Cómo arrancar un coche sin batería

Si no puedes llegar al taller, utiliza estas ideas que te proponemos en Goodyear para arrancar el coche sin batería ni pinzas

Entre las averías más frecuentes relacionadas con el mantenimiento de nuestro coche, está quedarse sin batería. Alarmas, cierre centralizado, elevalunas eléctrico, sistemas de navegación se alimentan con la energía de la batería incluso cuando el vehículo está aparcado. Por eso, prestar atención a la batería del coche cuya vida útil ronda los 5 años es de vital importancia para evitar sustos en carretera. Pero llegado el momento y si no existe la posibilidad de cargar la batería con pinzas, en Goodyear te contamos cómo arrancar un coche sin batería.

¿Sabes cómo y cuándo cambiar la batería del coche? Permanece atento a las señales de tu propio coche y sé consciente de los factores de riesgo que acentúan un mal funcionamiento como exposición a bajas temperaturas o largos períodos de tiempo sin uso. Revisar la batería del coche cada 6 meses cuando el vehículo tiene más de dos años de antigüedad puede evitarte problemas. Pero en caso de que la prevención no haya sido suficiente, te mostramos cómo arrancar un coche sin batería y sin pinzas. Una maniobra que no es aconsejable salvo que sea el último recurso (pinzas, grúa, booster son opciones previas) ya que puede producir averías en el catalizador y porque, hasta que el coche no arranque, no tendrás ni servofreno ni dirección asistida. Aun así, esta maniobra puede sacarte de un apuro.

Coche sin batería

Para arrancar un coche sin batería pon punto muerto y acciona el contacto. Suelta el freno de mano y, si estás en cuesta, el coche comenzará a andar. Si no, necesitarás que alguien empuje el coche en llano o cuesta abajo para facilitar el proceso de arranque. El freno estará recio y es probable que no responda bien en caso de emergencia. No tendrás tampoco servofreno ni dirección asistida, así que es importante ser especialmente cuidadoso al realizar esta maniobra para no poner en peligro ni la circulación de otros vehículos y peatones ni la seguridad del propio coche.

Cuando el coche sin batería alcance una velocidad de unos 10- 15 kilómetros por hora, aproximadamente, pisa el embrague al fondo y mete la segunda marcha. La inercia hará que el motor se ponga en marcha y la batería cogerá algo de carga durante la marcha, lo que te permitirá conducir con normalidad. Realiza un conducción suave y evita paradas para que la batería del coche acumule la suficiente carga para conducir con normalidad hasta tu taller de confianza para revisar el estado de la batería y detectar el origen de la avería o proceder a su cambio. Ten en cuenta que si tras poner las pinzas o realizar la maniobra de forzar el encendido, la batería no retiene la carga es muy probable que le falte agua destilada a los vasos, o que la batería haya llegado al final de su vida útil. Si después de rellenar los vasos con agua destilada y recorrer unos kilómetros más la batería continúa sin retener carga, la opción será sustituirla por una nueva o intentar aplicarle una carga completa empleando un cargador para baterías.

Cómo funciona un arrancador de bolsillo para cargar batería

Las pinzas o el empujón no son las únicas opciones en caso de que falle la batería. Usar un arrancador de bolsillo o booster es una solución óptima para arrancar un coche sin batería ya que se evitan los picos de tensión que pueden producirse al conectar las pinzas a otro vehículo. Son baterías auxiliares que deben tener una capacidad de al menos 8.000 mAh. Para su uso correcto, comprueba que todos los elementos del vehículo estén apagados (luces, radio, aire acondicionado..). del vehículo estén apagados. Sólo tendrás que conectar sus cables el positivo con el borne positivo de tu batería y lo mismo con el negativo, encender el arrancador de baterías y accionar al contacto del coche.

Para arrancar un coche sin batería, la opción más extendida sigue siendo el uso de pinzas, pero recuerda que tienes otras opciones que pueden ayudarte en un momento de necesidad.