimos en nuestra lista de mejores canciones del verano o el ‘Good vibrations’ de 1966 que añadimos en esta playlist de música para ir a la playa?

‘Is this love’. Otro temazo que suena a sol, mar y arena es este clásico del reggae compuesto por el gran Bob Marley en 1978. “Is this love what I’m feelin’?” ¿Por esta canción? ¡Seguramente!

‘California gurls’. No hay nada como la costa de California para una gran fiesta en la playa y… todo lo que venga después. O eso canta Katy Perry en este tema de 2010 en el que colabora Snoop Dogg. ¿Será la razón de que nos guste tanto escucharlo cuando emprendemos el viaje camino de la playa?

‘Don’t worry be happy’. Todo un clásico cuyo estribillo forma ya parte de nuestra forma de hablar. Ganadora del Grammy a la canción del año en 1988, este tema de Bobby McFerrin puede presumir de ser también la primera canción a capella (sin ningún instrumento musical) en hacerse con el número 1 de la principal lista de éxitos de Estados Unidos.

De eso, y de cerrar esta playlist de canciones para ir a la playa porque, ya lo sabes, en la playa no se admiten preocupaciones, marrones del trabajo ni crisis existenciales. ¡Solo relax y diversión! O, lo que es lo mismo, don’t worry, be happy!