Cómo cambiar neumáticos: guía para cambiar una rueda fácilmente

Descubre con Kilómetros que Cuentan cómo cambiar de forma rápida y eficiente llanta y neumático

Llevas tiempo preparando un viaje. Cuando por fin llega el día, lo preparas todo, metes las maletas en el coche y consigues no olvidarte de nada, de repente, en el momento más inesperado, te encuentras una desagradable sorpresa: has pinchado o, lo que es peor aún, has sufrido un reventón. No hay problema, en Kilómetros que cuentan te vamos a explicar todo lo que necesitas saber para cambiar los neumáticos y llantas de tu coche de forma rápida, eficiente y segura.

Antes de cambiar los neumáticos de tu coche debes conocer su equivalencia para que el coche se comporte correctamente sobre el asfalto… y para no tener problemas cuando tengas que pasar la ITV. Del mismo modo, es importante que antes de seleccionar un neumático de sustitución conozcas las opciones de las que dispones. Por ejemplo, ¿Sabías que al adquirir un neumático ecológico puede aumentar la eficiencia de tu conducción, llegando a ahorrar hasta un 5% en combustible? Para evitar montar un neumático de verano cuando aprieta el calor y otro específico de invierno en la temporada más fría, existen opciones como los all seasons-neumáticos todo tiempo, que debido a su alto rendimiento en todo tipo de condiciones se han convertido en una tendencia.

Consejos para cambiar neumáticos

Una vez que tenemos claros estos conceptos y cuál es el que necesitamos, la maniobra de cambio de rueda es sencilla. Si acudes periódicamente a tu mecánico, es probable que tus neumáticos no se encuentren desgastados, que su alineación y presión sea la correcta y que, por tanto, que las posibilidades de un pinchazo sean muy reducidas. Sin embargo, siempre cabe la posibilidad de sufrir algún percance y es bueno saber cómo reaccionar ante ese escenario y saber cambiar un neumático pinchado.

Primer paso: la importancia de la seguridad

Si sufres un reventón, lo primordial es mantener la estabilidad del coche y retirarte lo antes posible de la carretera para evitar posibles impactos contra otros vehículos. Es el peor de los escenarios posible y esperemos que en los muchos kilómetros que tienes por delante no te ocurra nunca. Lo normal es sufrir un pinchazo y, en ese caso sí, comenzarás a notar que el coche pierde estabilidad. También puedes escuchar cómo el neumático pierde aire. En cualquier caso, lo más importante es reducir poco a poco tu velocidad hasta quedar completamente estacionado en un lugar con gran visibilidad y sin obstaculizar el tráfico. Es preferible que no sea en pendiente y que el suelo sea firme. Antes de salir del coche recuerda poner el chaleco reflectante y acto seguido coloca los triángulos de emergencia a 50 metros del vehículo (en autovía o carretera de un solo sentido sólo debes colocar el triángulo trasero). En caso de ser de noche, extrema todavía más la precaución y no olvides dejar el alumbrado encendido incluyendo las luces de emergencia.

El siguiente paso es la evaluación de daños, pero no únicamente del neumático. Revisa que todo lo demás esté en orden y valora la posibilidad de avisar al servicio técnico de asistencia en carretera si crees que debido al tráfico o a las condiciones de la carretera tu seguridad no está garantizada. Recuerda que los profesionales pueden ayudarte cambiando o reparando un neumático. La mayoría de pinchazos, agujeros causados por clavos o cortes de hasta 0,64 cm en la banda de rodadura de los neumáticos pueden repararse si los daños se encuentran en la banda de rodadura. Puedes encontrar aquí el distribuidor Goodyear más cercano.

Vectors 4 Seasons

Cambiar rueda: paso a paso

Desmontar una rueda a mano puede parecer complicado, pero en realidad basta con seguir los pasos correctamente. Localiza la rueda de repuesto, el gato y la llave (si desconoces su paradero prueba a consultar el manual de usuario del coche). Si tu coche tiene tapacubos, quítalo y si cuenta con un tornillo antirrobo empieza por sacarlo con el adaptador especial que tienes junto al gato.

