El Ministerio del Tiempo en 10 escenarios por toda España

Desde el corazón de Madrid hasta las playas de Castellón, ¿te apuntas a este viaje por ‘El Ministerio del Tiempo’?

‘El Ministerio del Tiempo’ es la serie de Televisión Española que nos lleva de ruta por la historia de España, gracias a una patrulla de funcionarios muy peculiar que viaja en el tiempo para velar por que nadie cambie el pasado. Eso, en la ficción, porque en la realidad ‘El Ministerio del Tiempo’, que acaba de estrenar su tercera temporada en antena, nos invita a viajar por la geografía de nuestro país gracias a sus localizaciones, ya que se trata de una producción que rueda buena parte de su metraje en exteriores. Desde el corazón de Madrid hasta las playas de Castellón, ¿te apuntas a este viaje por los escenarios de ‘El Ministerio del Tiempo’?

Comenzamos el viaje en el mismo punto que Julián, el personaje de Rodolfo Sancho que nos abre la puerta del ministerio en el primer capítulo de la serie. Esa puerta o entrada al ministerio secreto se encuentra en el número 2 de la Plaza del Duque de Alba de Madrid. Por fuera pasa desapercibida con los grafitis y carteles viejos que la cubren, pero dentro… Dentro, en realidad, se encuentra el palacio de la Duquesa de Sueca, un edificio histórico del siglo XVIII que fue residencia de la esposa de Manuel Godoy, cuartel de la Guardia Civil, colegio y que, tras varias décadas en ruinas, está siendo restaurado por el Ayuntamiento.

El Ministerio del Tiempo cuenta con una prisión propia, una fortaleza de piedra en el siglo XI. Se trata, en la realidad, del famoso castillo de Loarre, a la sombra de los Pirineos en Huesca, fortaleza que ya sirvió como escenario en la película ‘El reino de los cielos’ de Ridley Scott, y que está considerado uno de los castillos románicos mejor conservados de Europa. Visitar el castillo de Loarre es posible, tanto por libre como en visitas guiadas.

Otro de los episodios de la serie nos cuenta el encuentro entre Franco y Hitler que se produjo en la estación de tren de Hendaya, y que para la ficción se rodó en el Museo del Ferrocarril de Madrid. Visitarlo es un plan que debes apuntarte para amenizar la vuelta al cole de tus hijos. El museo, que expone trenes y locomotoras de época, también organiza interesantes actividades, como el Tren de la Fresa, que viaja entre Madrid y Aranjuez, talleres para escolares o una feria de cómic.

Alcalá de Henares Ministerio del Tiempo

Localizaciones de la segunda temporada

La segunda temporada de la serie nos cuenta una anécdota de nuestra historia prácticamente olvidada: que Napoléon Bonaparte pasó una Navidad en el monasterio de Santa Clara de Tordesillas. Sin embargo, el edificio donde se rodó el capítulo no se encuentra en la provincia de Valladolid, sino en Madrid. El Monasterio de Santa María del Paular, impresionante edificio del siglo XIV, es una parada obligatoria en nuestra ruta por Rascafría. Hoy los monjes benedictinos siguen residiendo en él, mientras que otra parte es un lujoso hotel.

Los amantes del teatro seguro que reconocieron en otro capítulo de la serie, el dedicado a Miguel de Cervantes, el famoso corral de comedias de Almagro, destino imprescindible en cualquier viaje por Castilla-La Mancha. Declarado Monumento Nacional, conserva la arquitectura original de los corrales de comedias del siglo XVII y a día de hoy sigue acogiendo obras teatrales, como las que participan en el Festival de Teatro Clásico de Almagro. En la ficción pasa por un corral de comedias madrileño, el lugar elegido por Cervantes para representar ‘Los baños de Argel’, obra que nunca vio la luz.

Este capítulo, titulado Tiempo de Hidalgos, también llevó a Miguel de Cervantes a nuestros días para que el novelista fuera consciente de lo importante que era continuar escribiendo El Quijote. Así, vemos al autor paseando por el centro de Alcalá de Henares, la ciudad que le vio nacer: la plaza de Cervantes con la escultura dedicada a su figura; la calle Mayor donde se encuentra su casa natal, hoy un museo; la Universidad, de las más antiguas de España… Si hubiera tenido más tiempo, seguramente hubiera visitado también el parador de Alcalá de Henares, uno de los mejores paradores de España.

Los protagonistas de ‘El Ministerio del Tiempo’ no limitan sus viajes a la geografía española. En otro capítulo de su segunda temporada, Tiempo de magia, viajan a Nueva York para conocer al célebre escapista Houdini. En la realidad, los actores y el equipo se trasladaron al Parque Warner de Madrid, donde sus calles y escenarios recuerdan a aquellos en la Gran Manzana. Además de plató, la Warner es, por supuesto, un completísimo parque de atracciones, perfecto para llevar a los niños de excursión.

‘El Ministerio del Tiempo’ cierra su segunda temporada con una boda, y lo hace en un lugar de ensueño: el castillo de Guadamur, en la provincia de Toledo, fortaleza construida en el siglo XV de inspiración italiana que alberga en su interior una rica colección de armaduras, cuadros, tapices y muebles de época. Aquí residieron, de forma temporal, Juana la Loca o el emperador Carlos V. Si te pasas a visitarlo, no olvides recorrer la ciudad de Toledo para vivir un auténtico fin de semana medieval.

Guadamur El Ministerio del Tiempo

A la playa en la tercera temporada

En la tercera temporada, ‘El Ministerio del Tiempo’ viaja un poco más lejos y lleva su rodaje en exteriores hasta el mismísimo mar Mediterráneo. En Peñíscola, uno de los pueblos más bonitos de España y plató también de series internacionales como ‘Juego de Tronos’, la patrulla formada por Amelia, Pacino y Alfonso intentan que una misión trascendental para el desenlace de la Segunda Guerra Mundial se lleve a cabo. En la ficción se encuentran en Huelva, pero lo que vemos en pantalla son las calas del Parque Natural de la Sierra de Irta, el único tramo virgen del litoral Mediterráneo hasta el Cabo de Gata en Almería. La mejor manera de conocer este paraje es a través de las numerosas rutas que recorren la zona.

Y de Peñíscola a Zaragoza, al monasterio de Veruela, uno de los escenarios de cine más populares de Aragón, y que en ‘El Ministerio del Tiempo’ cobra especial protagonismo. En este monasterio, abadía cisterciense del siglo XII reconvertida a mediados del XIX en hospedería, se alojó el poeta Gustavo Adolfo Bécquer e, inspirado por el romanticismo del lugar, escribió la colección de cartas que más adelante publicaría en Desde mi celda. Ese fragmento de la historia es el que cuenta precisamente el capítulo rodado en Veruela, un edificio histórico que puede recorrerse en visitas guiadas.

Queda claro. ‘El Ministerio del Tiempo’ no sólo nos permite viajar en el tiempo por la historia de nuestro país, también nos ofrece a través de sus escenarios una ruta muy interesante por la geografía de la Península.