Cómo cuidar la carrocería del coche en verano

Te contamos cómo cuidar la carrocería del coche durante el verano. ¡Sigue estos consejos y tu coche lucirá como nuevo!

A todos nos gusta que nuestro coche luzca impecable, sin arañazos en la carrocería. Le ofrecemos los mejores cuidados, evitamos cualquier golpe, nos esforzamos por disimular al máximo los efectos de la erosión y cualquier muestra de deterioro… pero hay algo contra lo que no podemos luchar: las inclemencias del tiempo. O, mejor dicho, el calor del verano. El sol, las altas temperaturas o la propia playa dañan la carrocería del coche, por no hablar de los mosquitos, así que vamos a ver cómo podemos cuidar del coche en verano. ¿Cómo cuidar la carrocería del coche en verano?

Nuestro primer consejo pasa por proteger el coche de los rayos del sol, lo que empieza por buscar aparcamientos en zonas de sombra o, incluso, el interior. La radiación ultravioleta daña todo tipo de superficie, desde nuestra piel y hasta la pintura del coche, aunque también es cierto que cada vez estas son más resistentes. En cualquier caso, una exposición continua al sol y a los cambios de temperatura afecta al brillo y a la intensidad de la carrocería del coche. Si no tienes más remedio que dejarlo al sol un largo tiempo, puedes cubrirlo con una lona.

El verano es sinónimo de playa y, además de la molesta arena, tendremos que enfrentarnos al salitre, una especie de asesino silencioso de carrocerías. Al fin y al cabo, es fácil evitar conducir por zonas de arena y limpiarla con cuidado, para evitar arañazos, si se ha manchado, pero otra cosa es el salitre. Aunque no lo ves, existe y puede provocar importantes daños en la pintura del coche. En días de viento y oleaje, deberíamos buscar rutas alternativas a las carreteras paralelas a la costa, ya que, al romper las olas el salitre, este acabará en tu coche.

Si no existen otros itinerarios, es importante que, cuando llegues a tu destino, dediques unos minutos a limpiar el coche. No hace falta emplearse a fondo, pues, en unos minutos, podrás darle un lavado rápido que elimine la sal. Ten en cuenta que el salitre no daña solo la carrocería, pues hay casos en los que la corrosión llega hasta las partes internas del coche, incluido el motor. Y no es lo mismo el deterioro de la carrocería que el del motor. Ni para el funcionamiento del vehículo ni a la hora de afrontar reparaciones.

Si limpias con regularidad tu coche, también eliminarás los insectos que, inevitablemente, acaban pegados a su carrocería y las deposiciones de los pájaros. Es importante limpiarlas cuanto antes, ya que, el calor y la luz solar hacen que la corrosión de la pintura se acelere. Si tardas más tiempo del recomendable, los daños pueden ser irreversibles.

Tener la carrocería del coche en perfecto estado es bastante fácil, aunque tendrás que esforzarte en cuestiones como la limpieza. Finalmente, recuerda que las vacaciones no son excusas para reparar cualquier golpecito o arañazo. Por muy pequeño que parezca, si pasa el tiempo y no lo arreglas, el problema se puede agravar y da igual si hace calor o estamos en pleno invierno.