Dónde se rodó Arde Madrid: descubre los principales escenarios

18 enero | 2019 | Goodyear

En 1953, Ava Gardner pisaba España por segunda vez en su vida. Pero, a diferencia de la primera, esta vez llegaba para quedarse. Una de las actrices más conocidas del mundo dejaba atrás Hollywood y a su marido, el inolvidable Frank Sinatra, para instalarse en Madrid, la capital de un país inmerso en una dictadura. Una decisión difícilmente entendible pero que permitió a la diva vivir algunos de los mejores años de su vida.

Ahora, más de medio siglo después, Paco León ha creado una serie donde repasa la estancia de la actriz en nuestro país. Se llama ‘Arde Madrid’, la ha escrito junto a Anna Costa y ha querido mostrar el otro lado de la España franquista, el que vivían sólo unos pocos privilegiados y en el que no faltaban las fiestas, los clubes privados y una vida social más agitada que animada. Y Ava Gardner fue feliz en ese ambiente.

Madrid en blanco y negro

‘Arde Madrid’ recrea, en su primera temporada, sólo lo que ocurrió en diez días del año 1961, un cortísimo periodo de tiempo en el que sucedieron varios hechos que pasaron a la historia: el suicidio de Hemingway, el bautizo de Antonio Flores o el contrato que firmó la actriz para filmar la mítica película ’55 días en Pekín’. En total son 8 capítulos de media hora de duración cada uno que se han grabado en espacios naturales: ni un solo decorado, ni un plató. Sólo los auténticos escenarios que pisó la actriz, aunque algunos han tenido que ser retocados para la ocasión. Desde Goodyear repasamos dónde se rodó Arde Madrid.

13 años de historia

Ava Gardner contó con dos ayudas inestimables para decidir instalarse en Madrid, más allá del amor a primera vista que sintió por la ciudad cuando la visitó por primera vez. Uno fue que no sufría el acoso de los paparazzipor la calle, como le sucedía en Hollywood; el otro, que no pagaba impuestos en nuestro país, exenta por el régimen de Franco. Fue el empujón que necesitaba para vivir en España y disfrutar de la vida a lo grande: fueron 13 años imposibles de olvidar para la actriz, que siempre llevó a este país en su corazón.

En la serie aparecen locales como los que frecuentaba Gardner a diario, como Chicote o el tablao Villa Rosa. Los dos siguen estando hoy como eran hace medio siglo y en los dos se ha grabado con mínimos cambios de decoración. Es la premisa de Paco León: grabar sólo en los lugares en los que estuvo la actriz. También la tienda de Loewe en la Gran Vía, en la que la Gardner compraba a menudo, a veces acompañada del mismísimo Ernest Hemingway. La tienda sigue siendo la misma y el director ha podido modificarla mínimamente para que la actriz que encarna a la diva de Hollywood, Debi Mazar, sintiera el espíritu de los 60.

El Hotel Intercontinental, en el Paseo de la Castellana, era en 1961 el Castellana Hilton. Ahí se firmó el contrato de ‘55 días en Pekín’, un evento mundial ya que en aquella época los contratos de las películas que contaban con actores de Hollywood se firmaban en grandes actos públicos. También aparece en ‘Arde Madrid’, el Rastro, la Plaza de Las Ventas, el viaducto de la calle Segovia o una farmacia antigua del centro. El objetivo no era otro que dar credibilidad a la historia a partir de los lugares reales que frecuentó la estrella de cine.

Hoteles, casas y fiestas

Ava Gardner tuvo una vida de lujo en la capital de España, pero eso no quiere decir que siempre estuviera rodeada de personas de la alta sociedad. De hecho, pasaba horas y horas con artistas callejeros, invitaba a su casa a cualquiera que llevara el arte en sus venas y fue amiga de gitanos de raza como la familia Flores. Su primer alojamiento fue el hotel Castellana Hilton desde el que se mudó a un chalet en La Moraleja por el que pagó menos de 70.000 dólares de la época.

Años después se trasladó al centro de Madrid, alquilando la segunda y tercera planta de un dúplex en la zona de El Viso en el que también vivía Perón, el expresidente argentino que se había exiliado en España. Es esa vivienda la que se recrea en la serie, aunque para darle más credibilidad la productora buscó un chalet que tuviera las mismas características y lo encontró en Las Rozas, casualmente en el mismo emplazamiento en el que se grabó la película ’55 días en Pekín’.

Todo está recreado en ‘Arde Madrid’, una serie grabada en blanco y negro que rememora 13 años de felicidad, reducidos a sólo diez días del año 1961, de uno de los mayores mitos que ha dado Hollywood, Ava Gardner. ¡Pero hay segunda temporada en marcha! ¿Se repetirán los escenarios de la serie? ¿Cómo será el Madrid de la pequeña pantalla en la segunda entrega de la estrella de cine en España?

Good Year Kilometros que cuentan