Coches clásicos deportivos: modelos míticos “made in Spain”

Estos son los coches clásicos deportivos más míticos fabricados en España: ¡entra y descubre estas grandes obras de arte!

Cuando pensamos en coches clásicos deportivos nos vienen a la mente marcas como las italianas Ferrari o Lamborghini o las americanas Chevrolet o Cadillac, pero en España también se han creado, y se siguen diseñando y fabricando, espectaculares deportivos que han maravillado a aquellos que han logrado disfrutarlos, así como a los que los ven circular por las carreteras. Sigue leyendo y te mostraremos los deportivos míticos de la automoción española.

Los años 50 significaron el inicio de la recuperación nacional y con ella se impulsó también el sector de la automoción, incluidos los coches deportivos. Así, salieron a la luz algunos modelos tan espectaculares como el Pegaso Z102. Actualmente relacionamos Pegaso con camiones y otros vehículos industriales, pero esta marca española también se aventuró hacia los utilitarios y los deportivos, como este original coupé que fue presentado en el Salón del Automóvil de París y del que se fabricaron 84 unidades. Esto, unido a prestaciones como su motor v8, o que podía llegar ya entonces a albergar 280 caballos, hace que actualmente sea uno de los coches más caros y soñados del mundo.

Coches clásicos

Otra marca nacional que se aventuró hacia los coches deportivos, ahora convertidos en clásicos, fue Clúa. Su modelo más representativo fue el Clúa 500, el cual montaba un motor de dos cilindros y 247 cc. No obstante, como el anterior, apenas llegó al centenar de unidades, pues la empresa, Construcciones Metálicas Clúa, quebró a principios de los años 60.

Sin lugar a dudas, uno de los concesionarios más célebres en cuanto a los coches clásicos deportivos en España es Alpine. De origen francés, su planta de Valladolid fue la encargada de crear y desarrollar uno de sus modelos más míticos, el Alpine A108, que actualmente sigue apasionando a los fanáticos de las cuatro ruedas y de los deportivos clásicos. Se trata de una berlina cabriolet con un motor entre 55 y 70 cv y que se fabricó en España a finales de los 50 e inicios de los 60. Aunque luego, ya tras la compra por Renault, se amplió la gama hasta motores de 93 CV y 1.400 cc.

Seat también se ha atrevido en varias ocasiones a lanzar coches deportivos, y algunos han conseguido gran éxito. Uno de los primeros fue el Seat 1200 / 1430 Sport, también conocido como “bocanegra” por su parachoques delantero de ese color. Su fabricación se llevó a cabo desde 1975 a 1980 y se llegaron a producir 19.000 unidades. Otro Seat deportivo, mucho más reciente, es el León Cupra, cuyo motor alcanza ya los 280 cv y que ha conseguido importantes logros en diversas competiciones.

Coches clásicos Spano GTA

Siglo XXI: el resurgir de los coches deportivos españoles

El siglo XXI ha significado un nuevo resurgir de los deportivos españoles que intentan competir en este selecto mercado a base de innovaciones, de diseño y, también, de potencia. Así, se han creado ya coches deportivos realmente increíbles como el GTA Spano. Este superdeportivo incorpora un motor V10 con 8300 cc y 780 CV. Su aceleración de 0 a 100 km/h en solo 2,9 segundos y sus 350 km/h de velocidad punta, así como su diseño futurista, son otras de sus principales características. Eso sí, no es un coche que pueda permitirse cualquiera porque su precio ronda los 700.000 euros.
La innovación española en cuanto a coches deportivos se ha extendido ya hacia el mundo de los eléctricos. No en vano, en la península se ha fabricado el coche eléctrico más potente del mundo, el Quimera All Electric GT, que incluye hasta 700 caballos y tres motores eléctricos que pueden llegar a los 1200 Nm de par.

Estos son algunos de los coches clásicos deportivos españoles más célebres de la historia, así como los que más éxito o expectación levantan en la actualidad, pero seguro que en los próximos años veremos nuevas innovaciones y diseños impresionantes.