Una ruta de cine en Galicia: los escenarios de Elisa y Marcela

5 junio | 2019 | Goodyear

Elisa y Marcela eran dos mujeres que, como tantas otras, se enamoraron y quisieron vivir su relación formando un hogar. Sin embargo, tenían algo que se lo impedía: la sociedad. Tuvieron la mala fortuna de nacer en la España de finales del siglo XIX, cuando el matrimonio entre personas del mismo sexo era algo impensable. Ahora, Isabel Coixet trae al cine la historia de dos mujeres excepcionales que lucharon por su amor por encima de lo que pensara todo un país. Repasamos los escenarios de rodaje de Elisa y Marcela: A Coruña y Ourense.

Elisa y Marcela: una historia de película

Para los que aún no conozcan la azarosa vida de estas dos mujeres se la resumiremos en pocas líneas, aún a riesgo de hacer un pequeño spoiler a la película de Isabel Coixet. Elisa y Marcela se conocen en la Escuela de Magisterio de A Coruña con 23 y 18 años respectivamente; ahí comienzan una amistad que, para muchos, ya era algo más, tanto que la familia de Marcela la envía a Madrid a terminar sus estudios. Siguieron en contacto y volvieron a encontrarse años después cuando ambas ya se habían convertido en maestras. El destino las unió en la Costa da Morte gallega: Marcela, como profesora en Dumbría y Elisa dando clase en Vimianzo: apenas había 15 kilómetros de distancia.

Marcela y Elisa

Se fueron a vivir juntas y así pasaron diez años sin levantar sospechas, compartiendo casa como amigas, hasta que decidieron poner en marcha un arriesgado plan: casarse. Elisa se disfraza de hombre y se presenta en la iglesia de San Jorge de A Coruña convertido en Mario. Allí explica al párroco que vuelve de vivir en Inglaterra donde su padre no le dejó ser católico y que le gustaría recibir el bautismo. El sacerdote le cree y le administra el sacramento, pero poco después Mario vuelve a esa iglesia para explicar al religioso que se ha enamorado de Marcela y que se quiere casar con ella en ese mismo templo.

La boda tiene lugar a primera hora de la mañana del 8 de junio de 1901 y es el primer matrimonio homosexual de la historia de España que se casó por la Iglesia. Sin embargo, poco después se destapa el engaño por una carta anónima enviada al párroco. Elisa y Marcela huyen primero a Oporto, convertidos en Pepe y Marcela, hasta que finalmente cruzan el Atlántico para vivir el resto de sus apasionantes vidas en Argentina. Una historia de película que bien se merecía ser contada en la gran pantalla.

La ruta de Elisa y Marcela por A Coruña

Ahora, más de un siglo después de aquella apasionante aventura, las calles de la ciudad herculina se convierten en el escenario perfecto para revivir la vida de estas dos grandes mujeres. Una empresa gallega ha creado una ruta que nos permitirá conocer los lugares en los que Elisa y Marcela vivieron su amor.

Alejandro Barreiro fue el periodista de La Voz de Galicia que desveló en la prensa aquella historia y que le puso un titular que ha perdurado hasta nuestros días: “Un matrimonio sin hombre”. De su mano se recorren las calles coruñesas, explicando los cambios que se han producido en la ciudad y que la han transformado en el último siglo, pero que sigue conservando muchos de los puntos de interés que también conocieron Elisa y Marcela.

Nos contarán pormenores de la historia, recordarán pasajes de su vida que muchos aún desconocen y se visitarán rincones de A Coruña. Partiendo de la Plaza de Azcárraga, donde se conserva una fuente del siglo XIX, la ruta recorrerá más de una veintena de lugares en los que Elisa y Marcela vivieron su amor.

No faltará la visita a la iglesia de San Jorge, epicentro de la historia, pero tampoco a la calle de San Andrés: allí se encontraba la pensión Corcubión, en la que ambas mujeres pasaron su noche de bodas, y cuyo edificio sigue intacto más de un siglo después. Incluso se pasará por una céntrica chocolatería donde tuvo lugar el banquete de bodas más singular: un chocolate con churros.

La visita recorre unos 3 kilómetros por la ciudad de A Coruña a lo largo de una hora y media, aproximadamente. El precio es de 10 euros por persona y toda la información necesaria está recogida en su página web elisaymarcela.com.

Elisa y Marcela en Ourense

Pero más allá de los escenarios reales que sirvieron de telón de fondo para el amor de dos mujeres, Elisa y Marcela, el rodaje de Elisa y Marcela, la producción de Netflix, se realizó en parte en la provincia de Ourense. Coixet recurrió a escenarios reales de Celanova, Pazos de Arenteiro  y Moldes, en Boborás, para ambientar su historia intimista, rodada en blanco y negro. Así, en el monasterio de San Salvador se recreó la escuela de maestras de A Coruña donde se enamoraron en 1885.

En todo caso, una ruta de cine que nos traslada al siglo XIX y nos permite recorrer algunos de los escenarios que inspiraron la historia real de Elisa y Marcela y que sirvieron para traer de nuevo al siglo XXI su lucha personal.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan