Todo lo que deberías tener en cuenta a la hora de elegir un coche familiar

24 mayo | 2016 | Goodyear

Cada familia tiene sus propias necesidades y cada miembro tiene unas preferencias, por lo que elegir el coche ideal que se adapte al núcleo familiar puede convertirse en una tarea ardua y llena de alternativas. A esto se suma la infinita oferta que, actualmente, hay en el mercado, lo que dificulta aún más nuestra elección. El coche ideal debe garantizar la seguridad infantil y debe ser funcional y práctico, lo que, combinado con una buena práctica de nuestra educación vial, puede otorgarle larga vida. Si estás buscando un coche adecuado para tu familia, presta atención a nuestros consejos y ¡todo será más fácil!

1. Establece un presupuesto realista
Lo primero es lo primero: ¿cuál es tu presupuesto? Trata de ceñirte a un presupuesto fácil de afrontar, con un máximo y que no te lleve a agobios. En el caso de que decidas optar por la financiación, elige un vehículo cuyas cuotas mensuales sean llevaderas y no te supongan un agobio.

2. Analiza tus necesidades reales
No te dejes llevar por las modas del momento o los caprichos y piensa qué es lo que necesitas para cubrir las necesidades de tu día a día. Si ya tienes hijos, sabes cuánto espacio es el que necesitas; y, si tienes intención de aumentar la familia, puedes hacerte una idea. Ten en cuenta el número de asientos, puertas, compartimentos o el espacio para almacenamiento extra, pues, cuando viajas en familia, el equipaje suele ser bastante más abultado que cuando viajas solo.

3. Busca, mira y compara precios
Si ya tienes una idea clara del dinero que quieres o te puedes gastar, te aconsejamos que mires en uno y otro lado y compares precios, para ir limitando la búsqueda. En muchas ocasiones, hay una gran diferencia de precio de unas marcas automovilísticas a otras. Tampoco deseches la idea de ojear los modelos de km 0 o segunda mano, pues, muchas veces, encuentras posibilidades muy buenas. Tómate el tiempo que necesites y haz un pequeño listado con los coches que te gustan o se ajustan a lo que, realmente, buscas.

4. Prueba los modelos que te han gustado
No es lo mismo ver que probar. Puede gustarte mucho un modelo y a la hora de su conducción puede no convencerte o quizás no tiene la capacidad real que pensabas o es incompatible con los accesorios infantiles que ya tienes. Probar los coches te ayudará de manera definitiva a decantarte por uno u otro.

5. Presta atención a la seguridad
Piensa que es el coche que va a llevar a tus pequeños, así que presta máxima atención a los sistemas de seguridad. Aunque los organismos de seguridad obligan a las compañías automovilísticas a cumplir con los estándares de seguridad (en lo que se refiere a cinturones de seguridad, airbags, etc.), muchas veces, verás modelos que priorizan una bonita carrocería o la potencia. ¡Olvídate de esos modelos!

Pon especial atención en los sistemas de seguridad de tracción, antibloqueo de frenos, reparto de frenada o estabilidad electrónica. Comprueba que el vehículo incluye cinturón de seguridad para cada miembro de la familia y, preferentemente, sistema de enganche ISOFIX, el más seguro del mercado. También puedes analizar los resultados de las pruebas de seguridad a los que son sometidos, antes de salir al mercado. Organismos como EuroNcap suelen publicar, anualmente, cuáles son los modelos que mejores notas han obtenido en este tipo de test de calidad.

6. Comodidad, funcionalidad y equipamientos
El espacio es una de las máximas que tienes que tener en cuenta. Es importante tener compartimentos amplios, maleteros con máxima capacidad para el equipaje y los accesorios infantiles que el bebé necesita durante los trayectos y espacio en el interior tanto para las sillas como para los miembros de la familia. También es cierto que este va a depender del coche que elijas. Los monovolúmenes son los que más espacio tienen, pero hay otros modelos más económicos: los sedán, cuya versión familiar te ofrece mucho espacio; los todoterrenos; o los compactos monovolumen, un sucedáneo del monovolumen.

Escoge tapicerías de limpieza fácil y cómodas para los desplazamientos. Las de tela o paño suelen ser las comunes, en los coches de serie, y también las que tienen un mantenimiento más sencillo.

El coche familiar tiene que ser práctico y adaptarse a las necesidades tanto diarias como de trayectos largos. Prescinde de los coches de tres puertas y asegúrate de que sea fácil salir y entrar, para evitar incomodidades.

La elección del equipamiento está un poco en función de las edades de tus hijos y sus necesidades. Hay un universo de opciones, aunque es cierto que unas se hacen más necesarias que otras. Si tienes hijos más mayores, es buena opción incluir aire acondicionado, luces en el techo, soportes para vasos y un mayor número de tomas de corriente para dispositivos tecnológicos de nueva generación.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan