Los 10 (+1) mejores lugares de España para practicar rafting

¿Deseando soltar adrenalina haciendo rafting? En Goodyear te enseñamos los mejores lugares de España para practicarlo

Quedar con los amigos o la familia para hacer rafting es un plan que nunca falla: promete adrenalina, naturaleza y diversión, mucha diversión. Además, cada vez son más los ríos donde puedes practicar este deporte de aventura y, con ellos, las empresas que organizan los descensos y te proporcionan todo lo que necesitas para pasar un rato divertido de forma segura. Encontrarás algunos de los mejores lugares de España para practicar rafting en las cuencas del norte del país, otros en las del sur… Elige el que mejor se adapte a tu experiencia, ¡y a disfrutar!

Pero, ¿qué es el rafting?

El rafting es el deporte de aventura de moda, o, al menos, uno de ellos. Consiste en descender un río de aguas bravas subido en una balsa neumática. Lo habitual es hacerlo en grupo, de entre 6 y 8 personas.

Los tramos de los ríos donde suele practicarse rafting tienen asignado un nivel de dificultad que va del I al VI. Si eres principiante, lo normal es que pruebes con ríos de los niveles I y II. A medida que vayas cogiendo experiencia puedes descender tramos de clase III. El nivel IV es difícil, y el V y el VI solo para expertos con gran dominio de la técnica.

En nuestra selección de los mejores lugares para practicar rafting encontrarás tramos de todo tipo. ¿Comenzamos?

Rafting por el río

Los 10 mejores lugares de España donde hacer rafting

  • Río Miño en Galicia
  • Alto Ebro en Cantabria
  • Río Gállego en Huesca
  • Río Ara en Huesca
  • Río Noguera Pallaresa en Lleida
  • Río Cabriel en Valencia
  • Alto Guadalquivir en Jaén
  • Río Genil en Córdoba
  • Río Guadalfeo en Granada
  • Río Tormes en Ávila

El Miño en Galicia

Es el río más importante de Galicia y también el destino gallego preferido para los amantes del rafting, especialmente en el tramo que discurre desde el puente bajo la presa de Frieira, en la provincia de Ourense, hasta Barcela, en Pontevedra. Presenta intervalos de zonas tranquilas y rápidos, rodeados, por cierto, de bosques. La dificultad es media, y la temporada ideal, entre marzo y octubre.

Para bajar el subidón de adrenalina después de hacer rafting en el Miño, nada mejor que un baño relajante en las termas de Ourense.

Alto Ebro en Cantabria

Junto al embalse de Reinosa y a partir del pueblo de Arroyo, puedes descender el Ebro en tramos de distinta dificultad en un entorno espectacular. Puedes realizar el recorrido completo o limitarte a una sección determinada, por ejemplo, si vas con niños. Y, al salir, ¿qué te parece una ruta gastronómica por Cantabria para reponer fuerzas? Aquí tienes los mejores restaurantes donde comer cocido montañés. ¡Un plan completo!

Río Gállego en Huesca

En Murillo de Gállego se localiza uno de los mejores lugares de España para practicar rafting de España, desde la primavera hasta acabar el verano. Eso se nota en la multitud de empresas de turismo de aventura que operan en la zona. El río Gállego presenta tramos de nivel II, III y IV en los que la adrenalina y la diversión están aseguradas. Aquí el caudal del agua se mantiene más o menos estable, tanto por el deshielo de las montañas como por los desembalses de la presa del Pantano de la Peña. Si te sobra tiempo, aprovecha la visita a Huesca para esquiar, pasear por pueblos medievales, hacer senderismo…

Río Ara en Huesca

En el Pirineo aragonés, junto al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, uno de los paisajes de montaña que sin duda alguna te enamorarán

y uno de los parques nacionales imprescindibles de nuestro país, se encuentra el único tramo de clase V que encontrarás en España. Solo, solo, para expertos de este deporte, se ubica en el río Ara, poco antes de llegar a Torla. Pero no hace falta probar el nivel V para disfrutar de uno de los tramos más potentes para practicar rafting en el sur de Europa. De categorías III y IV, el que discurre entre Torla y Broto presenta fuertes rápidos, grandes desniveles y olas gigantes. Apto únicamente en primavera y verano.

Noguera Pallaresa en Lleida

Tu ruta por los mejores lugares para hacer rafting tiene que pasar, sí o sí, por el tramo pionero en este deporte de aventura. Se encuentra en Lleida, entre Llavorsí y Rialp: 14 kilómetros de rápidos, olas, risas y emoción en el río Noguera Pallaresa que suelen recorrerse en unas 3 horas. El río, uno de los más populares del país para practicar rafting, suele estar muy concurrido, sobre todo en los meses de verano, aunque la buena noticia es que aquí el descenso puede realizarse de marzo a octubre.

Si con 3 horas no tienes suficiente, puedes continuar río abajo hasta el desfiladero de Collegats. Los paisajes, como no puede ser de otra manera a los pies de los Pirineos, quitan el habla. O probar con otras actividades. El valle de Arán es un paraíso para los amantes de la aventura.

Rafting con amigos

Río Cabriel en Valencia

Las Hoces del Cabriel en el interior de la provincia valenciana son uno de los destinos preferidos para los amantes del rafting que viven en el Mediterráneo. De abril a agosto, ofrece rápidos aptos también para menores de edad, corrientes, saltos, abordajes, risas y más de un chapuzón,. Tanto si tu intención es visitar los mejores lugares para practicar rafting como si lo que buscas es una ruta por el interior de Valencia, no dejes de pasar por aquí.

Alto Guadalquivir en Jaén

Si viajas con niños, podéis practicar rafting todos juntos en Jaén, en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, el espacio protegido más amplio de España, y uno de nuestros destinos recomendados para disfrutar con niños en Andalucía. En él, el tramo del Guadalquivir que discurre entre el puente de Los Agustines y Puente Ortega, de unos 9 kilómetros, es ideal para principiantes y grupos de diversa edad. En esta zona, además, es posible descender el río durante prácticamente todo el año.

Río Genil en Córdoba

En Córdoba también también puedes disfrutar del descenso de ríos de aguas bravas acompañado por niños. El río Genil es un lugar muy popular entre quienes se inician en el rafting, con tramos de nivel II y III. El más frecuentado por las empresas de turismo activo es, quizás, el que va de Benamejí a Palenciana, en la provincia de Córdoba. Aquí la temporada es más corta, de mayo a septiembre.

Río Guadalfeo en Granada

El tercer río imprescindible para el descenso de aguas bravas en Andalucía es el Guadalfeo, a los pies de Sierra Nevada. Es también el más intenso, con dos tramos diferenciados: uno de poca dificultad idóneo para disfrutar en familia, y otro con más obstáculos donde la técnica y la coordinación del equipo son esenciales. La mayoría de las empresas que ofrecen esta aventura suelen partir de Órgiva, en la Alpujarra Granadina.

Otra ventaja de hacer rafting en Granada es que puedes acercarte a la ciudad para disfrutar de una riquísima, y barata, ruta de tapas, o para conocer in situ las curiosidades de La Alhambra.

Tormes en Ávila

El mejor río de aguas bravas del centro de España es el Tormes. Por pleno Parque Natural de la Sierra de Gredos, en Ávila, discurren varios tramos navegables que alternan zonas de rápidos con otras de aguas tranquilas, aptos para personas de cualquier edad y condición. Hacer rafting a un par de horas de Madrid es solo una de las muchas actividades que puedes hacer en Gredos.

Parque Olímpico del Segre

El rafting es uno de los deportes de aventura más divertidos para practicar en grupo. Aún así, puede que te dé un poco de miedo descender un río que no conoces, aunque cuentes con el equipamiento de seguridad necesario y un guía experto que dirige la balsa. Para los miedosos, el canal de aguas bravas del Parque Olímpico del Segre, en Lleida, es la opción perfecta. Este espacio lúdico ofrece un entorno controlado con caudal de agua regulado, monitores especializados, remontadores mecánicos, higienizador y secador de material deportivo… En nuestro listado de los mejores lugares de España para practicar rafting, no podía faltar.