Causas de averías más frecuentes: que ninguna te coja desprevenido

Aceite, correa de distribución, batería… ¿Cuáles son las causas de averías más frecuentes y cuánto me van a costar?

Hay errores que cuestan dinero. El mantenimiento preventivo alarga la vida útil de un coche y nos permite circular con seguridad. Aceite, correa de distribución, batería, neumáticos son elementos vitales para asegurarnos la longevidad de nuestro coche. Pero, ¿cuáles son las causas de averías más frecuentes y cuánto me van a costar?

Mal mantenimiento y antigüedad, principales causas

Sólo un dato para empezar. Del total de las averías que se produjeron en carretera y que atendió el RACE durante 2017, el mal mantenimiento fue la causa principal. Los usuarios prescindieron de las revisiones básicas que aconsejan todos los profesionales antes de realizar viajes largos como los que se producen en verano. El aumento de la antigüedad del parque español de automóviles es otro de las causas de averías en carretera. Actualmente, el parque automovilístico español tiene una antigüedad de 12 años.

Las averías más frecuentes de tu coche

Entre las averías más frecuentes destacan las relacionadas con el estado de los neumáticos y los frenos. Sustituir los discos de frenos tiene un coste de 100 euros y corregir la corrosión de los frenos y la pérdida de líquido alcanza los 50 euros. El desgaste y la corrosión de este elemento tiene como síntoma la vibración del volante que aumenta al aumentar la velocidad. Tanto los neumáticos como los frenos son averías frecuentes que se pueden evitar con un mantenimiento adecuado. En la mayoría de países de la UE, la profundidad mínima obligatoria para la banda de rodadura de un neumático es de 1,6 mm. Comprobar el buen estado de nuestros neumáticos nos permitirá asegurar el agarre de nuestro vehículo.

Averías frecuentes

Otra de las averías frecuentes está relacionada con el cuadro eléctrico. Los fallos de la centralita electrónica van desde problemas en la conexión automática de los faros, al climatizador automático, el control de estabilidad, las luces… Un amplio abanico de averías, causas y precios.

Por un desgaste natural, el cambio de batería es otro de los fallos frecuentes en un coche. Con una vida media de 4-6 años, se recomienda cambiar la batería a los primeros síntomas de desgaste. Por ejemplo: cuando el motor arranca con dificultad o poca potencia. El precio del cambio de batería depende de la marca de automóvil y la zona geográfica, pero al media ronda los 120 euros.

El humo del tubo de escape puede darte mucha información sobre el estado de tu coche y posibles averías. Cada color se relaciona con un posible problema mecánico que van desde una mala mezcla en la combustión de los motores diesel hasta un exceso de quema de aceite.  

Las averías más caras: precios y causas

Correa de distribución, inyectores y turbo son posiblemente las averías más caras. La sustitución de alguno de estos elementos supone un desembolso considerable. Hablamos de una horquilla de 1.000 a 5.000 euros en la reparación. De menor a mayor, las tres averías más caras son:

  • Correa de distribución: la correa de distribución y su rotura es una de las averías más temidas. Cuando esta se rompe, el pistón toca con las válvulas y estas se doblan. se aconseja cambiar la correa de distribución al alcanzar entre los 80.000 y 120.000 km o cada cinco años. Su reemplazo supone una factura media de 400 euros. Si la rotura afecta al motor, la avería puede subir a 2.000 euros o más dependiendo de los daños ocasionados y del tipo de motor.
  • Cambio inyectores: dentro de las partes de un motor, los inyectores son los encargados de suministrar el combustible. Un 6% de las averías más caras del coche están relacionadas con un fallo en los inyectores. Un descenso considerable en la potencia del motor paralelo a un mayor consumo de combustible pueden ser síntoma de un problema en los inyectores. Las causas de esta avería se encuentran en un desgaste natural o una obstrucción del sistema a causa de virutas de suciedad alojadas en el circuito. El precio por inyector oscila entre los 250€ en gasolina y los 500€ en diésel. La sustitución de todos los inyectores puede rondar los 2.000 euros.
  • Cambio turbo: humo blanco/azulado,  alto consumo de aceite y descenso del rendimiento del coche pueden ser síntomas de un mal funcionamiento del turbo. Los turbocompresores giran a 200.000 rpm, y en coches de altas prestaciones, su temperatura puede llegar a los 1.000 grados centígrados. De su buen funcionamiento depende el correcto rendimiento y eficiencia de tu coche. Circular con el motor demasiado revolucionado o a un exceso de temperatura o a falta de engrase pueden causar un fallo en el sistema. La reparación, dependiendo de la marca y el modelo del vehículo, puede oscilar entre los 1.000 y los 5.000 euros.

Revisar el coche antes de cada viaje nos puede evitar averías más costosas. Mantenimiento, conocer el funcionamiento interno de nuestro coche y sus necesidades son fundamentales para prevenir las causas de algunas de las averías más frecuentes y circular con seguridad y sin alarma para nuestro bolsillo. Pero en caso de que se produzcan pequeñas averías o accidentes en carretera, recuerda actuar con calma y garantizando la protección de todos los implicados en la vía.