Cómo aparcar un coche

Aprende con Goodyear a aparcar un coche con seguridad y ¡a la primera! Te mostramos los mejores trucos para aparcar

Es una de las maniobras básicas para conducir y, al tiempo, la más temidas entre los conductores  noveles: cómo aparcar un coche. Las cámaras traseras, los sensores, apps y los asistentes para aparcar son ayudas al conductor. Pero, desde Goodyear te enseñamos algunas recomendaciones para aparcar con seguridad y ¡a la primera!

Recomendaciones básicas para aparcar bien

La clave para ejecutar la maniobra de aparcamiento de forma correcta es hacerlo sin miedo ni presión. Olvídate de hacerlo de forma rápida, piensa en hacerlo bien y sigue una serie de recomendaciones básicas que irás perfeccionando con la experiencia:

  • Asegúrate de que no entorpecer la circulación de los demás vehículos.
  • Toma referencias clave para aparcar: determina la posición que tiene tu vehículo al inicio de la maniobra y el espacio del que dispones.
  • Ten un buen ángulo de entrada al lugar donde quieras aparcar: gira más o menos el volante para iniciar la maniobra dependiendo del espacio y las características de la calzada.
  • La distancia con el otro vehículo es clave. Fundamental contestar a la pregunta: ¿cabe mi coche ahí?
  • Ten en cuenta el ancho de la calzada para el estacionamiento. El espacio del que dispongas para hacer el giro en el aparcamiento es lo que determinará si te vas al bordillo de la acera o no.
  • Si tocas el bordillo demasiado pronto, sal e inicia de nuevo la maniobra pero con un ángulo de entrada inferior, girando menos el volante.

Cómo aparcar bien

Trucos para aparcar tu coche

¿Sabes cómo aparcar en línea, en batería o en oblicuo? En Goodyear, te contamos los consejos para aparcar a la primera en cualquier situación.

Cómo aparcar en batería

Aparcar en batería es la maniobra más difícil dentro de los tipos de aparcamiento, sobre todo, a los conductores noveles. Si tienes que aparcar el coche en batería, puedes hacerlo de frente (metiendo primero la parte delantera del coche) o marcha atrás. En el segundo caso, hay algunos trucos con los que te resultará más fácil:

  • Señaliza que vas a estacionar.
  • Utiliza como referencia el coche aparcado al lado. Coloca el coche en perpendicular a él a una distancia de medio metro aproximadamente.
  • Comienza la marcha atrás, girando todo el volante en dirección al espacio en que vas a aparcar.
  • Toma como referencia tu rueda trasera. Cuando sobrepases el faro del otro vehículo sabrás que la maniobra se ha iniciado correctamente.
  • Finaliza la maniobra marcha atrás con el volante girado, utilizando esta vez el espejo retrovisor exterior para controlar la ubicación del coche aparcado a nuestro lado.

Aparcar coches

Cómo aparcar en línea

La clave para el aparcamiento en línea o aparcamiento en paralelo es situar el vehículo en una línea paralela al lateral de la calzada, a diferencia del aparcamiento en batería donde se sitúan los vehículos en perpendicular. La maniobra de aparcamiento en línea requiere sobrepasar el hueco donde se va a aparcar y situarse paralelamente al vehículo estacionado delante, con la parte trasera alineada con él. ¿Trucos?

  • Comienza la marcha atrás en línea recta.
  • Usa como referencia que el eje trasero de tu coche para mantenerlo a la altura del parachoques del vehículo aparcado delante.
  • Gira el volante hacia la dirección en que quieres aparcar el coche y continúa marcha atrás hasta que en tu espejo retrovisor exterior puedas ver el faro delantero interior (es decir, el que queda al lado de la calzada) del coche aparcado detrás.
  • Gira todo el volante hacia la dirección contraria, continuando marcha atrás.
  • Utiliza la primera marcha para rectificar para centrar el coche o repetir la maniobra y dejar espacio con el bordillo y el resto de vehículos.

Cómo aparcar en oblicuo

El aparcamiento en oblicuo es sencillo. Es habitual hacerlo de frente y metiendo directamente la parte delantera del coche. Este es el paso a paso para evitar errores:

  • Señaliza la maniobra con antelación y reduce la marcha.
  • Ábrete un poco, girando el volante hacia el lado contrario al estacionamiento.
  • Gira el volante completamente al lado contrario e introduce tu vehículo en el hueco
  • Usa los retrovisores para centrar el coche y dejar espacio al resto de vehículos.

Aparcar el coche es sencillo siempre que sigas unas sencillas recomendaciones. Fundamental en cualquier caso: tomar como referencia la posición del resto de vehículos y rectificar la posición de nuestro propio vehículo siempre que sea necesario, actuando con seguridad, sin presión y respetando al resto de los usuarios de la calzada.