El conector OBD: una potente herramienta para comprender nuestro coche

22 enero | 2020 | Goodyear

¿Has oído hablar del conector OBD? No te pierdas todos los detalles sobre este sistema para el diagnóstico de tu coche, para qué sirve y dónde se encuentra

Ya hemos visto que la electrónica es vital en los automóviles modernos. Gracias a ella funciona el motor y demás equipamientos de confort y de seguridad de nuestro coche. En este sentido, los vehículos incorporan un dispositivo indispensable, sobre todo a la hora de reparar determinados fallos. Es el conector OBD, On Board Diagnosis por sus siglas en inglés o diagnóstico de a bordo, y se trata de un puerto de comunicación entre todas las unidades de mando que hay en el coche y un ordenador externo para poder diagnosticar, programar o codificar los diferentes dispositivos electrónicos del vehículo.

Historia del conector OBD

En gran parte de los coches, con el fin de reparar un fallo electrónico, cambiar una unidad de mando, codificar el inmovilizador de una llave, u otra serie de actividades, el coche se conecta a un ordenador a través de la toma OBD. Pero antes de nada, vayamos un poco hacia atrás en el tiempo y conozcamos el origen y el funcionamiento de este elemento.

El conector OBD nace en 1988 en California, Estados Unidos, cuando se determina que todos los coches de gasolina del estado (apenas había diésel y mucho menos híbridos o eléctricos) debían contar con un dispositivo de estas características para el control de las emisiones contaminantes de los mismos, de tal manera que no se superaran los límites establecidos.

El dispositivo OBD surge, por tanto, para alertar a las autoridades y debía incluir, además, un “display” luminoso que avisara a los conductores de un posible mal funcionamiento de los elementos que “vigilaba” el mismo. Años más tarde, y basándose en la evolución de este sistema, conocido como OBD II, llega a Europa y se convierte en obligatorio en el año 2000 para los motores gasolina, en el año 2003 para los diésel y en 2005 para los camiones.

Cómo funciona el conector OBD

El sistema verifica el estado de todos los sensores involucrados en las emisiones, por ejemplo el sistema de inyección o la entrada de aire al motor. Cuando se detecta algún fallo,  el sistema informa al conductor a través del encendido de una luz de advertencia.

Al mismo tiempo, el sistema OBD genera un código de error que ha de ayudar a los talleres a conocer el lugar de la avería, el tipo de fallo y la solución del mismo. Así, este código está compuesto por cinco dígitos, que se traducen de la siguiente manera.

  • El primer dígito es una letra, P, B, C o U, que corresponde, respectivamente, a Electrónica de Motor y Transmisión, Carrocería, Chasis o No definido.
  • El segundo indica la organización responsable de definir el dígito, pudiendo ser 0 (código común a todas las marcas) o 1 (código del fabricante de tu coche).
  • El tercer dígito corresponde a una función específica de tu automóvil. Así, 0 es sistema electrónico completo; 1 y 2, control del aire y combustible; 3, sistema de encendido; 4, control emisión auxiliar; 5, control de velocidad y ralentí; 6, ECU y entradas y salidas; y 7, transmisión.
  • Finalmente, el cuarto y quinto dígito están relacionados con el fallo específico del vehículo.

Ubicación del conector OBD

El conector OBD varía su ubicación dependiendo del fabricante, aunque lo más habitual es que se encuentre en la zona de los pies del conductor, ya sea debajo del volante, o en la caja de fusibles, junto al asiento del copiloto o en el hipotético lugar destinado al cenicero.

No obstante, en cada vez más modelos la diagnosis se realiza directamente entre el vehículo y el taller mediante conexiones inalámbricas, haciendo innecesaria esa toma, aunque, por el momento, es obligatoria por ley. En el futuro, esto podría acarrear una serie de dificultades a los talleres independientes, que no dependen directamente de un fabricante y que, por tanto, no cuentan con tanta información.

Conector OBD e ITV

Desde mediados de 2018, todas las estaciones de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) están obligadas a disponer de un equipo de lectura del sistema de diagnóstico a bordo para realizar la prueba de emisiones a nuestro vehículo.

De esta manera, los encargados de realizar la inspección han de conectar el sistema de diagnóstico al ordenador de a bordo del vehículo para tratar de detectar posibles manipulaciones de los sistemas de seguridad y los de anticontaminación. Si tu coche no ha sido manipulado por nadie no tendrás que preocuparte de nada ya que pasarás las pruebas de diagnóstico sin ningún problema.

Esta prueba únicamente afecta a aquellos vehículos que disponen de motores más eficientes y que cumplen con las normativas de emisiones EURO 5 y EURO 6. Para que te hagas una idea, aquellos vehículos que han sido matriculados a partir del año 2009, aunque, repetimos, lo que marca la realización de la prueba no es la edad de tu automóvil sino la normativa de emisiones que cumple.

Con ello, lo que se busca es controlar que no se hayan realizado manipulaciones no autorizadas en los sistemas electrónicos de los vehículos, algo que puede poner en peligro tanto a los usuarios como al medio ambiente.

Como podrás ver, el conector OBD, que tan útil es para desentrañar las averías de nuestro vehículo a motor, ha vuelto, en nuestro país, a retomar la razón para la que había sido creado: controlar las emisiones de nuestro coche, aunque sea de una manera ligeramente diferente.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan