Escapada en San Fermín: planes para disfrutar en 2018

Descubre con Goodyear los mejores planes para aprovechar al máximo una escapada a San Fermín en 2018. ¡Imperdibles!

“A Pamplona hemos de ir, con una bota, con una bota… a Pamplona hemos de ir, con una bota y un calcetín”. Cada julio se repite la misma cantinela y miles de personas de todo el mundo se desplazan a Pamplona a vivir una experiencia sin igual: nueve días de fiesta en la calle en una ciudad teñida de blanco y rojo, con espectáculos en directo, gastronomía tradicional… ¡y mucha diversión!  Y así, bota en mano, sabemos que te dispones a hacer una pequeña escapada con los amigos hacia la tierra pamplonica. Antes de poner rumbo a San Fermín, sigue nuestra guía de superviviencia para disfrutar de la fiesta.

Las fiestas de San Fermín son chupinazo, encierros, procesión y el Pobre de Mí. ¡Atentos al programa de fiestas y actividades del San Fermín 2018 y no pierdas detalle!

Todo empieza el 6 de julio a mediodía en la Plaza Consistorial, donde miles de personas esperan a que la alcaldía inaugure oficialmente la fiesta con el lanzamiento del chupinazo. Una vez encendida la mecha del cohete anunciador y al grito de “Pamploneses, Viva San Fermín, Gora San Fermín”, miles de personas levantan sus pañuelos rojos y los agitan al cielo, dando la bienvenida a un non-stop de fiesta que durará nueve días. ¡Y la verdad es que resulta impresionante ver la imagen de la plaza entera vestida de rojo cantando y bailando! La plaza, que parece tan pequeña cuando está vacía (algo más de 1.100 metros cuadrados), albergará durante el chupinazo más de 12.000 personas (en el Casco Viejo de Pamplona viven durante todo el año cerca de 11.200 vecinos). Consejo: el pañuelo se coloca anudado a la muñeca o guardado en el bolsillo hasta que el cohete suene en el cielo. Después, la tradición es ponérselo en el cuello.

Chupinazo San Fermin

Al día siguiente, festividad de San Fermín y día más fuerte de la feria, tienen lugar los momentos más tradicionales: la procesión, con la salida del santo de la Iglesia de San Lorenzo con La Pamplonesa (banda musical) de fondo; la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, en la que 25 mozos se visten con las conocidas figuras de cartón piedra bailando entre la multitud por el casco antiguo. Aunque San Fermín no es el patrón de Pamplona, la procesión es un punto álgido de las celebraciones. Lo más emotivo son los ‘momenticos‘, pausas en el recorrido en los que distintos colectivos dedican jotas al santo.

El encierro es el acto central más representado en el extranjero en el que las peñas corren por delante de los toros para llevarlos hasta la Plaza de Toros, donde tendrá lugar la corrida, un espectáculo que desde el 67 cuelga el cartel de “no hay billetes”. Si tienes suerte y tienes amigos o familia con balcón, merece la pena verlo desde allí, porque te permite vivir la experiencia de una forma segura, ¡y disfrutar de una vista privilegiada! Sino, en esta web (si hay disponibles) se pueden alquilar. Si corres el encierro, atento a las señales. Cuando el reloj de San Cernin marca las 8 horas, un cohete anuncia el comienzo del encierro, se abre la puerta de los corrales y se retiran las barreras formadas por los policías municipales para contener a los mozos. Un segundo cohete avisa de que ya ha salido la manada completa, el tercero informa de que la manada está ya en la plaza de toros y el cuarto indica que toda la manada ha entrado en corrales.

El final de fiesta llega en la medianoche del 14 de julio, con el Pobre de mí, cuando el alcalde anuncia el final de las fiestas proclamando: <i“Ya falta menos para el glorioso San Fermín”, e invita a todos a participar en los Sanfermines del año siguiente. Cohetes y fuegos artificiales ponen punto y final a una fiesta que terminará la madrugada del 15 de julio. La costumbre es cantar el ‘Pobre de mí’ con una vela encendida en la mano y acudir a la casa del santo morenico, la iglesia de San Lorenzo, para anudar los pañuelos rojos a la verja en un gesto de cariño a San Fermín.

Escapada en San Fermín

Gastronomía y San Fermín: dónde y qué comer

Hasta el final de fiesta son muchas las actividades para disfrutar de Pamplona además de lo actos tradicionales y los encierros diarios. La gastronomía también ocupa una parte fundamental de la celebración de los Sanfermines. Las peñas, sociedades gastronómicas y cuadrillas (o los grupos de amigos visitantes como nosotros), se sientan a la mesa para disfrutar juntos de la cocina tradicional navarra. En un sitio como Pamplona, el momento gastronómico es absolutamente imprescindible en cualquier acontecimiento social, ¡imagínate en San Fermín! La verdad es que el programa de las fiestas recoge muchos actos y tradiciones que serían impensables sin su acompañamiento culinario. ¿Qué sería de la procesión y la danza de Gigantes y cabezudos sin acompañarla con sus cacuelicas típicas, sus pintxos y su chistorra? ¿Y del encierro sin chocolate con churros posterior? ¿O los espectáculos por la tarde sin su correspondiente merienda con las peñas tendidas al sol en la Plaza de Toros? Platos típicos como el estofado de toro, el ajoarriero o una buena ración de pochas ayudan a sobrellevar una semana de jarana.

Fiesta de San Fermín

Conciertos en San Fermín

La plaza de los Fueros será el escenario principal de conciertos para la semana grande de San Fermín. Berri Txarrak, La Pegativa y Bad Gyal son algunas de las actuaciones confirmadas. La plaza de Compañía acogerá el ciclo Jazzfermín entre el 6 y el 13 de julio. La Plaza de los Fueros se ha consolidado como el espacio joven por excelencia: numerosos djs, clases de hip hop o zumba y fiestas de la espuma se intercalan con todo tipo de música durante todos los días de fiesta. Los conciertos imprescindibles: el día 6  de julio abre el cartel Los Caligaris, fusion de músicas para ir abriendo boca antes del concierto estrella, el del grupo catalán La Pegatina. En su única fecha confirmada en Navarra (al menos hasta el momento) presentará su último disco, ‘Ahora o nunca’.  El sábado día 7, otras dos citas que no debes perderte: la argentina Nathy Peluso e Iseo & Dodosound with The Mousehunters. El día 8 es el turo para el rock con Berry Txarrak, que presentan su nuevo disco ‘Infrasoinuak’. Para cerrar el ciclo de conciertos, el viernes día 13 es el turno del trap-dancehall con Bad Gyal y del ska-punk de los reconocidos Talco.

En definitiva, San Fermín es toda una experiencia: tradición, música, gastronomía y fiesta se mezclan para honrar al santo durante nueve días de festejos y celebraciones. Un plan perfecto para ir con los amigos y vivir una semana sin igual. Y si aún te quedan fuerzas tras el Pobre de mí, recuerda que Navarra es un destino de cine que tiene mucho que ofrecderte y no sólo hablamos de la Trilogía del Baztán. ¿Te apuntas?