5 consejos para mantener el embrague de tu coche en buenas condiciones

¿Sabías que realizar un correcto mantenimiento del embrague es esencial para ahorrar gasolina?. ¡Entra y conoce cómo se debe cuidar un embrague!

Conducir cuidando el uso que hacemos del embrague debe ser parte esencial de tus hábitos al volante. El embrague controla la transmisión del motor para los cambios y tiene importancia capital en el consumo de combustible. Como es un sistema sujeto a desgaste, como conduzcas influirá, y mucho, la durabilidad de todos los componentes de la transmisión, así que presta mucha atención a cómo lo utilizas para evitar tener que pasar por el taller por un mal uso.

Existen algunas señales fáciles de detectar que nos señalan el estado del embrague. Entre los más obvios y extremos están la pérdida de fuerza del coche y las vibraciones durante el arranque, pero hay otros fáciles de detectar:

  • ¿Sientes patinar el embrague al retirar el pié?
  • ¿El pedal duro y pesado?
  • ¿Vibraciones  en el embrague cuando lo dejas de presionar?
  • ¿Ruido al pisar?

Cualquiera de estos comportamientos indica un problema que antes o después tendremos que resolver. Pero lo mejor es no dejar que la sangre llegue al río. Para ahorrar y reducir el número de visitas al taller, te damos a conocer ahora algunos cuidados que cualquier conductor puede y debe tener.

embrague

 

Cinco consejos para ahorrar combustible y en el taller

1- El erro más común, y que muchos cometen después de algunos años conduciendo, es el vicio de dejar descansar el pié en el pedal de embrague. Es un mal hábito que provoca un calentamiento excesivo del disco y, en consecuencia, el desgaste prematuro de componentes. El pedal está para usarse sólo durante el cambio de velocidades.

2- Desembragar el coche cuando está parado. En un semáforo, por ejemplo, coloca el cambio en punto muerto y no presiones el pedal.

3- En planos inclinados, opta por el recurso del freno de mano, en vez del juego acelerador/embrague. Es otro de los comportamientos que más impactan en la vida útil de tu disco de embrague.

4- Arranca siempre en la rotación y marcha más reducida que te sea posible. Nunca arranques en segunda. Al variar tu velocidad de conducción, cambia la marcha secuencialmente, de acuerdo con las rotaciones, de modo que todo el sistema actúe de forma suave.

5- Evita los acelerones y reducciones bruscos y procura siempre ese “punto” en que el motor de tu coche se defiende mejor. Es muy importante notar el momento correcto entre la suelta del embrague y la aceleración. Si aceleras mucho sin soltar el pedal, sentirás “estrangularse” al motor, disparando el consumo de combustible.

Son pequeños detalles que, muchas veces, nos enseñaron en la autoescuela y hemos ido olvidando a lo largo de los años. Y nunca es tarde para corregir erros, sobre todo cuando es nuestro bolsillo lo que está en riesgo.