El coche no arranca: cuáles son las posibles causas y soluciones

2 abril | 2020 | Goodyear

En Goodyear analizamos cuáles son las posibles causas de que esto suceda, qué puedes comprobar y cómo solucionarlo

Después de un largo periodo de inactividad o incluso en el momento menos esperado… Nos dirigimos a nuestro coche, giramos la llave de contacto, esperamos oír el ruido del motor y… nada. Silencio. La solución es llamar a la grúa y que sean los especialistas quienes averigüen el problema y lo solucionen. No obstante, el hecho de que nuestro coche no arranque tiene, en muchas ocasiones, una explicación que podemos conocer y anticipar. Son cinco factores a tener en cuenta: sistema eléctrico, batería, motor de arranque, falta de combustible y temperatura exterior. Vamos a contarte por qué ocurre y qué puedes hacer.

No se encienden ni los testigos

Cuando activamos el contacto y ninguna de las luces del cuadro de instrumentos se ilumina es seguro que tengas un problema eléctrico. Este tipo de problemas son los más difíciles de identificar y gestionar, ya que pueden provenir desde un simple fusible que se ha quemado o desprendido hasta un problema en la centralita o del sistema eléctrico en general.

Seguramente no sea un problema de la batería, porque ésta, aunque esté muy descargada, suele tener siempre algo de energía como para activar el contacto y, por tanto, ver algún testigo iluminado. Aquí, aunque intentemos reanimar” al coche con pinzas y aprovechar la energía de la batería de otro vehículo o cambiando la propia batería, el esfuerzo será en vano. Lo más recomendable es llamar a la grúa y que el taller se encargue.

El coche no arranca

Hay luces, pero el motor no funciona

Batería a punto de morir

Lo más habitual en esta situación es que sea un problema con una batería moribunda. Y lo malo es que no suele avisar: un día funciona, aparentemente, a la perfección y al día siguiente, ha muerto. Un signo muy definitorio de que la responsable es la batería es que en un primer intento casi arrancarás, mientras en los sucesivos se hará patente la pérdida de energía hasta quedarte casi sin ella y los testigos empezarán a parpadear y apagarse.

Muchas compañías aseguradoras tienen el servicio de verificar que se trata de un problema con la batería y te la cambiarán cuando manden a la grúa. El coste será superior a si la compraras y cambiaras tú mismo, pero en determinadas ocasiones puede ser interesante para sacarnos de un apuro.

Fallo en el motor de arranque

Otra de las causas habituales en este contexto es un problema con el motor de arranque. Aquí la batería da toda la energía que tiene para encender el motor (verás que los testigos brillan con toda su intensidad) pero el motor de arranque no da al coche la fuerza física necesaria para hacerlo. Hay muchas posibilidades de que escuches un ruido cuando gires la llave, lo que indica que el motor de arranque está en las últimas y debe ser cambiado.

El coche no arranca

Falta de combustible

En esta situación que te planteamos también puede suceder que el motor de arranque reciba toda la energía necesaria para mover el motor pero no llegue a arrancar. Aquí el problema podría venir casi de cualquier parte, desde habernos quedado sin combustible o que haya entrado suciedad en los inyectores y no metan mezcla en los cilindros.

Problemas en el sistema eléctrico

También puede haberse producido un problema eléctrico que impida la ignición en las cámaras de combustión o que se haya estropeado la bomba encargada de llevar el combustible hasta el sistema de admisión.

Temperatura exterior

También puede ser un problema relacionado con la temperatura exterior. Los cambios de temperatura pueden dar muchos problemas a la hora de arrancar el coche, sobre todo si estamos ante un coche diésel. Aquí, lo más habitual es que no arranque a causa del fallo de algún sensor o en los calentadores.

El aceite, al mismo tiempo, ha de tener un cierto grado de viscosidad, que puede perder ante temperaturas demasiado altas o bajas. Si usas un aceite de calidad contrastada (y el adecuado para tu marca y modelo de coche), no deberías tener problemas; pero hay determinados aceites que, ante ese cambio en el termómetro, se vuelven demasiado líquidos o demasiado espesos, algo que también impedirá que el motor se ponga en funcionamiento. Para solucionarlo solo tendrías que cambiar el aceite por otro que se adapte mejor a la temperatura ambiente.

La grúa, tu aliada cuando el coche no arranca

Eso sí, en casi todos estas posibles causas la única solución es la grúa porque es muy difícil que uno mismo sea capaz de encontrar y reparar el posible fallo. No obstante, sí que te recomendamos que adquieras unas pinzas para recargar la batería, que te pueden sacar de más de un apuro y, al mismo tiempo, ayudar a llegar al taller más cercano sin asumir los costes de la grúa; también un multímetro digital, que te servirá para comprobar si se trata de un problema con la batería y puede quitarte muchos quebraderos de cabeza.

Enfrentarse a que nuestro coche no arranca es uno de los grandes miedos a los que se enfrentan los conductores y saber cómo reaccionar en cada caso puede ayudarnos a solucionar el problema lo antes posible y, con suerte, a que todo quede en un susto.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan