Qué hacer en Navidad: ideas y planes para aprovechar a tope

La Navidad son fechas para vivir nuevas experiencias. En Goodyear te proponemos ideas para disfrutar los próximos días

No importa tu edad, profesión, si eres un millennial o de la Generación X, de vino  o de cerveza. Ninguno podrá -o le tendrá realmente muy difícil- pasar por alto que queda muy poco para la Navidad, esa fecha del año en la que ver a la familia, amigos, comer y recomer y hacerse regalos. Entre tanto reencuentro y comilona también queda tiempo para el ocio y los planes alternativos. ¿Quién ha dicho que la Navidad no son fechas para experimentar nuevas experiencias? Volar en globo, irse de balneario o ver las estrellasson algunas de las posibilidades. ¿Te apuntas? Desde Goodyear te proponemos ideas y planes de todo tipo para aprovechar a tope las próximas semanas.

Vuelo en globo

Viajar en globo es una experiencia que todo el mundo debería experimentar al menos una vez en la vida. Poder contemplar desde el aire ciudades como Toledo, Zaragoza Segovia permite disfrutar de perspectivas diferentes mientras se vive la sensación de estar volando. Para aquellos a los que no les convence el extremismo de tirarse en paracaídas o hacer parapente subirse a un globo aerostático es la alternativa perfecta para tener una vista de pájaro de 360 grados.

Viajar en globo

Balneario o spa

La Navidad también es tiempo para el relax y la desconexión. Escaparse unos días (o sólo uno si no tienes vacaciones) a un balneario servirá para resetear cuerpo y mente y afrontar mejor el cambio de año. Los baños relajantes se pueden complementar con tratamientos con barro, aromaterapia, masajes, envolturas en chocolate… Estos centros han readaptado sus servicios e instalaciones para acoger a todo tipo de público, incluidas familias con niños pequeños. ¿O prefieres la zona termal de Ourense: relax y detox en plenas navidades?

Escape room

Como regalo de Reyes, alternativa a la cena de empresa o al tapeo con los amigos. Las escapes room son una experiencia en la que se combina trabajo en equipo, destreza mental y capacidad de observación. Las temáticas son muy variadas: laboratorios zombis, asesinatos en cárceles, casas encantadas, robos de cuadros famosos… Sorprende a tus seres queridos y atrévete a entrar con ellos en una sala enigmática de la que sólo podréis salir si lográis superar las diferentes pruebas. Las discusiones con el cuñado seguro quedan en un segundo plano… o no.

Escape Room

Mercadillos navideños

Un clásico de Navidad más que recomendable para aquellos a los que apasiona la decoración navideña, los dulces, la cerámica, esculturas, juguetes de madera<… hechos con la dedicación y tiempo de los artesanos. En ciudades como Barcelona, Madrid, Bilbao o Valencia se organizan cada año mercadillos y ferias de productos tradicionales en los que la parte decorativa comparte protagonismo con la gastronomía.

Ver las estrellas

Observar el cielo también es posible en invierno. Distintas asociaciones astronómicas organizan quedadas en las que aprender sobre galaxias, nebulosas y cómo localizar planetas como Venus o Júpiter. Este tipo de tour por las estrellas se ofertan periódicamente aunque en el caso de Navidad hay fechas señaladas: del 1 al 5 de enero serán las Cuadrántidas, una lluvia de meteoros cuya fecha más intensa está prevista para la noche del 3.

Qué hacer en Navidad

Pastor por un día

¿Te imaginas pasar el último día del año en una quesería ordeñando las ovejas y aprendiendo cómo se hace un buen queso? En el País Vasco existen varios caseríos que hacen posible vivir esta experiencia a adultos y niños pequeños. Tanto si eres un urbanita convencido como si añoras los veranos en el pueblo este contacto real con los animales, sus cuidados y los secretos para hacer un buen queso y cuajada seguro quedan entre los mejores recuerdos de las fechas navideñas. Aunque sea sólo por una vez descubrirás que hay pastores más allá de las figuritas del Belén.

Colaborar en un comedor social

Para ser voluntario no es necesario viajar hasta países a cientos de kilómetros ni hacerlo durante un tiempo prolongado. Seguro que muy cerca de ti existe algún comedor social en el que necesitan colaboradores en la preparación y reparto de comida, recepción de personas, organización del ropero… Retomar los orígenes de la Navidad y su aspecto más humano nunca está de más. Conocer de primera mano la situación extrema de otras personas que no tienen ni para comer servirá para valorar más lo que uno tiene.

Pista hielo - Kilometrosquecuentan

Pista de patinaje de hielo

En este recorrido de planes navideños no podía faltar lo que es ya un clásico: patinar sobre hielo. Cada vez son más las ciudades y cabeceras de comarca que se animan a colocar este tipo de instalación para disfrute de niños y mayores. Patinar requiere de un poco de equilibrio, coordinación y alguna caída para aprender cómo hay que mover los pies para poder deslizarse sobre el hielo. Si entre tus propósitos de Año Nuevo está el de hacer ejercicio, ¡qué mejor que hacerlo mientras te echas unas buenas risas!

Hacer de turista en tu propia ciudad

A priori puede parecer aburrido pero no lo será tanto si te lo planteas en serio, es decir, convirtiéndote en un auténtico turista que planifica previamente qué lugares merece la pena visitar, museos imprescindibles, restaurantes donde comer o tomar una tapa, horario del bus turístico… Otra opción diferente es apuntarse a un tour alternativo en el que aseguren que te enseñarán cosas “que no salen en las guías turísticas”. Seguro que hay rincones, monumentos o bares con encanto que desconocías. En algunos casos hay tours nocturnos o temáticos, como los basados en escenarios de libros, series o películas.

La Navidad no tiene por qué ser sinónimo exclusivamente de comidas y cenas. También es una fecha perfecta para viajar, vivir nuevas experiencias y disfrutar de planes alternativos.