Cómo cambiar neumáticos: guía para cambiar los neumáticos fácilmente

Descubre con Kilómetros que Cuentan cómo cambiar los neumáticos y la forma más rápida y eficiente de intercambiarlos

¿Sabes cómo cambiar un neumático? Ante un pinchazo o un reventón hay que tener en cuenta varios factores a la hora de proceder a su repuesto. Descubre con Kilómetros que cuentan todo lo que debes saber para cambiar los neumáticos de tu coche y cuál es la forma más rápida y eficiente de intercambiarlos.

Antes de cambiar los neumáticos de tu coche debes conocer su equivalencia para que el coche se comporte correctamente sobre el asfalto. Del mismo modo, antes de seleccionar un neumático de sustitución, es interesante conocer las opciones de las que dispones. Por ejemplo, adquirir un neumático ecológico puede aumentar la eficiencia de tu conducción llegando a ahorrar hasta un 5% en combustible y montar un neumático de verano tendrá menor desgaste a elevadas temperaturas. Estas alternativas que ayudarán a la preservación del medio ambiente y ayudarán a tu economía.

Una vez que tenemos claros estos conceptos, la maniobra de cambio de neumáticos es sencilla. Si acudes periódicamente a tu mecánico, es probable tus neumáticos no se encuentren desgastados y su alineación y presión sea la correcta por lo que las posibilidades de un pinchazo son muy reducidas. Sin embargo, siempre cabe alguna posibilidad y es bueno saber cómo cambiar un neumático pinchado.

Primer paso: seguridad ante todo

Lo primero que tienes que hacer si notas que tu vehículo empieza a perder estabilidad o si escuchas como el neumático pierde aire es reducir poco a poco tu velocidad hasta quedar completamente estacionado en un lugar con gran visibilidad y sin obstaculizar el tráfico. Es preferible que no sea en pendiente y que el suelo sea firme. Antes de salir del coche recuerda poner el chaleco reflectante y acto seguido coloca los triángulos de emergencia (a 50 metros del vehículo). En caso de ser de noche, extrema todavía más la precaución y no olvides dejar el alumbrado encendido incluyendo las luces de emergencia.

El siguiente paso es la evaluación de daños, pero no únicamente del neumático. Revisa que todo lo demás esté en orden y valora la posibilidad de avisar al servicio técnico de asistencia en carretera si crees que debido al tráfico o a las condiciones de la carretera tu seguridad no está garantizada. Recuerda que los profesionales pueden ayudarte cambiando o reparando un neumático. La mayoría de pinchazos, agujeros causados por clavos o cortes de hasta 0,64 cm en la banda de rodadura de los neumáticos pueden repararse si los daños se encuentran en la banda de rodadura. Puedes encontrar aquí el distribuidor Goodyear más cercano.

Cambiar un neumático paso a paso

Desmontar un neumático a mano puede parecer complicado, pero en realidad basta con seguir los pasos correctamente. Localiza la rueda de repuesto, el gato y la llave (si desconoces su paradero prueba a consultar el manual de usuario del coche). Si tu coche tiene tapacubos, quítalo y si cuenta con un tornillo antirrobo empieza por sacarlo con el adaptador especial que tienes junto al gato.

El siguiente paso es aflojar los tornillos del neumático con la llave y colocar el gato en el chasis a la distancia que indica el manual del coche (suele ser junto a la rueda derecha delantera o la trasera izquierda, teniendo en algunos casos una placa adicional de seguridad para que el gato soporte el peso de forma nivelada). Revisa que el freno de mano esté puesto y empieza a girar la manivela hasta que el neumático pinchado no toque el suelo. Un truco para cambiar el neumático con seguridad es que pongas la rueda de repuesto justo a continuación del gato para que, en caso de que falle, ampare la posible caida del coche. Nunca eleves el gato a su máximo nivel, la torsión que ejerce el vehículo sobre él podría romperlo.

Una vez tengas el coche elevado retira los tornillos que habías aflojado previamente y saca el neumático pinchado.

El neumático de repuesto

Pon el neumático en el eje y aprieta los tornillos con los dedos. Retira la rueda que habías puesto a modo de protección y baja el coche. Una vez esté apoyado en el suelo, ajusta fuertemente las tuercas con la llave y recoge todas las herramientas.

¿Ya has acabado de cambiar los neumáticos? No, falta uno de los pasos más importantes. Dirígete a la gasolinera más cercana y comprueba la presión de tus neumáticos. Recuerda que si no lo haces podrías volver a pinchar en poco tiempo. Por otro lado, si tu neumático de repuesto es de “galleta” únicamente te durará 80 kilómetros y deberás acudir a tu taller más cercano para sustituirlo con el neumático más adecuado para ti.

Ahora que ya tienes claro cómo montar un neumático irás con mucha más seguridad en carretera. Eso sí, si llevas unos RunOnFlat, no habrá pinchazo que te frene.