10 escapadas por España para la nueva normalidad en 2020

16 junio | 2020 | Goodyear

El COVID-19 ha cambiado la forma de viajar en 2020. Si quieres salvar tu verano, no te pierdas estas 10 escapadas por España para la nueva normalidad

Este 2020 es un año excepcional y las vacaciones de verano no iban a ser menos. Nuestra forma de viajar cambiará considerablemente por la crisis del COVID-19 pero eso no implica que no podamos hacerlo. La nueva normalidad nos permite -por fin- cambiar de provincia y, por eso, llega el momento de planificar los primeros viajes en busca de desconexión, aventura o un poco de relax. Para ello no es necesario subirse a un avión ni realizar miles de kilómetros. Desde Goodyear te proponemos 10 escapadas para inaugurar la nueva normalidad y olvidarse de los días, semanas o meses confinados.  

O Courel (Lugo)

Un destino perfecto para los amantes del senderismo, de las vías verdes y buscadores de pequeños paraísos en la naturaleza. O Courel (en la provincia de Lugo en su mayoría pero que también abarca parte de los municipios leoneses de Oencia, Barxas y Vega de Valcarce) es uno de esos sitios en los que poder sentir que el tiempo se ha parado y la naturaleza se ha librado de la intervención del hombre. Aquí, no mantener el distanciamiento social es casi imposible.

Visitar O Courel es sinónimo de pasear entre castaños centenarios, bosques de encinas, robles, tejos y brezos. Si cuando estabas encerrado en casa por el COVID-19 soñabas con la naturaleza en estado puro, está claro que este es tu sitio. Obligatorio visitar las aldeas de Seoane, Folgoso, Ferramulín y A Ferrería y la cascada de Vieiros.

Escapadas por el Courel

Parque Nacional de Monfragüe (Cáceres)

Un lugar único en el norte de la provincia de Cáceres situado a 40 minutos en coche de Trujillo y a solo 20 de Plasencia. En sus 18.000 hectáreas se conserva la mejor y mayor zona de bosque mediterráneo del mundo y se pueden observar cientos de aves, entre las que destacan el buitre negro, los buitres leonados, águilas imperiales y las cigüeñas negras. Además, en Monfragüe viven ciervos, zorros, jinetas, gatos monteses…

El Parque Nacional de Monfragüe cuenta con varias rutas de dificultad media y baja; las distancias van de los 7,9 a los 23,3 kilómetros y algunas de ellas se pueden realizar en bicicleta. Además, para las apasionados del motor -incluso cuando están en la naturaleza- tienen la opción de descubrir algunas zonas del parque en 4×4.

La escapada a Monfragüe va más allá de la observación de aves y otras especies. También es un destino perfecto para los amantes de la astronomía por la poca contaminación lumínica de la zona. Para visitar el Observatorio Astronómico de Monfragüe hay que reservar previamente a través de la Oficina de Turismo de Torrejón el Rubio (en los teléfonos  927455292 o 637301189 o los correos observatorioastronomico@torrejonelrubio.es o astromonfrague@gmail.com). Además, en Torrejón el Rubio está el Centro de Arte Rupestre de Monfragüe, con cuatro chozos en los que se incluyen réplicas de arte rupestre de la zona o una vivienda del Neolítico.

Jaén, paraíso interior

Cuando pensamos en ciudades de Andalucía que merezca la pena visitar la primera reacción suele ser pensar en Córdoba, Granada o Sevilla. Está claro que siempre merece la pena descubrir (o redescubrir) esos tres destinos pero en esta propuesta de escapadas para inaugurar la nueva normalidad nos decantamos por Jaén.

¿Qué posibilidades nos ofrece? Pues una combinación de cultura, patrimonio y buena gastronomía con la ventaja de poder visitarla caminando. ¿Hay algo mejor cuando se va a una ciudad? En tu lista de “sitios que no me puedo perder” en Jaén debes anotar la catedral, los baños árabes (entre los mejor conservados de Europa), el castillo de Santa Catalina, las calles de la Judería y el refugio antiaéreo (sí, es real. Se construyó durante la Guerra Civil después de un bombardeo que acabó con la vida de 159 personas y tiene una capacidad para más de mil).

