Cómo serán los coches del futuro: tecnologías y modelos

El mercado de los vehículos avanza a un ritmo trepidante. En este post te enseñamos cómo serán los coches del futuro

Si las ventanillas y el volante son del futuro. Interactivas unas y gestual el otro, ¿qué debemos esperar del coche del futuro? La realidad aumentada y la inteligencia artificial son la esperanza blanca de un sector en lid por conseguir el coche 100% autónomo.

Sensores de aparcamiento, coches que aparcan solos, asistentes de conducción… El objetivo es claro: aproximarse al nivel 5 de conducción autónoma, el máximo de la clasificación realizada por la Society of Automotive Engineers, que algunos calculan para el umbral 2020-2025 en el que la figura del conductor ya no será necesaria. Waymo, la filial de Google, Tesla, Uber, Smart, General Motors… Todos trabajan por ser los primeros en la carrera por la autonomía plena. ¿Es este el coche del futuro entonces?

Coches del futuro

Eso parece, al menos según el estudio “Eascy: las cinco dimensiones que transformarán el sector de la automoción” de PwC. El coche del futuro será autónomo, eléctrico y conectado. En poco más de 10 años, las exigencias de movilidad en el mundo impondrán nuevos criterios en la fabricación de coches. En Europa, el aumento en los kilómetros recorridos por persona y año será de un 23%; en EEUU, de un 24% y en China de un 183%. El crecimiento de distancias impone nuevas respuestas y soluciones de movilidad. Los coches necesitarán ser sustituidos con mucha mayor frecuencia. PwC prevé actualizaciones de software y hardware anuales.

En una sociedad hiperconectada, los coches también serán hiperconectados. En 2030, se calcula que en Europa y en Estados Unidos en torno al 70% de los coches estarán conectados y en China será el 100%.

El cambio no se queda aquí. La tendencia apunta a que en 2030, un 95% de los coches nuevos matriculados serán eléctricos o híbridos, muy lejos de las cifras actuales de ventas en 2017 en España. Pero pese a que los motores de combustión siguen siendo mayoritarios, en los últimos años la conversión en la tendencia es clara y camina hacia el híbrido.

Nuevas tecnologías para el coche del futuro

¿En qué tecnologías concretas trabajan ya los fabricantes? Sensores y más sensores es la respuesta. La inteligencia artificial permitirá desbloquear el coche desde el exterior mediante el reconocimiento facial. El I.D. Vizzion, la nueva berlina de Volkswagen presentada el Salón Internacional del automóvil de Ginebra, es el primer prototipo Volkswagen de conducción totalmente autónoma, que incluirá sensores para reconocer las preferencias individuales de los usuarios del vehículo y adaptarse a ellas. La integración del sistema NVIDIA DRIVETM IX Intelligent Experience permitirá tener el “Copiloto Inteligente”. Este coche del futuro será una realidad en 2020, cuando la marca lance el I.D. como coche eléctrico del segmento compacto.

Ford ha presentado una patente que permitiría controlar la dirección de un coche autónomo con el teléfono móvil. Si la dirección, la aceleración y los frenos son controlados por un procesador que responde a la información de sus múltiples sensores, parece claro ya no será necesario dotar los vehículos de pedales, palanca de cambios y volante. La premisa de Ford es que si esto es así, por qué no realizar el control del coche a través del smartphone, el mismo que usamos para controlar la casa a través de la domótica. Según la patente de Ford, el coche recibirá señales del móvil que indicarán su ángulo de inclinación y la velocidad de giro.

Futuro y diseño van de la mano. Y como en Los Supersónicos, Mercedes presentó su EQ Silver Arrow en el Salón del Automóvil de París. Un monoplaza de aspecto futurista inspirado en el bólido de W125 Formel-Rennwagen de 1937 con 750 caballos de potencia. De la cita parisina también llega el Hyundai Nexo, el primer vehículo polivalente (HUV) que sale al mercado con propulsión de hidrógeno. Los coches de hidrógeno se basan en la reacción química que se produce por el contacto entre el oxígeno que se capta del exterior y el hidrógeno a alta presión almacenado en el depósito. Hyunday y también Honda, en general los fabricantes asiáticos, han hecho una apuesta clara por el hidrógeno como el combustible del futuro.

Los coches voladores ya están aquí

Pensar en coches del futuro se asocia con frecuencia a los coches voladores al estilo de Altered Carbon. El PAL V Liberty es el primer coche volador que hemos conocido en el Salón del automóvil de Ginebra. Llegará en 2019, cuanto la compañía holandesa PAL-V consiga  todas las certificaciones para su uso tanto en tierra como en el aire. Pensado como alternativa al helicóptero, tiene una velocidad máxima de 160 Km/h y por el aire puede alcanzar hasta los 400 Km/h a 3500 metros. Se comercializarán 90 unidades en su Pioneer Edition con un coste de 499.000 euros. Más caro, y con fecha para 2020, será otro coche volador en fase de pruebas y certificaciones. El Aeromobil 3.0 tendrá una capacidad de vuelo hasta 3.000 metros de altura a una velocidad máxima de 160 km/h. Dispone de una autonomía de 700 km. Su precio estimado es de 1,4 millones de euros.

Mientras los coches voladores se convierten o no en una realidad y hacen frente al problema de certificaciones, lo cierto es que los neumáticos del futuro ya existen. El Eagle 360 de Goodyear, cuya versión más avanzada conocimos también en el Salón del Automóvil de Ginebra, es la respuesta para la conducción del futuro. El diseño del Eagle 360 Urban incluye  inteligencia artificial, una piel biónica y una huella que cambia su forma. El neumático puede detectar las condiciones de la superficie de la carretera y las condiciones climáticas, decide la acción más apropiada, y si es necesario, puede transformar su banda de rodadura. El prototipo Oxygene de Goodyear tiene una estructura única, con musgos vivos, pensada para la mobilidad del futuro: una mobilidad sostenible que requiere soluciones innovadoras.  El neumático está diseñado para absorber la humedad de la carretera a través de su banda de rodadura e inhalar CO2 del aire para alimentar al musgo de su pared lateral, liberando oxígeno mediante la fotosíntesis.

2050: el futuro se hace presente

2019-20 para el coche volador, 2020-2025 para el coche autónomo, 2030 para la extensión de los coches hiperconectados y eléctricos…. Y nos queda otra fecha horizonte: 2050. No sólo es la fecha señalada por Europa para eliminar su dependencia de los combustibles fósiles, sino que que es la fecha señalada para el coche del futuro de Bentley. La marca de lujo ha establecido una colaboración con el Royal College of Art’s para diseñar el automóvil del mañana. Lo estudiantes han imaginado desde una cabina en la que se sustituirán los sonidos desagradables por otros bioacústicos y placenteros hasta un coche autónomo en el que la mecánica en funcionamiento será perfectamente visible desde el interior.

El futuro exige avances en el presente. La seguridad en el coche conectado, la autonomía real que elimina la figura humana, la alternativa a los combustibles tradicionales para una conducción sostenible… son muchos los frentes tecnológicos abiertos para alcanzar el coche del futuro.