Cómo colocar los triángulos para que todos te vean

Si has sufrido un accidente o avería en carretera, colocar bien los triángulos es vital. En Goodyear te enseñamos cómo

La seguridad en carretera es fundamental. Reaccionar antes accidentes o averías garatizando la seguridad propia y del resto de usuarios de la carretera. Y, en este sentido, no solo es imprescindible tener a mano en nuestro vehículo todos los elementos de seguridad vial necesarios sino, además, saber cómo usarlos correctamente. Uno de ellos es el triángulo de emergencia o triángulo de preseñalización. ¿Sabes cómo colocarlo correctamente?

Triángulos de emergencia y chaleco reflectante: imprescindibles

Debemos tener siempre a mano un triángulo de emergencia para utilizarlo en cualquier circunstancia que nos obligue a detener nuestro vehículo. En caso de sufrir una avería o algún accidente, el triángulo nos permitirá alertar a otros conductores sobre la presencia de nuestro vehículo en la calzada para evitar nuevos accidentes. En este sentido, antes de colocar el triángulo de emergencia, debemos tener en cuenta algo fundamental: utilizar el chaleco reflectante para colocar el triángulo y, en general, para toda situación en la que nos encontremos fuera del vehículo en este tipo de circunstancias.

Triángulos en carretera

¿A qué distancia deben colocarse los triángulos?

Los triángulos de preseñalización deben ser visibles, como mínimo, a 100 metros de distancia para los conductores que se aproximan al vehículo detenido. Para lograr esta visibilidad, debemos colocar los triángulos de la siguiente forma:

  1. Autopistas y autovías Debemos situar el triángulo de emergencia a 50 metros de distancia del coche detenido.
  2. Vías de doble sentido. Debemos utilizar dos triángulos de emergencia: el primero de ellos debe situarse a 50 metros de distancia del coche detenido en su parte delantera y, el segundo, a 50 metros de distancia de la parte trasera del vehículo.

¿Cómo colocarlo cuando hay curvas u obstáculos?

  • En caso de que una curva dificulte la visibilidad, debemos colocar el triángulo de emergencia antes de la curva y adelantarlo lo suficiente para que sea visible al menos 100 metros de distancia.
  • Si nos vemos obligados a detener el vehículo en un cambio de rasante, debemos colocar el triángulo de emergencia antes de dicho cambio de rasante  y adelantarlo los metros que sean necesarios para asegurar esa visibilidad de, al menos, 100 metros de distancia.
  • En caso de encontrar algún tipo de anuncio publicitario u otro tipo de obstáculo que impida la visibilidad correcta del triángulo de emergencia, debemos situarlo antes de dicho obstáculo para asegurar la visibilidad del mismo por parte de los conductores que se aproximen a nuestro vehículo.

Colocar los triángulos

¿Cuantos debo llevar en el coche? ¿Existe un triángulo “oficial”?

En primer lugar, es obligatorio llevar dos triángulos de emergencia disponibles. De esta forma, nos aseguramos que contamos con los recursos adecuados para señalizar la avería de nuestro vehículo en cualquier tipo de vía.

En segundo lugar, la respuesta es sí: existen triángulos homologados que debemos utilizar de forma obligatoria. Para distinguir un triángulo homologado de una falsificación, debemos fijarnos en la contraseña de homologación que, de forma general, tendrá el siguiente aspecto: E9 27R 03 216 (puede cambiar en función del año de homologación o el país). Esta contraseña refleja los datos básicos de este imprescindible elemento de seguridad vial: el distintivo del país que homologa la señal (E9) , número de reglamento al que hace referencia la homologación (27R), versión del reglamento vigente (03) y número de homologación (216).

¿Por qué es importante el uso correcto de los triángulos?

En caso de que los triángulos no estén homologados correctamente, es posible que sus elementos reflectantes y su visibilidad no sea la adecuada. De esta forma, antes de comprarlos, debemos revisar que se trata de triángulos oficiales que se encuentran en perfectas condiciones y que están certificados según la normativa vigente.

Aún en el caso de que los triángulos estén homologados y sean visibles, colocarlos de forma incorrecta puede poner en grave riesgo nuestra seguridad y la de los conductores que se aproximan a nuestro vehículo. Si el triángulo está situado demasiado cerca del coche, el resto de conductores quizás no tengan tiempo suficiente a reaccionar y puedan colisionar con el vehículo o atropellar al conductor que se encuentra en la calzada.

Otra posible consecuencia de la mala señalización en caso de accidente o avería, es que el conductor que se aproxima al coche parado, aún reaccionando a tiempo, invada el carril contrario para evitar arrollar a la persona situada en la calzada y genere un accidente mayor con posibles coches en sentido contrario o en proceso de adelantamiento. Además, la escasa visibilidad limita nuestro tiempo de reacción y puede generar graves consecuencias para conductores que circulan con normalidad.

Aumentar nuestro tiempo de reacción

Un conductor promedio puede reaccionar ante un imprevisto en una fracción de un segundo. Sin embargo, circulando a 90 kilómetros por hora, esto implica recorrer 25 metros antes de poder accionar el freno. Si aumentamos la velocidad y añadimos las posibles condiciones del entorno (lluvia, adelantamientos, doble sentido…), la distancia que un vehículo puede desplazarse antes de tener la capacidad de evitar un accidente se eleva de forma peligrosa. De esta manera, utilizar de forma correcta los triángulos de emergencia aumenta el margen de actuación en caso de imprevistos.