¿Qué es el common rail y para qué sirve?

19 septiembre | 2019 | Goodyear

Más del 70% de los coches diésel utilizan la tecnología common rail. En Goodyear te contamos en qué consiste y cómo funciona este sistema de inyección. Si quieres conocer todo sobre sus componentes, funcionamiento y qué ventajas aporta a nuestro vehículo, has llegado al lugar adecuado. Sigue leyendo

¿Qué es el common rail?

El common rail es una tecnología que se aplica únicamente en los motores diésel y supuso un antes y un después en cuanto a rendimiento y eficiencia de los motores. Fue la marca alemana Bosch quien lanzó el primer sistema al mercado y lo hizo en 1997. Lo llamó así por el acumulador de alta presión compartido (raíl común) que suministra el combustible a todos los cilindros.

El common rail es posiblemente el sistema más eficiente de inyección que montan los vehículos diésel actualmente. Su función es hacer que el combustible pase desde el depósito a los inyectores. Puede parecer algo obvio, pero no lo es tanto: el rendimiento del coche y sus consumos depende de la sincronización perfecta en este estadio del propulsor.

Common Rail Diesel

Traduciendo el término ‘common rail’, se trata de un único conducto para llevar el combustible hasta los inyectores, consiguiendo con ello una mayor precisión y presión que se reparte por igual. Esto implica que sean innecesarios el uso de mecanismos que adapten la presión del gasoil en cada uno de los inyectores.

En los motores a gasoil, con sistemas de inyección tradicionales, es necesario que la presión del diésel se genere de forma individualizada en cada inyección. Pero con el sistema common rail, la generación e inyección de la presión se realizan por separado. Esto implica que el combustible está siempre disponible y con la presión adecuada para su inyección.

El funcionamiento del common rail

Este sistema destaca por ser relativamente sencillo. Su funcionamiento se inicia cuando el combustible que hay en el depósito del coche se encuentra a baja presión y esto imposibilita que el motor lo aproveche correctamente.

Con el common rail se habilita una bomba eléctrica que envía el gasóleo a una segunda bomba, que es capaz de trabajar a altas presiones. El common rail podría trabajar a unas presiones comprendidas entre los 300 y los 2000 bares.

Esta bomba de alta presión podría estar ubicada tanto fuera como dentro del depósito. Es precisamente desde aquí desde donde se envía el gasoil al conducto común o common rail. Desde este conducto se proporciona el combustible a los distintos cilindros a través de una serie de ramificaciones; esto es lo que hace a este sistema mucho más eficiente y que reduzca los consumos.

El sistema common rail lleva más de 20 años en las cadenas de producción y está en constante renovación.

¿Cuáles son los componentes del common rail?

Los componentes principales de este sistema son dos bombas de presión y el conducto común para pasar el combustible, pero no son los únicos: también encontramos diversos sensores, reguladores de presión o los inyectores hidráulicos que son de vital importancia para que el propulsor funcione de forma óptima.

A través de los sensores, la bomba es capaz de realizar múltiples preinyecciones de gasoil para que el inyector siempre rinda al máximo. Esto es posible gracias a estos inyectores y su detección electrónica.

Entre esos diferentes sensores están el sensor de régimen y el sensor de fase. La funcionalidad del primero es sincronizar la inyección de combustible, mientras el segundo se encarga de controlar el momento de combustión en el que se encuentra cada uno de los cilindros.

Otro sensor es el acelerador y su objetivo es detectar el mensaje que el conductor envía cuando acelera y éste dosifica la cantidad de gasoil exacta para aumentar la velocidad o frenar el vehículo.

Ventajas del common rail, el sistema que optimiza nuestro vehículo

Estamos ante un sistema que se ha probado sobradamente en los últimos años y se ha demostrado que no existe otro que pueda mejorar más el rendimiento y los consumos de combustible de nuestro vehículo.

Su principal virtud es que optimiza la presión a la que el diésel pasa a los inyectores, lo que supone una alta reducción del consumo de combustible y la eliminación de muchos de los gases contaminantes emitidos por los motores más obsoletos.

Esto se produce al disminuir la cantidad de gasoil aportada y aumentar la presión. El common rail hace que con menos cantidad de diésel se saque mayor rendimiento de potencia. Esta no es la única razón que hace de este sistema el elegido por los actuales motores diésel: también evita la necesidad de montar piezas mecánicas, lo que supone una gran ventaja.

Principales ventajas del Common rail

  • Inyección de combustible limpia y muy eficiente, debido a las cortísimas distancias de pulverización y a la inyección múltiple.
  • Bajas emisiones y mayor potencia en el motor.
  • Optimización del consumo de combustible.
  • Se puede implementar en todos los vehículos debido a su diseño modular.

El common rail es uno de los sistemas de inyección más eficientes que utilizan los vehículos hoy en día y su uso se ha estandarizado en los últimos años para que los coches diésel ofrezcan cada vez más y mejores prestaciones. Sus ventajas son bien conocidas por los fabricantes, pero los grandes beneficiados de su uso somos los conductores.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan