Coches más fiables: características de un vehículo fiable

A la hora de elegir un vehículo buscamos fiabilidad. ¿Qué factores influyen para conseguirla? ¡Descúbrelo en Goodyear!

Cada año, decenas de encuestas, estudios, valoraciones y premios desvelan cuáles son los coches más fiables del año, cuáles son los vehículos con más y menos averías e, incluso, cuáles son los mejores coches del año.
Al analizar toda esa información podemos conseguir identificar las cualidades que distinguen a los mejores coches. Por eso, hemos reunido los estudios de los organismos más importantes del mundo y las clasificaciones que se publican en distintos países para saber qué deben tener los coches más fiables.

Los coches más fiables: investigación e innovación

Sin duda, todos los coches elegidos en los primeros lugares de las clasificaciones de coches más fiables coinciden en una característica primordial: todos acumulan horas y horas de investigación en sus centros de innovación que, después de mucho trabajo y miles de pruebas, llegan a los vehículos que se venden en los concesionarios. Sin esa investigación y sin esa innovación sería imposible mantener los altos niveles de fiabilidad que cada año muestran la gran mayoría de marcas de la automoción.

Cuando vamos a comprar un coche muchas veces nos sorprendemos del precio sin tener en cuenta la inversión en investigar tanto los materiales que se van a utilizar como el diseño que tendrá finalmente cada modelo. Esa investigación es la base de la innovación, de que cada año los coches sean más fiables y duraderos al introducir mejoras que han pasado antes por los bancos de pruebas más duros y exigentes.

Los coches más fiables

¿Qué deben tener los coches más fiables hoy en día?

Independientemente de la marca que lo diseñe y lo fabrique, un vehículo debe tener ciertas características, tanto en su estructura como en el diseño, el equipamiento y, cómo no, en la calidad de las piezas y materiales que utilice. Éstas son algunas de las características de fiabilidad más importantes para los coches de hoy en día.

Seguridad

Es una de las mayores evoluciones que han sufrido los vehículos y tienen una gran parte de la ‘culpa’ de la reducción en el número de víctimas por accidentes de tráfico: sistemas de frenado ABS y elementos de ayuda en la frenada, cinturones de seguridad (http://kilometrosquecuentan.com/cinturon-seguridad/)en todas las plazas o el control de estabilidad son sólo algunas de las mínimas recomendadas para un coche en el siglo XXI.

Motor fiable

Nadie puede garantizar cuánto durará el motor de nuestro coche, pero lo mínimo que se le pide hoy en día a un vehículo con motor de gasolina es de 250.000 kilómetros, una cifra que asciende hasta los 300.000 kilómetros en el caso de los diesel.

Cadena de distribución

Sólo un 20% de los coches lleva esta pieza en el motor, mientras que el 80% restante utiliza correa. Sin embargo, la gran mayoría de expertos coinciden en que la cadena de distribución es mucho más fiable que la correa, que se tiene que cambiar entre los 60.000 y los 140.000 kilómetros, una operación que cuesta sobre 500 euros. No hacerlo nos llevará a sufrir una avería que provocará daños que pasarán de 2.000 euros. Todo esto se evita si el coche lleva cadena de distribución, ya que ésta durará lo mismo que dure el motor.

Gasolina mejor que diesel

Los motores de gasolina son más fiables que los diesel y, cuanto más sencillos sean, menos problemas darán. Por eso un coche de gasolina, que no tenga turbo, ni complicados sistemas anticontaminación será mucho más fiable que sus rivales.

Caja de cambios manual

Como en el caso anterior, cuanto más simple sea el diseño de los vehículos, más fiables son y el cambio es en una de las características que más se nota. La caja de cambios de los coches automáticos suelen necesitar más atención que las de cambio manual que, además, se estropean bastante menos, por lo que son más fiables. Lo mismo sucede en otras partes del vehículo: cuanto más sencilla sea la mecánica, más durabilidad nos dará.

Materiales de calidad

Todos pensamos que los vehículos, cuando salen de fábrica, llegan con los mejores materiales posibles a nuestras manos, pero no siempre es así. Elegir buenos materiales para que los acabados del vehículo sean perfectos, tanto en el interior como en el exterior, es indispensable para que no den averías y, por tanto, ganen fiabilidad.

Tamaño y maletero

Sí, el tamaño también importa cuando hablamos de fiabilidad. Un vehículo debe ser amplio y distribuir correctamente todos los elementos que lo integran. De esa forma evitaremos accidentes o problemas que puedan afectar a la durabilidad del coche.

Con el maletero pasa lo mismo: es importante que tenga una correcta accesibilidad para evitar accidentes y una capacidad acorde con nuestras necesidades.

Pocas averías

Es el resumen de todo lo que supone disponer de un coche fiable: da pocos problemas. Una fórmula para conseguirla es disponer de un vehículo con pocos elementos automáticos, aunque ello redunda en la comodidad de los pasajeros.

En pleno siglo XXI todos tenemos ventanillas automáticas, muchos disponen de retrovisores automáticos y no son pocos los vehículos cuyos asientos también se colocan de manera automática, sólo por poner algunos ejemplos. Son evoluciones a partir de la investigación que hacen nuestros coches más cómodos, pero también provocan más averías, lo que afecta a su fiabilidad.