Las tascas del casco histórico o, si es ya de noche, tomarse algo en la plaza Dean Mazas, son otras dos paradas imprescindibles. Una cata a ciegas de aceite de oliva es otra posibilidad para los más cocinitas.

Escapada por Jaen

Ruta por la costa de Cantabria

Si lo que te apetece es mar, ¿por qué no elegir Santander como “campamento base”? Si es tu primera visita a la capital cántabra no te olvides de pasear por el Sardinero, ir al palacio de la Magdalena y darte el placer de recorrer la bahía en barco.

¿Pueblos que merezcan la pena visitar? Hay muchas posibilidades pero entre los indispensables están Santillana del Mar -su casco histórico es uno de los mejores conservados de España-; San Vicente de la Barquera -que conjuga sus casas medievales con unas playas únicas-; y Castro Urdiales – con un faro-castillo único, sus callejuelas de Puebla Vieja o el parque de Cotolino-.

Reponer fuerzas después de tanta visita es muy fácil cuando estamos en tierras cántabras. Al buen cocido montañés o lebaniego (dependerá de la zona donde estamos) se le pueden sumar las rabas, la marmita de bonito y, por supuesto, las anchoas de Santoña.

Ordesa y Monte Perdido 

Perfecto para aquellos que busquen desconexión, paisajes únicos para recorrer con calma y olvidarse de la pandemia, el trabajo o los problemas familiares. El Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido, en el Pirineo aragonés, es uno de esos sitios para reconciliarse con la naturaleza, dejarse llevar y disfrutar de un paisaje único.

Declarado Parque Nacional en 1918 y Patrimonio de la UNESCO desde 1997, está formado por cuatro valles: Escuaín, Ordesa, Pineta y Añisclo, a los que habría que sumar la parte más montañosa: el Monte Perdido. Son más de 15.000 hectáreas, por las que hay rutas de diferente dificultad y duración, por lo que deberás seleccionar cuál realizas. ¿Recomendaciones? El cañón de Añisclo, la garganta de Escuaín o la ruta de las cascadas.

Ordesa

León: patrimonio y gastronomía

León es una de esas ciudades pequeñas que se pueden recorrer a pie, sin prisas, y que conjuga una gran riqueza patrimonial con la cultural y gastronómica. En una visita a la capital leonesa no pueden faltar paradas en la Catedral (de estilo gótico y famosa por sus vidrieras), la Casa Botines, la iglesia de San Marcos o el MUSAC (Museo de Arte Contemporáneo). Para recuperar fuerzas nada mejor que ir hasta el Barrio Húmedo y pedir una (o varias) de sus tapas típicas, como la morcilla o la cecina. Aquellos que prefieran algo aún más consistente lo tienen fácil: un buen cocido maragoto.

A una hora de León, hacia el norte, están las cuevas de Valporquero (valle de Babia), un lugar imprescindible tanto para los amantes de la espeleología como para aquellos a los que les guste viajar a las entrañas de la tierra para contemplar todo un espectáculo de estalactitas, estalagmitas, columnas y coladas.

Valporquero

Albarracín (Teruel) 

Determinar cuál es el pueblo más bonito de España es una tarea complicada. Sin embargo, tanto entre los expertos en turismo como los viajeros más experimentados existe unanimidad al decir que Albarracín es uno de los pueblos más impresionantes del país.

Situado a 11.82 metros de altitud, en la sierra de Teruel con el mismo nombre, Albarracín está protegido por una muralla fortificada que lo rodea. Aunque el verdadero placer de visitar Albarracín es hacerlo por sus callejuelas para soñar, sin mucho esfuerzo, que estamos en el medievo o un reino de taifas, también merece la pena visitar la torre del Andador, el castillo o la catedral.

Otra de las singularidades de Albarracín es su entorno: el barranco de las Tajadas, la rambla de Barrachina o el barranco de los burros son tres posibles opciones para incluir en nuestra escapada por tierras turolenses.

Cabo de Gata

Playas kilométricas únicas, pueblos pintorescos si grandes masificaciones y un paisaje espectacular en el que se combina costa y montaña. ¿Te gustaría incluir todos estos ingredientes en la lista de deseos de tu escapada de verano? Pues Cabo de Gata, en Almería, los cumple y, además, se pueden añadir calas paradisíacas, ruinas piratas y hasta el desierto. 

El parque natural de Cabo de Gata-Níjar cuenta con un paisaje característico y lleno de contrastes entre los acantilados volcánicos, las dunas gigantescas y un mar con un azul cristalino. En nuestra visita no puede faltar la visita al Cabo de Gata, las salinas o el pequeño pueblo de Las Negras. Por supuesto, reservar dos o tres tardes para ir a la playa de Monsul, los Muertos, Genoveses, la cala de los Toros, la de Enmedio o la de San Pedro. Eso sí, la mayoría son arenales salvajes y algunos de ellos con acceso difícil, lo que supone tener que caminar por senderos entre 15 y 30 minutos (en algunos casos se puede ir en kayak o alquilar una lancha). Ver su azul turquesa merece la pena y, por eso, Cabo de Gata es un sitio perfecto para la práctica del submarinismo. 

playas de Almería en el Cabo de Gata

Pueblos con encanto de la Comunidad Valenciana

Seguimos con esta propuesta de escapadas para inaugurar la nueva normalidad yendo hasta la Comunidad Valenciana. Y lo hacemos huyendo de la ciudad para realizar un road trip perfecto para moteros. El primer destino en el mapa será Bocairent, al sur de Valencia. Emplazado en la sierra de Mariola, es una villa “excavada en la roca” que nos recibe desde la carretera ofreciendo una panorámica única de su casco antiguo. Tras pasear por sus callejuelas tomaremos rumbo hacia el norte para ir hasta Vilafamés, en Castellón, otro pueblo en el que perderse por su zona vieja para transportarse hasta sus orígenes árabes con castillo en lo alto incluido.

De Vilafamés salimos de nuevo a la carretera hacia el siguiente destino: Morella, también en Castellón y también con un castillo (del siglo XIII) al que hay que sumar una muralla fortificada muy bien conservada. ¿Última parada? Peñíscola, en la costa del Azahar. En este caso su casco histórico no se adentra en la montaña, sino en el mar Mediterráneo formando una pequeña península dominada por el castillo del Papa Luna. Peñíscola es un auténtico lugar de cine: prueba de ello es que acogió el rodaje de “El Cid” y, más recientemente, de algunas escenas de Juegos de Tronos.

Escapadas por España

 

Turismo rural en Asturias

Y, finalmente, si hay un tipo de alojamiento turístico que, a priori, no se verá tan afectado por la crisis del COVID-19, son las casas de turismo rural. Sus dimensiones y aforo más reducido facilitan mantener la distancia social y aplicar las medidas de higiene. 

Un road trip por Asturias puede empezar por la comarca Oscos-Eo, en la parte más occidental. En ella son parada obligatoria pueblos singulares como As Veigas, Os Teixois y Taramundi; sus casas de piedra y pizarra, sus molinos de agua o sus museos etnográficos nos permitirán retroceder en el tiempo y olvidarnos de los meses de encierro. Desde allí tomaremos rumbo hacia Pola de Somiedo para realizar la ruta Lago del Valle, de ocho kilómetros, y que nos permitirá descubrir el lago del Ajo, el más grande de Asturias.

Tras deleitarnos con una buena fabada nos dirigirnos a los Picos de Europa, con una primera parada en los lagos de Covadonga. Deberás saber que en determinadas épocas del año (como del 1 de junio al 16 de octubre) está prohibido el acceso en vehículos particulares y solo puede hacerse en transporte público (los autobuses parten de Cangas de Onís). Si es tu primera visita a los Picos de Europa y te gusta el senderismo estás tardando en realizar una de las rutas más famosas del norte de España: la ruta del Cares (12 kilómetros). Eso sí, su popularidad hace que esté mucho más masificada de lo deseable.

En la nueva normalidad primarán los viajes de proximidad en vehículo propio. ¡Pon a punto tu vehículo, revisa tus neumáticos y prepárate para tu primera aventura para olvidarse del confinamiento!

Good Year

Si quieres saber más de motor, rutas en coche, viajes y planes, déjanos tu e-mail y te mantendremos informado de toda la actualidad

¡Prepárate para tu siguiente aventura con GoodYear!

Good Year Kilometros que cuentan