Conducción ecológica: planes anticontaminación en España y Europa

18 julio | 2019 | Goodyear

La sociedad está cada vez más concienciada de que hay que cuidar el planeta y bajar a niveles mínimos la contaminación, no solo en las grandes ciudades. La Unión Europea es establece los límites de contaminación en los núcleos urbanos (Madrid Central y las etiquetas ECO se creó para adaptarse a los estándares comunitarios) y otras medidas. ¿Qué sabes de los planes anticontaminación en España y Europa?

Una solución difícil

Problemas cardíacos y respiratorios son las principales consecuencias de la contaminación atmosférica. Y no solo para nuestra salud, sino también para el medio ambiente. Por este motivo, tanto a nivel europeo como local se están implantando medidas para buscar una solución al calentamiento global. En el Viejo Continente se está “atacando” el problema de forma directa, pero no siempre con éxito. La lucha principal para minimizar ‘los malos humos’ es reducir las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) de nuestros vehículos, pero no siempre se consigue.

Conducción ecológica

Para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, en nuestro país se han puesto en marcha diferentes planes de movilidad para la sostenibilidad aunque no todos han funcionado. La premisa es reducir la contaminación en las ciudades y es una obligación de todos debido a los efectos tan dañinos en nuestro sistema respiratorio y el cardiovascular. El hecho de que no llueva, unido al aumento imparable de los niveles de óxido de nitrógeno, ha provocado que aparezcan las restricciones o caros peajes para movernos en coche por las grandes ciudades.

Todo ha sido dirigido por la Unión Europea. Ésta limita las emisiones nocivas en cualquier tipo de motor a combustión mediante la norma Euro 6 que entró en vigor en septiembre de 2015. Esto significa que, desde esa fecha, los automóviles que se fabrican han tenido que reducir sus emisiones de NOx de los 180 mg/km a los actuales 80 mg/k en motores diésel. En los gasolina se mantiene la Euro 5 o, lo que es lo mismo, 60 mg/km.

El problema no es fácil de atajar puesto que en nuestro país aún siguen circulando vehículos con muchos años: nuestro parque móvil es el más antiguo de Europa, con una media de 12 años de antigüedad por coche.

La conducción ecológica en España

La primera ciudad que actuó fue Madrid. En 2018, el ayuntamiento de la capital activó por primera vez un protocolo de contaminación. Éste consistió en diferentes medidas en relación a los niveles de concentración de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire. Destacaron la reducción de la velocidad en lugares como la circunvalación M30, la erradicación del aparcamiento en lugares regulados o, el más polémico, prohibir el acceso al centro de la capital.

La prohibición del acceso al conocido como Madrid Central (zonas de Las Letras, Las Cortes, Embajadores y Ópera) provocó grandes protestas, sobre todo en los comerciantes, debido a la caída de las ventas. Tanto fue así que el cambio de gobierno en el Ayuntamiento, en las elecciones de mayo de 2019, hizo que el nuevo alcalde José Luis Martínez Almeida ‘tumbara’ la prohibición de acceso a esas zonas de Madrid con una moratoria que durará todo el verano.

Planes anticontaminación

Por su parte, Barcelona fue más radical aún que Madrid al anunciar que erradicará la circulación de vehículos altamente contaminantes como las furgonetas matriculadas antes del 1 de octubre de 1994 o los coches matriculados antes del 1 de enero de 1997. Estos motores de combustión tendrán prohibido circular por la Ciudad Condal haya o no haya contaminación. Además, Barcelona fue pionera en España activando en 2016 un protocolo de contaminación basado en reducir la velocidad en algunas vías rápidas.

Vitoria o Palma de Mallorca también han sido muy sensibles con el medio ambiente, prohibiendo el acceso de motores de combustión en zonas céntricas. Formentera también se ha puesto “seria” con la contaminación medioambiental: desde este verano está limitada la circulación de coches y motos para los turistas a 2.280 vehículos y 230 motos.

La conducción ecológica en Europa

Todas estas medidas implantadas en nuestro país ya funcionan desde hace tiempo en otras ciudades europeas:

  • Londres: la City tiene un impuesto de más de 800 euros en la compra de cualquier coche de gasoil e incentiva con descuentos la compra de coches con distintivo ECO. La primera norma impuesta fue en 2004 y fue la restricción del acceso al centro de la ciudad mediante peajes de unos 8€.
  • París: la ciudad del amor también se ha mostrado sensible a la contaminación y ha prohibido circular a los coches más antiguos cuando se activen los protocolos de contaminación. También usan la circulación alterna por matrículas. Para reducir las emisiones de óxido de nitrógeno, en días puntuales, el trasporte público es gratis.
  • Berlín: la capital alemana tiene una zona exclusiva, independientemente de los niveles de contaminación, por la que solo pueden circular coches equipados con una pegatina identificativa de baja contaminación.
  • Atenas: posiblemente, fue la ciudad más madrugadora en este tipo de políticas. Tiene la circulación alterna (por matrículas pares e impares) desde 1982. Solo se hace una excepción con ella en los meses de verano que es cuando baja la circulación.
  • Ámsterdam: una vez más, la capital holandesa es diferente al resto de ciudades europeas. Restringe el tráfico, pero también se centra en los sistemas de calefacción. De hecho, prescindirá del 100% del gas natural en 2050. Además, ha impuesto desde 2017 que todas las viviendas públicas de nueva construcción estén equipadas con sistemas de calor con instalación central y reparto por tuberías.

Mientras administraciones, estados y normativas nacionales y europeas continúan avanzando en planes anticontaminación, las ventas de coches caen en nuestro país mes tras mes y no se ven planes firmes para fomentar el uso del coche eléctrico. El grave problema que supone la ausencia de una red de carga a nivel nacional está lastrando sus ventas, mientras tampoco se reactivan las de vehículos diésel ni gasolina. Al mismo tiempo, se ha contabilizado que la mitad de ayuntamientos con Planes de Calidad del Aire no han previsto la inversión necesaria, según el estudio “La movilidad en áreas metropolitanas. Un desafío permanente”, elaborado por el Think Tan Movilidad de Fundación Corell.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan