Coches voladores: el futuro ya está aquí

11 abril | 2019 | Goodyear

Los coches voladores están más cerca que nunca. En Goodyear te enseñamos 4 modelos que revolucionarán la industria

De la carretera al cielo. Seguramente esta frase la escucharemos muy a menudo a partir de ahora, porque los coches voladores ya son una realidad. Algo que, hace pocos años, parecía sacado de una película de ciencia-ficción comienza a ser verdad en 2019, ya que este es el año en el que varias compañías empiezan a vender sus primeros prototipos.

El coche volador va a revolucionar el mercado del motor, de hecho, ya lo está haciendo. Según la firma global de servicios financieros Morgan Stanley Research, este nuevo vehículo va a aportar al sector del automóvil grandes beneficios. Se calcula que, en el año 2040, los coches voladores podrán mover cifras de hasta 1,3 billones de euros.

La tecnología es imparable y el sector del motor está ascendiendo en una carrera meteórica que, de momento, tiene los ojos puestos en el cielo. El espacio aéreo cambiará (ya lo está haciendo con la incorporación de los drones) y habrá que revisar exhaustivamente las normas tanto de tráfico como aéreas.

Pero por el momento, vamos a hablar de realidades. Los coches autónomos y la nueva tecnología está cambiando el sector del motor. Nadie puede quedarse atrás. El usuario exige lo último en tecnología y diseño y quiere los últimos avances al alcance de la mano. En ese sentido, Goodyear se ha unido a esta imparable carrera presentando, en este pasado mes de febrero, en el Salón Internacional del Automóvil, un nuevo formato de neumático: Goodyear aero.

Goodyear Aero: el neumático para coches autónomos y aéreos

Goodyear Aero es la revolución de los neumáticos: un neumático ‘’dos en uno’’ que sirve para la conducción por carretera y para surcar el cielo. Al tanto de los problemas de gestión de tráfico y transporte urbano que hay, sobre todo, en las grandes ciudades, Goodyear tiene como objetivo desarrollar tecnología que se convierta en la base de las soluciones de movilidad. En ese campo, el Goodyear Aero puede convertirse en el neumático por excelencia de este nuevo modo de conducción.

Sus características lo convierten en un producto innovador. Es una estructura no neumática (una cubierta sin aire) con un diseño multimodal: basado en el concepto de rotor de inclinación, es un tren motriz que pasa a convertirse en un sistema de propulsión cuando se cambia de posición. Es decir, está preparado para soportar los envites de la carretera así como para actuar como hélice y girar a la velocidad necesaria de un rotor para su elevación vertical. Actúa por propulsión magnética, gracias a la cual este neumático puede conseguir la velocidad necesaria de rotación tanto para levantar el vehículo como para propulsarlo en el aire. Esta es una idea que surge a partir de otro de los innovadores neumáticos de Goodyear, el Eagle-360. La inteligencia artificial también juega un papel muy importante en el neumático Goodyear Aero. Gracias a la IA, podrá haber una comunicación fluida entre neumáticos y vehículo e incluso entre vehículos por lo que cualquier problema que pueda haber puede anticiparse e, incluso, solucionarse antes de que suceda. En definitiva, Goodyear Aero se convertirá en el neumático que todos los coches voladores necesitan.

Pal V Liberty Pionner Edition, el primer coche volador

La primera noticia que tuvimos de un prototipo real de coche volador se produjo el año pasado en el Salón Internacional de Ginebra. Allí se habló del coche volador Pal V Liberty, de la compañía alemana Pal V International, una de las propuestas más viables que ya se puede reservar y comprar. Su precio oscila entre los 299.000 y los 500.00 euros y es un vehículo biplaza, con un peso de, aproximadamente 700 kilos y que puede llegar a cargar un poco más de 900 kilos entre carga y pasaje.

El concepto de vuelo en el que se basa es la tecnología giroplano, que garantiza más estabilidad que un helicóptero y tiene mucha más facilidad de uso. Cuenta con tres motores (dos de ellos destinados al vuelo con  una potencia de 200 CV). El tercer motor es únicamente para su uso en carretera y tiene un potencia de 100 CV. Alcanza hasta los 3.500 metros de altitud y puede llegar a recorrer una distancia de unos 500 kilómetros por aire. Por tierra tiene una autonomía de 1.300 kilómetros.

Por el momento solo hay a la venta 90 unidades y, entre los lugares en los que se puede comprar está un concesionario de lujo de Marbella. Un especie de lugar emblemático del lujo y el poder adquisitivo para poder hacerse con una de las primeras unidades del Pal V Liberty Pionner Edition.

Pero este no es el único prototipo que existe, aunque puede decirse que sí es el  primero en estar a la venta.