El siguiente paso es aflojar los tornillos del neumático con la llave y colocar el gato en el chasis a la distancia que indica el manual del coche (suele ser junto a la rueda derecha delantera o la trasera izquierda, teniendo en algunos casos una placa adicional de seguridad para que el gato soporte el peso de forma nivelada). Revisa que el freno de mano esté puesto y empieza a girar la manivela hasta que el neumático pinchado no toque el suelo. Un truco para cambiar el neumático con seguridad es que pongas la rueda de repuesto justo a continuación del gato para que, en caso de que falle, ampare la posible caída del coche. Nunca eleves el gato a su máximo nivel, la torsión que ejerce el vehículo sobre él podría romperlo.

Una vez tengas el coche elevado retira los tornillos que habías aflojado previamente y saca el neumático pinchado.

El neumático de repuesto

Pon el neumático en el eje y aprieta los tornillos con los dedos. Retira la rueda que habías puesto a modo de protección y baja el coche. Una vez esté apoyado en el suelo, ajusta fuertemente las tuercas con la llave y recoge todas las herramientas.

¿Ya has acabado de cambiar la rueda? No, falta uno de los pasos más importantes. Dirígete a la gasolinera más cercana y comprueba la presión de tus neumáticos. Recuerda que si no lo haces podrías volver a pinchar en poco tiempo. Por otro lado, si tu neumático de repuesto es de “galleta” únicamente te durará 80 kilómetros y deberás acudir a tu taller más cercano para sustituirlo con el neumático más adecuado para ti.

Ahora que ya tienes claro cómo montar un neumático irás con mucha más seguridad en carretera. Eso sí, si llevas unos RunOnFlat, no habrá pinchazo que te frene.

Neumáticos all seasons: unos neumáticos de premio

Como veíamos antes, hay neumáticos que están preparados específicamente para el verano, con unas características especiales que les hacen resistentes a las altas temperaturas, pero también hay neumáticos de invierno ideales para climas fríos, preparados para la nieve y para evacuar mucha cantidad de agua. Para evitar este cambio garantizando prestaciones y eliminar la necesidad de almacenar dos juegos de neumáticos, los neumáticos all seasons o todo tiempo son la mejor alternativa. Neumáticos de la máxima calidad pensados para ofrecer toda la seguridad en un único juego de ruedas, sin importar los rigores del tiempo asociados a cada estación. Y dentro de la gama de neumáticos todo tiempo, los Vector 4Seasons de Goodyear han demostrado ser los mejores del mercado actualmente, tras recibir el premio Auto Bild “Ganador 2018” y “Producto recomendado 2018”.

Un total de 27 neumáticos todo tiempo se sometieron a las duras pruebas de la revista Auto Bild Alemania: tests de frenada, pruebas de manejabilidad y tracción en condiciones difíciles como nieve o mojado, pero también en seco. Entre todos ellos, la segunda generación de los Goodyear Vector 4Seasons ha resultado ser la elegida y, según explica la propia revista, “puedes circular con ellos durante las cuatro estaciones con todas las garantías. Los mejores, con rendimientos altos y muy equilibrados, son los Goodyear Vector 4 Seasons Gen-2”.

Estos neumáticos están diseñados para las diferentes condiciones climatológicas de las carreteras españolas gracias a la combinación de la tecnología SmartTred y la mayor proporción de sílice, que permite ofrecer las mayores prestaciones en mojado, hielo o nieve. Además, los surcos hidrodinámicos mejoran la resistencia al aquaplanning en carreteras mojadas y, a la vez, la rigidez de la banda de rodadura y las láminas 3D mejoran la maniobrabilidad en carreteras secas. Los Vector 4 Seasons Gen-2 de Goodyear llevan incorporada la última tecnología de fabricación de neumáticos para que duren más tiempo en perfectas condiciones y sean el primer elemento de la seguridad de nuestro vehículo.

Independientemente de un pinchazo o avería o del cambio estacional, en caso de no usar all seasons, los neumáticos deben ser inspeccionados al menos una vez al año para comprobar que los índices de rodadura no bajan de 1,6 mm. La vida útil de un neumático depende de diferentes factores como el estilo de conducción, el correcto mantenimiento del vehículo, la presión del neumático… Por tanto, revisa tu vehículo anualmente para comprobar si debes cambiar los neumáticos y sigue nuestra guía para hacerlo fácilmente.