10 canciones para superar la resaca… ¡y volver a salir de fiesta!

Te traemos 10 canciones que te dejarán con ganas de volver a salir de fiesta. ¡Entra a descubrirlas y dale al play!

Y después de las fiestas llega… ¿la cuesta de enero? ¿la vuelta al trabajo? Sí, también, pero antes, mucho antes, llega ella, la resaca. Porque celebrar el Nuevo Año por todo lo alto hasta que el sol asoma y nos recuerda que es hora de volver para casa, tiene su precio. Falta de energía, sueño, cansancio, dolor de cabeza… la resaca es un duro trámite que debemos cumplir. Pero tenemos una fórmula para que no resulte tan insoportable: una playlist cargada de buena música pensada para acompañarte en todos los estados de ánimo que engloba una señora resaca.

Dale al play y verás como pronto recuperas la energía que este fin de semana destilabas en la pista de baile…

El primer estado de la resaca es la negación: negarte a abrir los ojos, a levantarte de la cama, a ponerte en marcha… ¡con lo a gustito que se está entre las mantas! Aunque en realidad… ¿de dónde ha salido ese martillo invisible que golpea tu cabeza una y otra vez? Tu banda sonora para este momento llega de la mano de Sidonie y su rock alternativo. Un día de mierda, su hit de 2014 que es el más coreado en los conciertos de la banda barcelonesa, no podía expresar mejor cómo te sientes.

Ahora que ya has abierto los ojos, no queda más remedio que saltar de la cama, pero con tranquilidad, que los excesos de la noche anterior han hecho su efecto. Stolen dance, el tema del dúo alemán Milky Chance, será tu acompañante. Rítmico, suave, monótono… pero también pegadizo.

Subimos el ritmo con la australiana Sia y su último exitazo, The greatest. Seguramente lo escuchaste anoche en algún bar… La canción se ha aupado a lo más alto de las listas de éxitos gracias a la sugerente voz de Sia, la energía que transmite y un algo qué sé yo que te anima a empezar a bailar…

Pero no, aún estás en la etapa de la resaca donde lo que te apetece es tumbarte en el sofá y recordar lo bien que lo pasaste anoche. ¿Conociste a alguien interesante? Song for someone es una de esas canciones románticas (pero en absoluto pesadas) que te pone la piel de gallina, sobre todo cuando descubres que Bono, líder de U2, la compuso en recuerdo de su primer amor…

¿Metiste la pata anoche? Tanto si lo hiciste como si no, Shots (I shot, shot, shot a hole through everything I loved), uno de los singles del último disco de los estadounidenses Imagine Dragons, es un imprescindible para este día de resaca. Como prácticamente cualquier otro tema de esta banda que ha sabido explotar como pocos el lado más sexy del indie rock.

Pocas canciones resultan tan relajantes y apropiadas para una tarde resacosa como Heartbeats de los suecos The Knife. Comprobarás que la música electrónica casa muy bien con el deseo de permanecer tirado en el sofá… ¿Sabías que este tema fue elegido por la publicación Rolling Stone una de las mejores canciones de la década de los 2000?

Para recuperar fuerzas

Últimos minutos de descanso en el sofá. Aunque a priori te parezca imposible, el Dance Along de la banda indie Early Hours te hará querer levantarte y empezar a saltar… bueno, quizá no tanto, pero sí un poco de meneo de cadera para decirle al mundo que ya estás listo, que la resaca va desapareciendo…

El tramo final de esta playlist anti-resaca nos lleva un par de décadas atrás en el tiempo… Primero con Dreams, de los irlandeses The Cranberries, un hit cargado de nostalgia para hacerse a la idea de que, pese a las apariencias, hoy va a ser un día genial.

Seguimos con el chute de energía que Bruce Springsteen nos regala en Born to run, su clásico de 1975 con el que es imposible quedarse quieto.

Y la guinda final llega de la mano de Chumbawamba. ¿De quién? Sí, probablemente no te suene el nombre de esta banda inglesa que mezclaba punk, rock y electrónica en los 90, pero con los primeros acordes de Tubthumping sabrás enseguida de qué canción estamos hablando.

Ahora sí, ya estás listo para volver a salir a la calle y disfrutar de la noche como si no hubiera mañana. ¡Bye, bye, resaca!