Cómo prevenir accidentes: consejos para reducir accidentes en carretera

Desde Goodyear repasamos consejos básicos para reducir accidentes: distracciones, cansancio, seguridad. No te la juegues

La siniestralidad en las carreteras españolas continúa siendo una asignatura pendiente. Los datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) muestran un aumento en las cifras de víctimas en accidentes de tráfico. En 2017 se produjeron 1.067 siniestros mortales en vías interurbanas en las que fallecieron 1.200 personas, un 3% que en el año anterior.  ¿Es posible reducir las cifras de siniestralidad y cambiar la tendencia? Desde Goodyear repasamos consejos básicos para reducir y prevenir accidentes en carretera.

Distracciones al volante

El factor humano, el estado del vehículo y el de los viales son tres elementos claves a la hora de hablar de seguridad vial y prevenir accidentes de tráfico. Dentro de la primera cuestión destaca la atención (o la falta de la misma) cuando estamos al volante. Así, los datos de la DGT referentes a los accidentes mortales o graves de 2017 reflejan que la conducción distraída o desatenta es la principal causa que contribuye a los siniestros (32%) en carretera.  Muchas de estas distracciones se asocian al uso del teléfono mientras se conduce. Pese a la insistencia por parte de la DGT, las sanciones y la sustracción de puntos (3) sigue habiendo muchas personas que hablan por el móvil, consultan su Facebook o leen los mensajes de WhatsApp aunque estén en ruta. Entre las buenas prácticas para conductores, debemos incluir evitar distracciones al volante para el uso del móvil para evitar accidentes y situaciones de riesgo en carretera.

El cansancio o el sueño es también origen (12%) de los accidentes de tráfico más graves. Por eso es fundamental no ponerse al volante si no se ha dormido bien, parar cada dos horas en caso de viajes largos y realizar comidas ligeras. Si vas a ir por una ruta que desconoces, analízala antes de  emprender la marcha y consulta las previsiones meteorológicas y posibles incidencias, como un corte de carril o atasco. Lógicamente hay que evitar el alcohol y otras drogas ya que afectan en la capacidad de atención y concentración y a nuestros reflejos.

Sistemas de seguridad para conductores, pasajeros y motoristas

El 24% de los conductores y pasajeros que fallecieron en turismos y furgonetas en carreteras españolas durante el 2017 no llevaban puesto el cinturón de seguridad en el momento del siniestro, una cifra elevada que aumenta respecto al balance de los 12 meses anteriores. Circular sin cinturón se considera una infracción grave sancionada con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carnet de conducir. Más allá de la parte punitiva hay que insistir en que es un método eficaz para evitar muertes o lesiones graves si se produce una colisión o salida de vía. En el caso de menores recuerda que deben viajar en el sistema de retención correspondiente a su altura y peso y, preferiblemente, en sentido contrario a la marcha. Motoristas y ciclistas no deben olvidarse de sus cascos.

Seguridad vial

Algo obvio para evitar accidentes de tráfico es respetar las reglas de tráfico. Circular a 90 en una vía limitada a 60 o saltarse un semáforo en rojo  puede tener consecuencias negativas para ti, un peatón u otros conductores. Sin embargo, los datos muestran que uno de cada cuatro accidentes mortales o graves de 2017 se produjeron por circular a una velocidad inadecuada. Por eso es fundamental no sobrepasar los límites de velocidad, mantener la distancia de seguridad y adelantar con precaución.

En caso de tener que abandonar el coche por una avería, accidente  u otra incidencia recuerda ponerte un chaleco reflectante homologado antes de salir y colocar los triángulos de señalización en el arcén.

Mantén tu vehículo a punto

Tener el vehículo a punto es otra de las cuestiones básicas para prevenir accidentes. ¿Cuáles son los puntos clave? Un elemento fudnamental son los neumáticos, cuya presión debe ser revisada mensualmente. Con ello el coche gana en estabilidad, consume menos, se reduce la distancia de frenado y las gomas duran más. Además, deben ser cambiados cuando estén desgastados o se hayan sobrepasado los kilómetros indicados por el fabricante. Revisar los niveles de aceite, los frenos y las luces periódicamente son otras cuestiones de mantenimiento preventivo a tener en cuenta para mejorar la seguridad vial y prevenir accidentes.

La antigüedad y estado general del vehículo también afecta a la seguridad vial. Aunque en 2017 en España se matricularon 1.787.242 vehículos -aumentando el parque automovilístico a casi 33 millones–  la antigüedad de los turismos españoles está por encima de la media europea ya que más del 20% tiene más de una década. Según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac)  la edad media de los coches en España es de 12 años, cifra que sube hasta los 12,5 en el caso de vehículos comerciales ligeros y a 14 para los industriales. Durante el último año la antigüedad media de los turismos implicados en siniestros mortales fue de 12 años para los vehículos, porcentaje que se incrementa hasta los 13,2 años en caso de coches en los que viajaban las víctimas como acompañantes.

El estado y mantenimiento de los viales son cuestiones que no conciernen a los conductores sino a las autoridades competentes de cada tipo de vía. Sin embargo, sí podemos planificar nuestra ruta y optar por aquellas carreteras en mejor estado o con menos incidencias. Una forma de consultar la información en tiempo real de la circulación viaria es en las diferentes apps disponibles  en tu dispositivo móvil.

Recuerda que un accidente de tráfico puede ocurrirle a cualquiera en el momento más inesperado. Sin embargo, como conductores podemos tomar una serie de medidas básicas para prevenir situaciones de riesgo en carretera.