Ciclistas en carretera: consejos para ser precavido con ellos

Te contamos algunos útiles consejos que deberías tener en cuenta para evitar problemas con los ciclistas en la carretera

Puede que cada vez que te cruces con un ciclista mientras conduces no sepas cómo actuar. Qué podemos hacer como conductor o como ciclista para reducir al máximo este accidentes y molestias en la conducción. Debemos tener presentes algunos consejos básicos sobre seguridad vial que harán más placentero nuestro viaje.

Cuando veas a un ciclista o grupo de éstos, que no sea el claxon lo primero en lo que pienses para abrirte paso ante ellos, sino en extremar la prudencia y, sobre todo, respetar la separación mínima que establece la ley de 1,5 metros. Siempre deja al menos 1,5 metros de distancia entre tu vehículo y la bicicleta. Para realizar un adelantamiento seguro, debes tener en cuenta la anchura, el trazado y el estado de la vía; además de la visibilidad, y garantizar la separación frontal y lateral lo suficientemente amplia. Está permitido invadir el carril contrario pero asegúrate de que no hay otras bicis o vehículos circulando por él. Retrasa la maniobra de adelantamiento si las condiciones de seguridad no son las adecuadas y si tu maniobra puede poner en peligro o entorpecer la marcha de los ciclistas.

Circular a una velocidad adecuada es clave en este tipo de adelantamientos a ciclistas porque el “rebufo” del vehículo puede desequilibrar su avance y producir caídas. Si el ciclista en algún momento dificulta tu marcha, actúa con paciencia y moderación. En ciudad o en descensos prolongados, los ciclistas pueden circular por el centro del carril. No debemos perder los nervios y actuar de forma inadecuada poniendo en peligro al resto de usuarios de la vía y a nosotros mismos. Utiliza el claxon solo en situaciones de emergencia porque su sonido puede asustar al ciclista y provocar una caída.

Consejos para ciclistas

 

Es de vital importancia en la conducción señalizar bien tus movimientos con los intermitentes. Lo es para que el resto de conductores que comparten la vía reciban información de nuestras intenciones al volante y lo es también para que los ciclistas estén advertidos de tus giros, sobre todo en ciudad. Presta especial atención en aquellas vías con visibilidad reducida por niebla o lluvia y más aún si hablamos de carreteras de montaña con muchas curvas y pendientes. Señaliza la posición del vehículo y de tus movimiento y adecúa la velocidad a las condiciones metereológicas y de visibilidad.

¿Qué otros factores tienes que tener en cuenta si circulamos con ciclistas en carretera? +Velocidad, retrovisores y preferencia. Lo primero, levanta el pie del acelerador, pues tu velocidad no será comparable a la suya, como tampoco lo es la protección de que dispones frente a la poca con que cuentan ellos, más allá del casco. Los ciclistas deben ir correctamente equipados con medidas de seguridad como el caso  o elementos reflectantes que permitan ser visibles en la carretera.

En estos casos, acuérdate de ese, a veces, gran olvidado: el retrovisor, pues te ayudará a anticipar posibles movimientos para los que no tengas gran tiempo de reacción.

Desmontando mitos sobre ciclistas

Además, olvida falsos mitos como que los ciclistas no pueden circular en paralelo o que tú tienes prioridad de paso ante ellos, porque no es así. Si circulas por una vía con ciclistas, tienen prioridad. En una rotonda o un cruce, por ejemplo, debes dejarles pasar. Por ello, ten especial precaución, tanto en ciudad como en carretera, porque los ciclistas son unos usuarios más en la vía. Pueden circular por las todas las carreteras excepto por autopistas, aunque es preferible que lo hagan por zonas más seguras: rectas, arcenes… Pueden además circular en paralelo como máximo dos ciclistas y siempre y cuando no obstaculicen al resto, no haya mucho tráfico, la carretera tenga arcén y las condiciones climatológicas sean buenas. Así, como conductor ten en cuenta esta realidad y facilita la convivencia de ambos en carretera. Todos tenemos un lugar y debemos respetar el espacio de cada uno además de las normas de circulación.