Cuida el mantenimiento de tu coche para reducir el efecto de la lluvia

Sigue estos consejos para reducir el riesgo al volante ante condiciones meteorológicas adversas.

Con la llegada del otoño y el invierno cada vez más cerca estamos viviendo desde hace unos días el proceso del cambio meteorológico común en estas fechas. Por ello el RACE nos ayuda con algunos consejos para reducir el riesgo en la conducción ante condiciones meteorológicas adversas.

En los últimos días han sido muchos los conductores que se han visto afectados por las intensas lluvias producidas en diferentes puntos del país, que han provocado cortes de tráfico y problemas circulatorios. Ante esta situación, el RACE quiere contribuir a mejorar la seguridad con una serie de recomendaciones para prevenir riesgos y, una vez producidos, reducir la probabilidad de sufrir daños:

9-RACE-2

  1. Si vas a realizar un viaje, es muy importante conocer el estado de las vías y la situación meteorológica que nos podamos encontrar. Además, como siempre recomendamos, es de vital importancia llevar el vehículo en perfectos estado, teniendo en cuenta el dibujo y la presión de los neumáticos, escobillas, nivel de líquidos incluido el agua del limpiaparabrisas, y carburante suficiente para poder resolver un imprevisto que nos impida continuar la marcha.

 

  1. Para disponer de una buena visibilidad e iluminación con mal tiempo hay que mantener limpio el parabrisas y la luna, ya que en caso de lluvia es primordial tener una óptima visibilidad de las vías de circulación. También es importante reducir el vaho interior que se forma con el frío y la humedad, dirigiendo la ventilación hacia el parabrisas, conectando los sistemas antivaho, o abriendo un poco la ventanilla (así se igualan las temperaturas).

 

  1. Durante la conducción, deberemos estar atentos a las circunstancias del tráfico, de las señales informativas y de las indicaciones de los agentes. Nunca debemos arriesgar nuestra seguridad cruzando badenes inundados o zonas anegadas, ya que desconocemos la profundidad o los posibles socavones ocultos por el agua, corriendo el riesgo de dejar nuestro vehículo atrapado en la balsa de agua. Es importante recordar que cuando un vehículo se ve anegado, pierde toda la tracción, y puede incluso ser desplazado sin control alguno por parte de los ocupantes.

 

  1. Recuerda aumentar la distancia de seguridad con el resto de vehículos, adapta la velocidad a las circunstancias del tráfico, evita adelantar en vías de doble sentido, y presta especial atención a peatones, ciclistas o motoristas, ya que la lluvia intensa reduce la visibilidad, aumenta la distancia de detección y provoca reacciones imprevisibles en el vehículo.

 

Por ello, con el mal tiempo, ya sabes, reduce la velocidad y extrema las precauciones al volante. Y tu coche, como siempre te decimos, mantenlo en perfecto estado para que estas situaciones no te pasen factura.