Coches de hidrógeno: cómo funcionan

17 abril | 2019 | Goodyear

Dicen que es el combustible del futuro, pero el futuro está cada vez más cerca. Los fabricantes han decidido invertir todos sus recursos en innovación en lograr vehículos que no contaminen y, al mismo tiempo, ofrezcan todas las ventajas de los coches tradicionales. Por eso, los coches de hidrógeno están llamados a ser los coches más populares de las próximas décadas. ¿Sabes cómo funcionan los coches de hidrógeno? Desde Goodyear repasamos cuales son las ventajas y desventajas de los vehículos de hidrógeno.

¿Cómo funciona un coche de hidrógeno?

En la búsqueda constante de nuevos vehículos que incorporen la última tecnología en reducir emisiones, llegan los coches de hidrógeno, coches que utilizan una pila de combustible que se ha mostrado más eficiente que la quema directa de hidrógeno.

Este tipo de vehículos disponen de tanques de hidrógeno que se mezclan con el oxígeno en la pila de combustible. Ahí se produce un proceso por el que se genera la electricidad que moverá los motores eléctricos. Al mismo tiempo, y gracias al mismo proceso, se genera agua que el coche eliminará a través del tubo de escape.

¿Cómo se recargan los coches de hidrógeno?

Una de las grandes ventajas de los coches de hidrógeno respecto a los híbridos y los eléctricos es que el tiempo que tardan en repostar es mucho menor: apenas 5 minutos. Por esa razón, no tienen el hándicap de tener que esperar varias horas a que las baterías se recarguen, como les pasa a otros coches bajos en emisiones.

El problema es que, actualmente, no hay una red de surtidores que permitan repostar hidrógeno. Sin embargo, las petroleras han mostrado mucho interés en este tipo de ‘carburante’ ya que no tendrán que hacer muchas modificaciones en sus instalaciones actuales para dar cabida al hidrógeno.

El proceso de repostaje con hidrógeno es totalmente seguro, ya que los fabricantes han innovado buscando tanques de materiales seguros como el aluminio o el carbono. El repostaje se efectúa normalmente, con una manguera que se introduce en una toma de carga. Lo único que lleva a mayores es un proceso de sellado para que la maniobra sea segura.

Coches de hidrógeno

Ventajas y desventajas del coche hidrógeno

Un coche de hidrógeno en estos momentos tiene tanto ventajas como inconvenientes.

Ventajas de los coches de hidrógeno

Cero emisiones. La más importante es el hecho de que sea un vehículo de cero emisiones. Eso permite que sean calificados de coches verdes y puedan lucir la pegatina CERO emisiones de la DGT, por lo que se les permite entrar en zonas restringidas de las ciudades o aparcar en determinados lugares reservados.

Repostaje rápido. La segunda ventaja es la rapidez en los repostajes, que serán mucho más rápidos que los de los vehículos eléctricos: en tan sólo cinco minutos se cargan por completo, aunque no llegará al tiempo que se tarda en repostar un coche diésel o gasolina, que apenas supera los dos minutos.

Gran autonomía. La autonomía es otra de las razones que diferencia un coche de hidrógeno de uno eléctrico. Los últimos modelos que han presentado los fabricantes alcanzan ya los 600 kilómetros de autonomía, por lo que no necesitan detenerse a repostar en los pocos puntos que a estas alturas hay disponibles.

Desventajas de los coches de hidrógeno

Red de estaciones de repostaje. Esa es, precisamente, una de las grandes desventajas de adquirir hoy en día un vehículo de este tipo. Hay una enorme falta de estaciones de servicio que estén acondicionadas para poder repostar hidrógeno en breve puede haber muchas a disposición de los conductores.

Almacenamiento del hidrógeno. Otro inconveniente es el de la seguridad del coche: las marcas han hecho un gran esfuerzo en innovación, creando tanques que eviten fugas, pero este gas es altamente inflamable y podría generar problemas. Esos tanques, además, tienen limitada su vida útil a 15 años por ley, lo que puede trasladarse a la vida útil del propio vehículo.

Coste de producción. El precio tampoco será nada barato, ya que estos coches cuestan más a las fábricas al producirlos, sobre todo la pila de combustible, lo que se verá directamente trasladado en el precio al cliente. Y aunque el coche es cero emisiones, lo cierto es que obtener el hidrógeno contamina ya que hay que utilizar otras energías para conseguirlo.

Precio actual del hidrógeno. Y hablando de precios, repostar hidrógeno será más caro que hacerlo con un coche diésel o de gasolina. Los precios rondan los 60 euros cada depósito para hacer algo menos de 600 kilómetros, por lo que casi alcanza los 10 euros por 100 kilómetros, bastante más que los coches eléctricos.

Ya tienes todos los datos sobre los coches de hidrógeno, la última innovación de los fabricantes de coches. ¿Te convence para unirte al club de los vehículos con cero emisiones?

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan