Los coches de James Bond que queremos en nuestro garaje

Entra en nuestro post y descubre los cochazos del agente 007: Chevrolet Bel Air, Aston Martin, Rolls-Royce… ¿cuál eliges?

¿Quién no ha soñado sentirse como James Bond, a las órdenes de Su Majestad la reina de Inglaterra, salvando al país y esquivando balas? No, mentira, lo único que queremos tener en común con él es conducir alguno de los coches que ha utilizado para sus andanzas por todo el mundo. A James Bond, en el MI6 se ve que le prestaban coches como quien presta un euro para tomar el café. Sobre todo porque en muchas de las ocasiones el coche volvía en trozos a la base o simplemente desaparecía en alguna truculenta persecución o, lo que es peor, explosión.

Vamos a pensar que todos esos coches no sufrieron el rigor del trabajo del agente secreto y que disponemos de ellos. En Kilómetros que Cuentan te enseñamos algunos de los coches que compartieron la gran pantalla con el Agente 007: unos propios, otros alquilados y otros que utilizó tan solo com pasajero. ¡Mira! ¿Cuál eliges?

Chevrolet Bel Air convertible

Fue el primer coche que se utilizó en esta famosísima saga. La película, ‘Doctor No’, llegó a la gran pantalla en el año 1962 y el agente 007 (entonces Sean Connery) fue el privilegiado conductor de este vehículo de Chevrolet. El coche es del año 1957 y estaba considerado uno de los más elegantes y modernos de la época. Chevrolet produjo este coche desde el año 1953 hasta el año 1975. A los Chevrolet de lujo se les llamaba los ‘Bel Air’. Actualmente se venden en una franja de precios que oscilan entre los 20.000 y los 80.000 euros. ¿Quién no querría tener semejante bólido en el garaje?

Aston Martin DB5

Se considera el coche oficial de James Bond, ya que el agente secreto utilizó este vehículo en gran parte de sus películas. Fue el protagonista de cuatro ruedas de ‘Goldfinger’, ‘Operación Trueno’, ‘Goldeneye, ‘El mañana nunca muere’, y ‘Casino Royal’. Este coche – evidentemente no el mismo – tuvo también diferentes conductores, comenzando por el mítico Sean Connery además de Pierce Brosnan y el último James Bond hasta la fecha, Daniel Craig. La primera vez que salió a escena este vehículo lo hizo de casualidad, ya que no era el elegido en un primer momento por el director, pero la casa acaba de sacar a la venta este nuevo modelo y decidió aportar a la película el primer prototipo para lucirlo. Evidentemente las escenas peligrosas las hacía otro coche estándar. El coche es del año 1964 y se vendió por unos cuatro millones de euros en el año 2010. Es curiosos señalar que el modelo vendido – el original de la película – lo hizo con todos los extras que el agente secreto utilizaba para huir o perseguir a sus enemigos ¡Todo un lujo!

Rolls-Royce Silver Shadow

Una vez más un coche de lujo para el agente 007. Lo utilizó Timothy Dalton en la ‘Licencia para matar’ del año 1989. Este vehículo se produjo en Gran Bretaña entre los años 1965 y 1980. Fue el primer Rolls-Royce en tener un chasis monocasco y ,hasta el momento, es el coche que tiene un mayor número de unidades en el mercado de la marca. El nombre de ‘SIlver Shadow’ también tiene historia: iba a llamarse ‘Silver Mist’ (Nube de plata) por ser la continuación de antecesor el ‘Silver Gold’. Pero en Alemania ‘mist’ significa ‘basura’ por lo que decidieron cambiar el nombre para evitar problemas. Uno de los avances de este coche, además de ser monocasco lo que otorga mucho más espacio a los pasajeros es que se utilizaron frenos de disco y una suspensión trasera independiente. Poseía también un novedoso sistema hidráulico de alta presión. En el año 2015, este famoso vehículo estaba a la venta de segunda mano por tan solo 10.000 euros. Estamos seguros que su nuevo propietario estará encantado con esta adquisición tan económica.

BMW Z8

Es el vehículo oficial de ‘El mundo nunca es suficiente’ del año 1999. Su conductor, Pierce Brosnan. Pero no solo fue un vehículo de película, también estuvo presente en los videojuegos ‘007 Racing’ y ‘James Bond 007: Agent Under Fire’. Es un coche de gran lujo del que solo existen 5.703 unidades y se empezó a fabricar en el año 1999 hasta el año 2003. Fue una especie de variante del BMW Z07 por lo que comparte la mayoría de las características. Tal fue el éxito de este modelo, que se decidió la construcción de un coche que sería, al fin y al cabo, para coleccionistas. La mayoría de los Z8 se exportaron a Estados Unidos. Poseía un motor V8 de 4.9L y 32 válvulas y en un test realizado por la revista ‘Car and Driver’ superó al moderno Ferrari 360 Modena en aceleración, frenado y manejo. En la época costaba alrededor de los 124.000 euros. Toda una joya con la que los fans de los coches de película sueñan.

Aston Martin DB10

Es el coche que maneja Daniel Craig en ‘Spectre: 007’ del año 2015. De nuevo un Aston Martin pero esta vez con una curiosidad muy especial: fue creado especialmente por la marca británica para la película de James Bond. Es un turismo cupé de 2 puertas con motor central delantero y tracción trasera. Posee un motor V8 de 4.7 litros y transmisión manual de seis velocidades. Su diseño fue especialmente confeccionado, con todos los detalles, por el diseñador industrial de Aston Martin, Marek Reichman en estrecha colaboración con el director de ‘Spectre’, Sam Mendes. Es uno de los vehículos más exclusivos de Aston Martin, y desde luego de la saga, ya que solo se construyeron diez unidades. Actualmente se puede adquirir una versión de este vehículo con el novísimo Aston Martin Vantage, heredero real tanto de la configuración interna como de la línea de diseño del vehículo de la saga. Todo un coche de lujo que costará alrededor de 154.000 euros. ¿Qué prefieres la nueva versión o el original?

Estos son solo cinco de los numerosos vehículos, casi siempre Aston Martin, que condujo James Bond al servicio del MI6, pero también ha llevado algún vehículo alquilado cuando había algún cambio de planes en la misión, como el Sunbeam Alpine, el Ford Galaxie 500 o el Volvo S40. Además, no podemos olvidarnos que James Bond también ha sido el pasajero de excepción de otros muchos vehículos que, aunque no dudamos que estaban al alcance del Servicio de Inteligencia Secreto británico, no llegaron a prestarle como el Lincoln Continental, el Jeep Wagoneer o el Ford 4X4 Pick-up.

¿Con cuál te quedas? Es difícil elegir uno y más difícil todavía cambiar de modelo con la ligereza que lo hace el duro agente secreto. Aun así te recomendamos que no sigas su estela de destrucción automovilística. ¡Será mejor para tu bolsillo!

Los coches de James Bond que todos queremos

  • Chevrolet Bel Air convertible
  • Aston Martin DB5
  • Rolls-Royce Silver Shadow
  • BMW Z8
  • Aston Martin DB10