Los coches de Gran Turismo ¿los conoces?

Entra y descubre los más de 150 coches de Gran Turismo Sport: desde la clase N al Grupo X, todos los vehículos del juego

El 19 de mayo de 1998 salió al mercado un videojuego que revolucionó el mundo de las consolas: Gran Turismo. Dos décadas después Polyphony Digital continúa siendo un referente en el sector de los videojuegos de coches debido a sus gráficos realistas y a sus simulaciones de carrera y conducción. Tras 7 títulos y otras tantas demos, la saga Gran Turismo ha marcado a varias generaciones de apasionados de los automóviles y ha inspirado a muchos futbolistas a la hora de comprar sus coches.

Uno de los “defectos” que los jugadores han puesto a las diferentes ediciones de la franquicia es la gran cantidad de vehículos que hay en cada juego (solamente en Gran Turismo 5 había más de 1200 coches disponibles). Si bien es cierto que tal cantidad puede resultar abrumadora, el afán de coleccionismo también puede ser insaciable para algunos y la experiencia de pilotar tal variedad de modelos de automoción es muy satisfactoria. En cualquier caso, muchos de los automóviles han logrado un mayor reconocimiento gracias al juego que incluso ha servido como llave para ampliar el mercado en algunos modelos reales. Descubre con Goodyear los coches míticos de Gran Turismo.

Gran Turismo BMW

Modelos idolatrados desde los inicios de la franquicia

Cuando el primer Gran Turismo apareció en Play Station se inició una revolución que traspasó las fronteras virtuales. La fama del videojuego fue tan grande que reforzó el fenómeno tuning que ya estaba presente desde finales del siglo XX e incluso modelos como Subaru Impreza WRX, el Mitsubishi Lancer Evolution, el Honda NSX y el Nissan Skyline que inicialmente se vendían exclusivamente en Japón lograron introducirse en el mercado de Estados Unidos gracias a la “publicidad” que les hizo el videojuego.

Sin embargo, lo mejor aún faltaba por llegar. La aparición de Gran Turismo 2 supuso un boom en el sector de las consolas y, aún a día de hoy, sigue siendo considerado como uno de los mejores videojuegos de coches de todos los tiempos según la mayoría de los críticos especializados. Contaba con un sistema de licencias diferente, mayores desafíos con casi todas las marcas participantes… ¡Y cerca de 700 vehículos! Sus detractores pronto dijeron que competir únicamente con un máximo de 5 adversarios sin IA era un handicap demasiado grande (que no se cambiaría hasta varios títulos posteriores de la saga), pero a nivel de realismo gráfico e incluso jugabilidad alcanzó niveles espectaculares para la época. Eso sí, los mayores anhelos se los llevaba el Suzuki Escudo Pikes Peak Version, un modelo de 1000 cv que probablemente sea el coche más icónico de toda la saga de Gran Turismo.

En esas primeras ediciones también se pudo disfrutar de otros modelos que han quedado grabados en nuestras retinas como el extraño Midget II Dtype o el Plymouth Superbird, que puede presumir de poseer el alerón trasero más grande de toda la saga de Gran Turismo GT (aunque era bastante inestable y su conducción podía resultar complicada).

Uno de los rivales del Suzuki Escudo en cuanto a predilección de los usuarios fue el Toyota GT-ONE que ya apareció en el primer título de la franquicia y aún se mantiene en la actualidad, incluso en los juegos que salieron para las consolas portátiles (que tantas veces nos salvan del “¿Falta mucho?” cuando viajamos con niños en el coche). El GT-ONE era especial en el circuito de Le Mans, donde rebasa a sus rivales con facilidad pasmosa, pero también era apto para circuitos urbanos. Uno de los imprescindibles del juego.

Gran Turismo

La evolución de la franquicia

Mediada la primera década de los 2000 aparecía el cuarto volumen de Gran Turismo con una jugabilidad on line puesta en entredicho pero recuperando muchos de los modelos que había perdido en su edición anterior y añadiendo alguno nuevo.

Uno de los que se estrenaron en el mundo virtual fue el Skyline R34 V-Spec II de 1000 cv; un monoplaza de Fórmula 1 que hizo soñar a más de uno con poder pilotar un coche de carreras real en alguno de los circuitos de la FIA. Sin embargo, no quedaría ahí la cosa, en la portada del Gran Turismo 5 aparecería un Mercedes Benz SLS AMG, un coche que probablemente ayudó a ganar muchas carreras a los jugadores de la Play Station 3, algo más meritorio que en los videojuegos anteriores de la saga ya que en esta edición los coches por fin podían resultar dañados durante las carreras. Tras muchos años de intentos, Polyphony Digital llegó a un acuerdo con las marcas por el cual éstas cedían los derechos de imagen de sus automóviles aunque sufriesen desperfectos durante el juego.

En el Gran Turismo 6 encontramos dos coches míticos. Por un lado el Dodge Charger 440 R/T (el coche que siempre conduce Dominic Toretto en las películas Fast and Furious) un clásico de los 70 que nunca pasa de moda y todo lo contrario. El Rover Lunar, un todoterreno que tenía la luna como escenario. Un hecho que parecía sacado de una película de ciencia ficción pero que no perdía la esencia ni la ambientación del juego.

Y por último llegamos a uno de los mejores juegos de 2017: el Gran Turismo Sport. Un juego en el que en lugar de destacar un coche, lo que emocionó a la mayoría de los incondicionales fue la inclusión de Porsche, una marca que hasta el año pasado nunca había aparecido en la saga. Sin duda, volar con un Porsche 911 GT3 RS (991) por los escenarios del juego es una excusa perfecta para encender la Play Station 4. O quizá no, puede que sea más interesante echar mano de alguno de los primeros títulos de saga y disfrutar de los mejores coches de Gran Turismo.
Si quieres consultar la lista completa de coches de Gran Turismo Sport, tienes algunas incorporaciones que no puedes perderte.