Destinos de película 007

El cine es una fuente inagotable de aventuras y viajes. ¿Quién no ha soñado con viajar hasta uno de esos destinos paradisíacos con los que Hollywood nos llena la pantalla? Y, siendo la segunda serie más extensa de la historia del cine (la primera es “Carry on”, con 31 películas), James Bond tiene claras responsabilidades a la hora de alimentar nuestras ganas de viajar.

El formato es el clásico que ya todos conocemos: las películas empiezan con una pequeña historia, presentada siempre con acelerador a fondo y el volumen al máximo. En la siguiente escena, con 007 ya en Londres, M le entrega la misión que nos mantendrá pegados al asiento y llevará al agente a una parte remota del mundo. A partir de ahí, es el pistoletazo de salida para visitar lugares paradisíacos y planos cinematográficos de ensueño.

James Bond, con su Martini “mezclado, no agitado” en la mano, aterriza en otro país a miles de kilómetros, donde se encuentra un laboratorio secreto en el medio de la selva o una base Antártica que esconde un misil capaz de destruir Nueva York. Pero no hay por qué temer por el futuro de la civilización occidental: 007 no necesita más que veinte minutos para resolver la situación, estropear los planes del villano y huir, de la mano de una linda mujer, mientras en la otra aún lleva el Martini.

En dos horas, cualquier peli de James Bond nos lleva a visitar cuatro o cinco países distintos y, con tanto viaje, es un verdadero desafío escoger los mejores destinos de la serie. Aquí destacamos algunos.

Tapu Island (El hombre de la pistola de oro)
Scaramanga, el villano interpretado por nuestro llorado e irrepetible Christopher Lee, tenía su residencia en este lugar paradisíaco de Tailandia cuando la mala suerte hizo que se cruzara con 007, por entonces interpretado por Roger Moore. Un tiroteo final entre las rocas y la arena dorada del Parque Nacional Ao Phang-Nga es uno de esos momentos icónicos de la historia de James Bond.

Agia Triada (Sólo para tus ojos)
Este monasterio griego fue escalado por el valiente agente británico, Roger Moore. En una escena célebre, un 007 que ya deja atrás los cincuenta tacos sube a lo alto de la montaña y demuestra que la edad es sólo un número, al menos en el cine.

Castillo de Himeji (You only live twice)
Vamos atrás en el tiempo, hasta la época en la que James Bond tenía la cara de Sean Connery. Corría el año 1967 cuando el agente más eficiente del MI6 visitó el lejano Japón y asaltó el castillo, clasificado 30 años más tarde por la ONU como Patrimonio de la Humanidad. Construido en el siglo XIV, el edificio sirvió como escuela de ninjas en el guión basado en las novelas de Ian Fleming.

Portugal (Al servicio secreto de su Majestad)
No es seguramente el lugar más exótico de los visitados por 007, pero la película “maldita” de la serie pasó por el país vecino. George Lazenby sólo tuvo el honor de interpretar al agente británico en esta peli, unánimemente considerada la más flojilla de toda la saga, antes del retorno del clásico escocés. La historia comienza con James Bond de visita en Estoril y cuenta con escenas en el Puente 25 de abril, Praia do Guincho, Serra a Arrábida y Zambujal. Una visita corta pero intensa.

El mapamundi de James Bond
Podríamos hablar de muchos más sitios porque James Bond ha dado varias vueltas al mundo durante sus 50 años de servicio. Mira aquí, en este mapa-mundi, la cantidad de países que el agente secreto ha visitado, y aquellos donde sus gobiernos no permitieron grabar. Con un mundo cambiante, ¿a dónde lo llevarán sus aventuras? Es Top Secret, ni siquiera M nos lo podría contar.