Consejos para un viaje largo con mascotas

Estos consejos te servirán para realizar un viaje largo de forma segura y sin sobresaltos. ¡Entra a conocerlos!

Quién más quién menos ya está planeando las vacaciones. Están a la vuelta de la esquina – vamos a ser positivos – y toda la familia está buscando el mejor viaje para desconectar unos días. Hacer la maleta es importante así como aprovechar el espacio en el  maletero o saber el destino al que vas a viajar. Pero ¿y si tienes perro? ¿Qué debes hacer? Pues lo mismo que para cualquier otro miembro de la familia. Te enseñamos unos sencillos consejos para hacer un viaje largo con tu perro. ¡Atento!

Un perro preparado

Prepara sus cosas. Igual que los demás, él también tendrá su pequeña maleta con su cama, su comedero y su bebedero y su juguete favorito. Tu perro te siente como parte de su manada, si ve que también piensas en él a la hora de tomarte unos días libres ¡te querrá todavía más si es posible! En las tiendas de animales tienen prácticos comederos y bebederos para viaje, con sistema antivuelco y frascos para llevar el agua fresca. ¡Búscalos!

¿Es su primer viaje largo?

Procura acostumbrar a tu perro a viajar en coche. Sobre todo si tu idea es llevarlo siempre a tus viajes. Que el coche sea algo familiar para él. Si está acostumbrado a viajar en coche desde pequeño, no hay problema; pero si es la primera vez que monta en coche o que va a realizar un viaje largo, tienes que tomar una serie de precauciones:

Deja que tu perro inspeccione el coche, mantén las puertas abiertas y que entre por su propia ‘pata’. Deja que lo huela y se familiarice con él.

Si vas a llevarlo dentro de una jaula, procura que ya esté acostumbrado a ella, súbela al coche y deja que entre. Cierra el coche y deja que se acostumbre tranquilamente a estar en la jaula bajo tu supervisión. Vuelve a los 10 minutos para que vea que no hay problema ninguno. Que tú estarás a su lado. La jaula debe ser lo suficientemente amplia para que el perro pueda moverse y vaya sentado tranquilamente. Puedes poner una manta que utilice o su cojín favorito para que sienta una mayor seguridad.

Viajes con mascotas

Puedes llevar a tu perro en el maletero si es de un coche familiar. Evidentemente jamás debe ir encerrado en los maleteros con tapa, puesto que tienen una mala ventilación y tu mascota puede ahogarse debido a la falta de aire o al calor. Hay otro sistema de sujeción que son unas barras de hierro que evitan que el perro pase a los asientos delanteros. Aun así, debe ir anclado con su propio cinturón de seguridad.

Si lo llevas en el asiento de uno de los pasajeros, utiliza los sistemas de sujeción propios para perro, tienen los anclajes necesarios para que vaya seguro durante el viaje. Recuerda que el perro, como cualquier otro pasajero, debe ir bien atado no sólo por su propia seguridad, sino porque el resto de pasajeros también. Además, si te para la policía y no va debidamente sujeto, estarás expuesto a una multa.

Cómo evitar los mareos

Si tu perro está acostumbrado a viajar en coche, que se maree ya no resultará un problema. La mayoría de los perros acostumbrados a los viajes los realizan con toda tranquilidad. Dos horas antes emprender el viaje no le des ni de comer ni de beber, así evitarás que pueda marearse. En el caso de que se maree mucho, es mejor que contactes antes con tu veterinario, él sabrá que hacer. Hay medicamentos al igual que los de los humanos para evitar los mareos, pero si se pueden evitar es mejor hacerlo.

El descanso, cada dos horas

Igual que tú paras cada dos horas para estirar las piernas, ir al baño y tomar una bebida ¡tu perro también debe hacerlo! Si paras en un ‘merendero’ recuerda bajarlo del coche atado. Está en un lugar desconocido y se puede asustar y escapar hacia la carretera. Acompáñalo a inspeccionar la zona y dale algo de agua para que se mantenga hidratado.

Dentro del coche, tranquilidad

Ya hemos hablado de que, al igual que el resto de los viajeros, debe tener un sitio cómodo y espacioso para viajar. Si sabes que puede estar intranquilo, lleva su juguete favorito para que lo mordisquee. Llevar una manta o una prenda que tenga el olor de casa le ayudará a sentirse mejor. Procura que no esté expuesto al sol directamente, utiliza parasoles en las ventanillas o tapa un poco la jaula con un paño. Y por supuesto, no dejes que asome la cabeza por la ventanilla, aunque le encante, puede resultar peligroso para él.

Después de poner en práctica estos sencillos trucos, sólo resta llegar a tu destino y pasarlo bien. A lo largo de toda España hay numerosos hoteles en los que se permite el alojamiento con mascota. ¡Que pueda acompañarte en tus días de descanso le hará el perro más feliz del mundo!