Otros modelos de coche voladores

El Pal V Liberty no es el único modelo que, en un tiempo relativamente corto, estará a la venta. Podremos elegir entre estos otros modelos:

Terrafugia transition

Aunque el período de preventa de este coche volador comenzó en octubre del año pasado, no será hasta este año (todavía quedan meses por delante) que podremos ver a algún feliz propietario de este modelo. Con el aspecto de una avioneta, más que de un coche, el Terrafugia Transition es un vehículo biplaza de la compañía china Terrafugia, con sede en Estados Unidos.

Este prototipo necesita una pista convencional de avión para despegar, cuenta con un sistema de propulsión híbrido que permite una velocidad máxima de unos 160 km/h y podrá realizar trayectos en el aire de hasta 640 kilómetros. La altura que podrá alcanzar este vehículo serán los 427 metros y tendrá una carga útil de poco más de 200 kilos entre pasaje y carga. Este prototipo cuenta con todas las medidas de seguridad exigidas por Administración Federal de Aviación estadounidense y la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras. Por ello cuenta con cinturones de seguridad y airbags como los coches convencionales así como paracaídas. Además, contará con cámaras de visión trasera para una mejor conducción por carretera. Su precio es de alrededor los 350.000 euros y se podrán realizar vuelos de prueba que costarán alrededor de 25 euros los 10 minutos. Este primer prototipo saldrá a la venta, según los creadores, casi al tiempo que el que denominan TF-2, que contará con una diferencia notable sobre el primer vehículo, podrá despegar en vertical, lo que no hará necesaria una pista convencional para comenzar a volar.

Aeromobil 4.0, el precursor

Se podría reservar desde el año 2017 aunque saldrá a la venta real en el año 2020. La primera partida de coches rondará las 500 unidades a cargo de la empresa eslovaca Aeromobil. A diferencia de otros modelos, que se regirán por las leyes de aviación y tráfico de Estados Unidos, este vehículo biplaza está pensado para recorrer Europa por tierra y aire. El vehículo, con las alas plegadas, mide casi 6 metros de largo y poco más de 2 metros de ancho. Sus alas tendrán una envergadura de casi 9 metros. Con un peso de unos 700 kilos, este vehículo tendrá una autonomía de unos 700 kilómetros por tierra y 750 kms por aire. Por carretera podrá alcanzar una velocidad máxima de unos 160 km/h. Por aire alcanzará una velocidad de crucero de casi 260 km/h y una velocidad máxima de 360 km/h. La idea de este modelo empezó a gestarse en la imaginación de su creador, el piloto eslovaco Stefan Klein en los años 90. El primer prototipo que se lanzó fue el 2.5. Este modelo, el 4.0, es la versión mejorada y ya no tiene a Klein entre su equipo de lanzamiento.

Samson Switchblade, un Chevrolet volador

La empresa con sede en Oregon Samson tiene claro que un coche volador tiene que parecerse… ¡a un coche! Por eso su prototipo es el que más se parece a un vehículo convencional. Basado en la relación peso-potencia de un Chevrolet Corvette de 2017 este coche volador es un vehículo biplaza algo más modesto que los anteriores. El Samson necesita, al menos, 335 metros de pista para despegar y 488 metros para aterrizar. Cuenta con tres ruedas y sus alas y colas se despliegan y pliegan en tan solo 3 minutos. En su versión terrestre tiene 5,1 metros de largo y 1,8 metros de ancho, además de una altura de 1,5 metros. En su versión aérea, es decir, con las alas desplegadas, alcanza una envergadura de 8,2 metros. El peso total que puede tener el vehículo al despegar es de 794 kilos, entre ellos, solo 22 kilos destinados a equipaje. Puede alcanzar una altura de 3.900 metros y alcanza, en vuelo, los 305 km/h con una velocidad de crucero de 257 km/h. En tierra podrá alcanzar los 200 km/h con una autonomía de 754 kilometros.

¿Y  los requisitos para conducir un coche volador?

Aunque todavía no está muy claro de qué modo se podrán incluir este tipo de vehículos voladores tanto en el espacio aéreo como en las carreteras convencionales, lo que sí está claro es que hay que tener ciertas licencias básicas. Para utilizar uno de estos vehículos voladores habrá que estar en posesión del carnet de conducir B y, al menos,  de la Licencia de Piloto Privado (PPL), además de pasar unas pruebas médicas. De todos modos, este tipo de cuestiones será algo que se solucione sobre la marcha, al igual que se ha hecho en el caso de los drones en el espacio aéreo o de los patinetes eléctricos en carretera.

En definitiva, la tecnología ha avanzado tanto en los últimos años que ha supuesto una revolución en el sector del automóvil. Y seguramente todavía nos quede asistir a infinidad de novedades, mientras se van ajustando tanto las normas como la manera de conducir estos nuevos vehículos. El futuro ya está aquí.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan