Enoturismo en Castilla y León: 9 planes para disfrutar del vino

Descubre con Goodyear las denominaciones de origen de Castilla y León de forma diferente: planes para disfrutar del enoturismo

Castilla y León es tierra de vinos. Esta comunidad cuenta con nueve denominaciones de origen: Ribera del Duero, Rueda, Bierzo, Cigales, Toro, Arribes, Arlanza, Tierras de León y Tierra del Vino de Zamora. Detrás de cada una de ellas está la tradición vinícola, el secreto de cada bodega y el conocimiento sobre cada detalle de las uvas. Toda esta sabiduría está también a tu alcance a través de las diferentes propuestas de enoturismo en Castilla y León. Descubre con Goodyear las experiencias a tu alcance, disfruta de la gastronomía y el buen vino, visita parajes únicos y conoce los secretos de las denominaciones de origen de Castilla y León de una forma diferente y divertida. 9 planes para disfrutar del enoturismo en Castilla y León.

El tren del vino de Valladolid

Una iniciativa que conecta Madrid con tres zonas vinícolas de Valladolid: Ribera del Duero, Rueda y Cigales. El tren parte de la estación de Chamartín (a las 10:15) y regresa a primera hora de la noche, con opción de volver al día siguiente. Los lugares a visitar varían en cada excursión aunque siempre incluyen catas y degustaciones de vino en bodegas, que se complementan con visitas guiadas a Tordesillas, Medina del Campo o al archivo de Simancas.

Visita en bicicleta en Ribera del Duero

La bicicleta y el enoturismo también pueden estar conectados. En Ribera del Duero ofertan una experiencia diferente para recorrer en bicicleta eléctrica 15 parcelas de viñedo de una de las bodegas más singulares de la zona (el nombre de la misma no se facilita hasta realizar la reserva). Entre las provisiones que te ofrecen está una cesta de picnic para finalizar el paseo con una buena merienda. En ella no falta el chorizo ibérico, un queso curado, paté de perdiz, pan y, por supuesto, una buena botella de vino para brindar con unas vistas únicas. Sí, será un momento perfecto para que quede constancia de ello en Instagram.

Enoturismo vendimia

Bodegas subterráneas de Aranda del Duero

Otra opción para disfrutar del enoturismo en Castilla León está en Aranda del Duero, en Burgos. Conserva más de un centenar de bodegas subterráneas que merece la pena conocer. Son construcciones de la Edad Media hechas a una profundidad de entre 8 y 11 metros para conservar el vino (la temperatura está entre 11 y 13 grados). Adentrarse en ellas es hacerlo a una auténtica ciudad en el subsuelo dedicada de lleno al cuidado del vino. Entre las más recomendables figuran la de Don Carlos o la de Las Ánimas, reconvertida en el Centro de Interpretación de la Arquitectura del Vino. Tras estas visitas nada mejor que un buen lechazo asado o probar la morcilla de Aranda.

En helicóptero por la Ribera del Duero

Una experiencia exclusiva para aquellos que busquen acercarse al enoturismo en Castilla y León de un modo diferente. Se trata de un tour privado en helicóptero desde Madrid hasta la Ribera del Duero para disfrutar desde el aire de El Escorial, Segovia o el paisaje único que forman los viñedos. El viaje se complementa con la visita a una bodega, cata de vinos comentada por un enólogo y una comida con productos de la zona.

Crea tu propio vino

Si eres de los que no se conforma con un vino cualquiera, se sabe al dedillo el listado de denominaciones de origen o qué significan conceptos como añada, bouquet o tanino el siguiente plan te interesa. Y es que te brinda la oportunidad de convertirte en enólogo y crear tu propio vino. La experiencia empieza con una visita guiada para conocer todo el proceso, desde el cuidado de los viñedos hasta el embotellado. En la sala de barrica podrás catar caldos de diferentes tipos y las nociones para identificarlos. ¿Estarás entonces preparado para elaborar tu vino? La bodega te proporcionará todo lo necesario: botellas de diversas variedades, probeta, copas para el coupage… ¿Te atreves? El resultado podrás llevártelo a casa y el mejor del grupo recibirá una botella Premium.

Talleres de poda

Una iniciativa para aquellos que no se conforman con que les expliquen el proceso de elaboración del vino sino que quieren experimentar por sí mismos cómo son las tareas necesarias en los viñedos para conseguir las mejores uvas. Algunas bodegas incluyen en sus propuestas los trabajos y procedimientos a los que se someten las cepas, como la poda. En estos talleres se explica cómo seleccionar los mejores brotes y cómo y cuándo se debe podar. Lógicamente la teoría va acompañada de la parte práctica para convertirse por unas horas en un auténtico viticultor.

Enoturismo urbano

No a todos los amantes del vino les gusta conocer sus secretos y particularidades de su lugar de origen. Los urbanitas también cuentan con una experiencia en la que poder disfrutar de este producto sin renunciar a las comodidades de la ciudad. Se desarrolla en Valladolid, el primer lugar en sumarse a esta ruta urbana de enoturismo. En la iniciativa participan varios restaurantes y bares de la ciudad vallisoletana.

Visita en familia

El enoturismo en Castilla y León también es una opción viable para familias con niños pequeños. Algunas bodegas incluyen en sus visitas actividades infantiles en las que entrar en contacto con el mundo del vino aprendiendo cómo se recogen las uvas, experimentando su pisado o realizando su propio etiquetaje. En Emina, en Medina del Campo, (Denominación de Origen de Rueda), por ejemplo, se organizan visitas que incluyen actividades para los peques y cata de vinos sin alcohol. Esta bodega cuenta, además, con una almazara ecológica con un jardín de variedades de olivo en la que descubrir cómo es el proceso de elaboración del aceite.

Termalismo entre copa y copa

Termalismo, cultura y vino se complementan en la siguiente propuesta. Una escapada de fin de semana a Peñafiel en la que conocer su casco antiguo, su castillo y su Museo del Vino, situado dentro de la fortificación. Después podrás visitar algunas de las bodegas de la zona para finalizar con un tratamiento termal a base de vino. Si no has probado la vinoterapia qué mejor que hacerlo en una zona en la que son auténticos expertos en el tema. ¡Atrévete a probar los baños, masajes, tratamientos faciales o envolturas con derivados del vino!
El enoturismo en Castilla León no sólo es vino sino también cultura, patrimonio y naturaleza. Pon a punto tu coche e inicia una nueva aventura por sus bodegas y viñedos. Castilla y León tiene mucho que ofrecerte.