Equilibrado de neumáticos: cómo, cuándo y por qué se hace

26 febrero | 2019 | Goodyear

¿Sabes para qué sirve el equilibrado de neumáticos? Descubre con Goodyear cómo y cuándo se realiza su mantenimiento

Abrimos el coche, entramos, nos preparamos para nuestro viaje y arrancamos el motor. A partir de ese momento, los neumáticos son la parte más importante del vehículo, el elemento que está en contacto con el asfalto, que nos permite detenernos en cualquier instante o girar a un lado u otro en el momento que lo necesitemos. Es primordial, por tanto, que las ruedas estén siempre a punto y para ello no sólo necesitamos mantenerlas con la presión adecuada y cambiarlas cuando es necesario, sino que también debemos llevar a cabo un proceso menos conocido: el equilibrado de los neumáticos.

¿Qué es el equilibrado de neumáticos?

El equilibrado de neumáticos es un proceso mecánico para eliminar la vibración de las ruedas y que no se transmita a la dirección. De esa manera podemos conducir con las máximas garantías a distintas velocidades sin notar ningún tipo de alteración en el volante ni en el salpicadero. Gracias al proceso de equilibrado conseguimos alargar la vida útil de los neumáticos al prevenir un desgaste prematuro, además de evitar averías y proteger tanto las suspensiones como las llantas, la transmisión y los amortiguadores de nuestro coche.

¿Cuándo se hace el equilibrado de neumáticos?

Cada vez que cambiamos los neumáticos tenemos que llevar a cabo el proceso de equilibrado. Pero también hay ciertas sensaciones al conducir que nos indican que tenemos que acercarnos al taller para que revisen las ruedas. Por ejemplo, cuando sentimos algunas vibraciones mientras conducimos a una velocidad media de entre 100 y 120 kilómetros por hora. Si esas vibraciones se producen en el volante o en el salpicadero, es probable que haya que equilibrar los neumáticos delanteros; y si sentimos la vibración en los asientos o bien lo hacen los pasajeros que van detrás, es más que posible que haya que equilibrar las ruedas traseras. En cualquier caso, un especialista sabrá en todo momento qué necesitan tus neumáticos.

Cuándo equilibrar los neumáticos

¿Cómo se lleva a cabo el equilibrado de neumáticos?

Hay una máquina de calibración que está dedicada exclusivamente a esta tarea. Cuando ponemos unos neumáticos nuevos o tenemos que revisar los que ya llevamos en coche, lo primero que hay que hacer es poner la presión que recomienda el fabricante en las ruedas. Después, llevamos el neumático a esa máquina para calibrar, que nos dirá qué contrapesos hay que colocar y en qué lugares específicos de la rueda hay que hacerlo para que esté equilibrada: esos contrapesos son pequeños plomos que se tienen que poner en el lugar exacto que nos indica la máquina para evitar las vibraciones y que se produzca un mayor desgaste en una zona del neumático o en otra.

¿Por qué hay que equilibrar los neumáticos?

Para poder conducir con absoluta seguridad necesitamos que todos los elementos que componen nuestro vehículo estén en perfecto estado. Y en el caso de los neumáticos, con más razón al ser la conexión del coche con el asfalto. El equilibrado de neumáticos se hace para que las ruedas giren de forma uniforme, no se produzcan vibraciones que afecten a la conducción, no se desgaste una zona de las ruedas más que otra y, al mismo tiempo, se protejan las llantas, los amortiguadores y la transmisión.

¿Es lo mismo equilibrado que alineado?

No debemos confundir dos procesos diferentes que se dan en el mantenimiento de nuestro vehículo. El equilibrado, como hemos visto, sirve para mantener los neumáticos en perfecto estado evitando las vibraciones, mientras con el alineado se busca ajustar la posición de las ruedas y sus ejes, de tal manera que la estabilidad del coche sea la adecuada. Gracias a los criterios de convergencia y divergencia evitamos que los neumáticos se desvíen hacia un lado u otro del coche, garantizando la seguridad en la conducción.

Dos consejos para mejorar las prestaciones de tus neumáticos

Es importante que nuestros neumáticos sean revisados y manipulados por expertos, ya que se encargarán de que se monten en nuestro vehículo en perfectas condiciones. Aunque hay algunas recomendaciones que podemos llevar a cabo: uno es que si montamos dos neumáticos nuevos, lo hagamos en el eje trasero, ya que proporcionan más adherencia y reducen el riesgo de desequilibrio. El segundo es que siempre que cambiemos una rueda en nuestro vehículo sustituyamos también la válvula, ya que garantiza la estanqueidad y, por tanto, la seguridad del neumático.

Ya sabes qué es el equilibrado de neumáticos, por qué se hace y cuáles son las condiciones en las que debes realizarlo. Este proceso mecánico apenas lleva unos minutos, por lo que es muy importante no demorarlo en caso de que notes algunos de los síntomas descritos anteriormente. La seguridad en la conducción es lo más importante y cuidar de las ruedas es lo primero que debemos hacer al hablar del mantenimiento de nuestro vehículo.

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan